Semblanza de Luis Aparicio Prieto, víctima de la Covid 19

Por Edgar A. Granados Maldonado – Luis Aparicio Prieto, nuestro compadre, consejero inigualable; jurista consumado, copartidario, nos prestó su orientación y asesoría empresarial y personal desde 1984 hasta días previos a su ingreso en la Clínica. Lo conocimos por recomendación de Carmen Santaella Valencia Q.E.P.D.

Luis Aparicio Prieto

Desde la apertura de Conavi, el primero de abril de 1984 nos orientó jurídicamente cuando se le designó Asesor de nuestra Corporación de Ahorro, prestó sus servicios a la Abejita hasta 1995, cuando fue designado Director Regional de la Aeronáutica Civil en Norte de Santander. Posteriormente trabajó como jefe de la Superintendencia de Sociedades en Cúcuta y desde el 2008 asesoraba a empresas y entidades del sector público y privado en el área comercial y societario. Fue Miembro de la Juntas del Club Cazadores, Golf Tenis, Jardines La Esperanza, Cúcuta Deportivo, Empresas Municipales, de institutos descentralizados de la Administración Municipal de Cúcuta, entre otras, y muchas organizaciones y personas del sector privado. Acababa de ser designado por el alcalde Yáñez asesor ad- honorem para la reestructuración del Cúcuta y contribuyó significativamente para que se escogiera un Presidente Ejecutivo de la Cámara de Comercio de Cúcuta, de consenso.

En la foto de archivo vemos a Gamboa, Edgar Granados, Luis Aparicio, Fernando Uribe, Iván Abreo, Jorge Báez, Mary Stapper y Pacho Espinel

Luis era Abogado de la Santo Tomás, Administrador de Empresas de La Javeriana, Contador de la Universidad Libre de Cúcuta, con estudios además de especialización en Derecho Comercial, Administrativo, de Sociedades y de administración pública en la Esap. Concejal y dirigente político. Profesor de la U. Libre, amante del estudio, de la lectura histórica, con quién compartíamos libros y comentarios sobre los hechos allí narrados; disfrutaba de la buena comida, partidario de celebrar los acontecimientos familiares y personales con fiestas de disfraces y decoraciones temáticas, siendo el mejor y más esmerado de los anfitriones.

Luis era serio, ordenado en su trabajo, pero tomador de pelo en las reuniones y de humor inteligente.

Era puntual en sus compromisos sociales con sus amigos y su mesa de juego quincenal.  Como anécdota, una vez invitó al economista Julio César Rojas, Q.E.P.D.  nuestro común amigo, a cenar a su casa, y como no llegó a la hora acordada, dio la orden a la portería que no lo dejaran seguir. Apagó las luces de su casa, desconectó el teléfono y el celular y duró un mes sin hablarle. Lección aprendida.

Su preocupación era el progreso y los intereses de la ciudad, se unía en ese propósito aún con quiénes no estaba de acuerdo en sus ideas y proceder.

Honesto y honorable, amigo de sus amigos hasta el final. Culto, riguroso en sus escritos legales; claro y preciso en sus conceptos. Perdemos un amigo entrañable, amante y apasionado por la familia, el estudio y su región. Dios lo tenga en su Gloria. Nuestro sentido pésame a Marisol, a sus hijos Ana María, Mario Andrés, Dionisio; a sus hermanos: Jorge, Fabio, Ruth, Esther, Antonio, Carlos, Esteban. ¡Lo extrañaremos mucho!

Perdemos un amigo entrañable, amante y apasionado por la familia, el estudio y su región.

2 comentarios para "Semblanza de Luis Aparicio Prieto, víctima de la Covid 19"

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.