Falleció Carlos Ardila Lülle: el empresario social de Colombia

Compartir

Por Guillermo Romero Salamanca

Se calcula que tenía bajo su mando a unas 40 mil personas de forma directa, pero su emporio iba más allá de manera indirecta. Todas las casas de Colombia han tomado uno de sus refrescos, han escuchado alguna de sus emisoras, ha visto programas de su canal de televisión y ha utilizado alguno de los productos que sus empresas han producido.

Carlos Arilla Lulle.

“Profundo pesar en el gremio empresarial del Valle del Cauca por el fallecimiento del empresario Carlos Ardila Lule, quien desde hace varios meses permanecía hospitalizado en la Fundación Valle del Lili debido a quebrantos de salud, los cuales no tienen que ver con el COVID-19”, informó Caracol Radio en esta mañana del 13 de agosto.

Desde hacía un par de semanas había sido ingresado por quebrantos de salud. Tan pronto se conoció la noticia de su fallecimiento, pesar en Santander –donde había nacido el 4 de julio de 1930 en Bucaramanga—en Medellín donde tenía sus fábricas y era uno de los propietarios del Atlético Nacional, en Bogotá –donde están las sedes de sus empresas—y en el resto del país donde se le admiraba por su tesonera vida y su emprendimiento para gestar trabajo.

“Lamento profundamente el fallecimiento del dirigente empresarial Carlos Ardila Lulle. Su vida fue un gran ejemplo de tenacidad, amor por Colombia, fraternidad con los trabajadores y patriotismo. Pierde Colombia a uno de sus grandes transformadores. Solidaridad con su familia”, dijo el presidente Iván Duque.

Por su parte, uno de los primeros líderes en enviar su mensaje fue el expresidente Álvaro Uribe Vélez: “Carlos Ardila Lulle fue un ejemplo de compromiso con Colombia, de generación de empleo, aún en los momentos más difíciles. Un punto de referencia muy alto de amor a la Patria. Su partida no interrumpe su vocación de creación de riqueza social”.

El alcalde de Medellín también expresó: “Lamento mucho la muerte de Carlos Ardila Lulle. Fue un gran empresario. Un abrazo de solidaridad para su familia y amigos Deja un gran legado”.

UNA VIDA EMPRESARIAL

Hijo de Carlos Julio Ardila Durán, originario de El Socorro, y de la bumanguesa Emma Isabel Lülle Llach. Estudió ingeniería civil en la Universidad Nacional de Colombia con sede en Medellín. Su fortuna lo empezó a forjar con el negocio de las bebidas gaseosas y Jorge Ceballos, le ayudó a que se vincula a través de la empresa de Gaseosas LUX S.A. Empezó como Gerente de Planta y luego fue enviado a Santiago de Cali para iniciar labores en esa región.

En 1954, acompañó el proceso de desarrollo de la bebida gaseosa con sabor a manzana, una de las primeras en el mundo con ese sabor y actualmente un producto bandero de Postobón junto a la bebida gaseosa, tipo soda kola champagne, Colombiana.

Posterior a su dominio con las empresas de bebidas no alcohólicas, invierte en compañías que tienen directa relación con las materias primas de las gaseosas como lo son los ingenios azucareros como Incauca, el más importante del Valle del Cauca y de Colombia. Con este notable fortalecimiento y control corporativo, Carlos Ardila Lülle configura la formación de todo un grupo empresarial en el que, posteriormente, sus inversiones se concentraron en el área de los textiles y de los medios de comunicación adquiriendo la empresa radial de cobertura nacional RCN Radio en 1972, a la que luego añadiría en 1978 RCN Televisión, en ese entonces una programadora de televisión de la misma plataforma que transmitía sus programación en el antiguo canal público Canal A, convirtiéndose en 1998 en canal privado de televisión con señal abierta sobre el territorio colombiano. Adicionalmente, desarrollaría en 2008 un nuevo canal alterno de señal por cable denominado NTN24.

Al mismo tiempo desarrolló la empresa Sonolux, una de las disqueras que más ha promovido al talento nacional.

Adquirió en 1978, a Coltejer empresa que se mantuvo como líder del sector textil y a la que salvó de una inminente liquidación para después venderla.

Carlos Ardila Lülle adquirió Colombit en 1984, empresa que se mantuvo como líder del sector de tanques de agua y tejas para construcción principalmente en Caldas y en Colombia, y a la que le evitó una inminente liquidación.

En febrero de 1988, sufrió un accidente doméstico en su residencia de Medellín, donde resbaló en las escaleras que conducen a la piscina para su práctica diaria de natación, quedando con varias contusiones, costillas fracturadas y una lesión en una de las vértebras cervicales.

También en lo deportivo se destaca al haber comprado en 1996, por medio de su Organización Ardila Lulle, al equipo profesional de fútbol Atlético Nacional de Medellín, siendo así el primer equipo de fútbol en Colombia adquirido en su totalidad por el sector privado (anteriormente los equipos de fútbol eran clubes deportivos con varios accionistas o socios). En ese mismo año fundó Cervecería Leona, con el objetivo de competir en el mercado de las cervezas y maltas con Bavaria, pero, debido a las deudas adquiridas producto de la recesión económica que sufrió el país en 1999, además de la poca aceptación que tuvieron los productos de Cervecería Leona en el público, se vio en la necesidad de venderla a su rival en el año 2000.

En el 2008 adquirió al grupo empresarial mexicano Kaltex Sudamérica, dándole de esta forma una continuidad a la ya representativa marca de esa empresa, emblema del sector textil y, de igual forma, logrando conservar la estabilidad de los empleados de esa compañía.

Ardila ha sido igualmente distinguido en Colombia por el Gobierno Nacional con la condecoración Orden de la Gran Cruz de Boyacá (máxima distinción civil otorgada en Colombia) y el mérito de haber sido elegido como El Empresario del Siglo XX en Colombia por los principales decanos y académicos en el área de Administración de Empresas. Recibió la carta de naturalidad española a manos del rey Don Juan Carlos I de Borbón, es también catalogado como uno de los hombres más ricos de América y ha figurado en varias ocasiones en la revista Forbes, en su patrimonio más de 3.000 millones de dólares.

Aunque la Organización Ardila Lülle es de los pocos grupos empresariales del país que no tienen su propia fundación, apoya programas sociales especialmente en el área de la salud. La organización donó los equipos de oncología de la Fundación Santa Fe en Bogotá y dio apoyo financiero a la Fundación Valle de Lili en Cali. Su aporte más importante a la salud fue la construcción y dotación con equipos de última tecnología de la Fundación Oftalmológica de Santander – Centro Médico Carlos Ardila Lülle en Floridablanca, siendo uno de los más importantes centros de atención médica de Santander. También donó el Domo de Maloka y contribuyó en la ampliación y mejoramiento del Estadio Álvaro Gómez Hurtado de Floridablanca. Incluso, se ha hablado entre la clase gremial de Santander para cambiar el nombre del escenario deportivo por el de Carlos Ardila Lülle, en homenaje a su benefactor.

La historia hasta ahora comienza y nace la leyenda de un gran empresario colombiano.

Informe con datos de Wikipedia.

Compartir

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.