Alix Ortega de Montagut voló con su sonrisa hacia la eternidad

Compartir

Por Mary Stapper

Acabo de enterarme del fallecimiento de una matrona cachirense muy querida por todos, Alix Ortega de Montagut, maestra y esposa de mi tío Rafael Montagut de cuya unión nació una manada de gente formidable: Esperanza, Rafel Ángel, Piedad, Gloria, Fabiola, Javier, Claudia, Imelva, Evelyn y Bertha Yamile.

Alix Ortega de Montagut y su bella familia.

Alix, una mujer que nunca perdió la sonrisa, ni la palabra amable para dirigirse a los demás y que como “mamá gallina” protegió a sus hijos hasta el último minuto, aunque cada uno hubiese hecho su propio nido, será recordada por su afabilidad y don de gentes.

Será recordada por sus conversaciones sobre la vida cotidiana y las anécdotas de situaciones vividas.

Será recordada por su fortaleza, aún, en momentos difíciles.

Será recodada como una mamá querendona por sus abrazos y arrumacos.

Será recordada por su amor a Cáchira y a la Virgen de La Lajita.

Será recordada por compartir una taza de café negro con queso cachirense.

La última vez que la visité en su apartamento en Bucaramanga, fue a comienzos de marzo del año pasado cuando el coronavirus se sentía muy lejano pero que ya ocupaba las primeras planas de periódicos, revistas, portales digitales y la televisión. Ya estaba perdiendo su memoria, pero no olvidaba a su Cáchira del alma a la cual quería volver.

Murió de muerte natural y de una forma tranquila como fue su vida, voló para reencontrarse con su amado Rafael porque Alix ganó sus alas.

Alix, gracias por tanto cariño. Mi abrazo solidario a sus hijos, nietos y demás familiares, amigos y todos los cachirense que hoy, lloran su partida.

Compartir

5 comentarios para "Alix Ortega de Montagut voló con su sonrisa hacia la eternidad"

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.