Domingo de Ramos

Compartir

Por Álvaro Orlando Pedroza Rojas
Con aleluyas y ramos batidos hacia el cielo
te recibió la multitud ilusionada
Jerusalén jubilosa se sumó al cortejo
que lideraste montado en un jumento
con tus apóstoles formando caravana
Más, humanos al fin, fue corta la alegría
como fue débil su fe y ausente la esperanza
Muchos de los que aquel domingo te seguían,
días después, tu muerte sentenciaban
al pedir que murieras en cruz, en forma airada.

Domingo de Ramos. Foto de www.somoslarevista.com

Jerusalén que vio a Jesús haciendo el bien y obrar milagros
no le vio como Dios, en cuerpo y alma
lo recibió triunfante, pensando
que era un rey vengador el que llegaba
No comprendió el pueblo su obra y su palabra
Desconociendo que era con Dios con quien estaban
Sabía Jesús, siendo Dios
que, ese memorable domingo de los ramos
la suerte estaba echada
y, estaba próxima a vivir su propia Pascua
sabía que su regreso al Padre estaba cerca
y que morir era redimirnos del pecado
Sufrió Jesús, su corazón estaba en ascua
ardiendo por el fuego de la tristeza
incandescente por dejarnos.
…Domingo de ramos o Domingo de pasión
de Jesús, Dios humanado…
día en el que, al saludar al Rey de Reyes,
el triunfo real de Cristo es presagiado
el triunfo de vencer a la muerte
y volver a nacer como anunció
al tercer día, resucitado
Domingo de Ramos…
día en que Cristo vivió la débil fe
y efímera gratitud de los humanos
euforia de un instante…
ocaso de espíritu de cuerpo
ceguera colectiva negada a ver a Dios
y presta poco después para llevarle hasta el calvario
Los mismos que elevaron al cielo sus manos y sus voces
para vitorear a Dios hecho hombre que pasaba
estarían al redentor del mundo amenazando
convirtiendo en pasión la vida del que ahora vitoreaban

Álvaro Orlando Pedroza Rojas – Autor
Compartir

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.