La insensibilidad a flor de piel

Compartir

Por: Isbelia Gamboa Fajardo

La humanidad está perdiendo la sensibilidad ante las tragedias y anteponiendo las expresiones de pesar y solidaridad más hacia los animales que a los hombres.

Corralejas de El Espinal, Tolima. Foto tomada de Twiitter.

Lo acontecido en Espinal, Tolima, con los mensajes dejados en Facebook nos deja estupefactos. Reconozco que como todo ser viviente los toros no merecen ser maltratados en unas fiestas populares como son las corralejas, en mora de ser prohibidas en Colombia, pero la lectura despectiva y hasta deseando el mal para todas aquellas personas que estaban en esos palcos y no sentir la menor empatía hacia los que infortunadamente resultaron heridos o muertos como ya lo confirmaron los noticieros nacionales es sola muestra irrefutable que la salud mental de nuestro país está en estado de coma.

 Por un lado, urge la aprobación en el congreso de vetar estas fiestas patronales donde los ciudadanos en una demostración de irracionalidad se enfrentan a toros. En este caso uno con grandes dificultades, con debilidades en sus patas en una clara demostración que había sido torturado.

De allí, la cantidad de mensajes en la red social defendiendo y solidarizándose con el pobre animalito.  Los ambientalistas y todos los que reconocemos el valor de la vida en todas las especies alzamos nuestra voz de protesta por la explotación de animales para esos actos.

Pero, de allí a solo enfocar la piedad a los animales y expresar despectivamente lo sucedido a los humanos nos llama a razonar sobre lo que está sucediendo en la sociedad.

Esa manera de sentir mayor misericordia hacia los animales que hacia los humanos desvirtúa la esencia del hombre que debe ser equilibrada en respeto tanto para los animales como para la humanidad, y que en cierto momento debe darles prioridad a los segundos.

Desde que sucedió en nuestro país la tragedia de las corralejas en Sincelejo, un 20 de enero de 1980 y que dejó el número de 500 muertos y más de 1000 heridos creo que no se había presentado otro accidente grave. Definitivamente a nivel del legislativo no se tiene memoria histórica para no repetir nuestras tragedias y agarrar de una vez “Por los cachos” esta situación.

Compartir

Un comentario para "La insensibilidad a flor de piel"

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.