Así fue el homenaje a Virgilio Barco Vargas

Compartir
Así fue el homenaje a Virgilio Barco Varga

Durante el homenaje póstumo que se le rindió el pasado 17 de septiembre para celebrar el primer centenario del natalicio del expresidente Virgilio Barco Vagas, su amigo personal, el profesor Malcolm Deas, lo describe como un hombre de estirpe conservadora, pero de ideas liberales que heredó de su abuela Julieta Vargas. Así lo corroboró también el escritor y biógrafo, Leopoldo Villar Borda.

El auditorio de la biblioteca pública Julio Pérez Ferrero, que ahora, lleva el nombre de Virgilio Barco Vargas: una vida dedicada al servicio público escenario propicio para contar historias sobre el ilustre nortesantandereano.

Somos la revista transmitió en vivo la ceremonia completa que puede apreciar AQUÍ

Así fue el homenaje a Virgilio Barco Vargas. Fotos de Ingrid Hartmann y Mary Stapper

Barco nació el 17 de septiembre de 1921 en Cúcuta, capital del departamento de Norte de Santander. Mientras que su abuelo, el General Virgilio Barco, y su padre, Jorge Enrique Barco, eran de extracción conservadora, su madre, Julieta Vargas, era de estirpe liberal. Desde joven Barco se identificó con principios liberales.

Viajó a los diez y siete años a estudiar ingeniería en el Massachusetts Institute of Technology (MIT) en Cambridge, EE. UU. Es así como vivió sus años formativos en los EE. UU. del gobierno demócrata de Franklin Delano Roosevelt y de la lucha de las fuerzas aliadas contra el fascismo.

Cuando regresó a Colombia en 1943 se involucró en política en el Norte de Santander donde ocupó el cargo de secretario de Hacienda, entre otros. En 1945, por un periodo corto, fue secretario general del Ministerio de Comunicaciones en Bogotá.

La salida del poder del partido liberal en las elecciones de 1946 lo llevó a la oposición en medio de un clima de violencia sectaria en el Norte de Santander. Barco encabezó el Directorio Liberal y fue elegido al Congreso en 1949. En 1950 se casó con Carolina Isakson. Amenazado, salió por segunda vez de Colombia a cursar estudios de posgrado en economía en MIT.

De regreso a Colombia en 1956, fue parte de la oposición al General Gustavo Rojas Pinilla y participó en la campaña electoral de Alberto Lleras, el primer presidente del Frente Nacional, un pacto político entre los partidos Liberal y Conservador para alternar el poder. Posteriormente fue Senador, ministro de Obras Públicas, ministro de Agricultura y Embajador ante el Reino Unido. Fue alcalde de Bogotá de 1966 a 1969, tiempo en que logró la modernización física e institucional de la ciudad.

La prueba mayor de su capacidad de liderazgo fue la Presidencia. Barco reconoció que los carteles de drogas, en especial el Cartel de Medellín, eran una amenaza para la institucionalidad del país. Estos grupos ilegales se habían fortalecido debido a la indiferencia de la sociedad y, durante la administración de Barco, pretendieron amedrentar al estado. Barco luchó con gran determinación contra estas fuerzas y logró establecer el principio de corresponsabilidad con países consumidores de droga.

También enfrentó grupos guerrilleros fortalecidos y paramilitares que quisieron exterminar a la Unión Patriótica, ala civil de las FARC. Su esfuerzo por reducir la pobreza, llevar el estado a regiones aisladas del país y reformar la Constitución pasaron a un segundo plano debido a la necesidad de luchar para defender el orden y legitimidad de las instituciones. La historia demostrará que su fuerte oposición a las fuerzas de violencia y corrupción fueron un momento crítico en la historia del país. Virgilio Barco murió el 20 de mayor de 1997 en Bogotá.

Texto: tomado del Profesor Malcolm Deas

Compartir

2 comentarios para "Así fue el homenaje a Virgilio Barco Vargas"

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.