Apuesta verde del fotógrafo Juan Camilo Paulhiac

Apuesta verde es la propuesta del fotógrafo cucuteño Juan Camilo Paulhiac, con imágenes espectaculares realizadas el 20 de diciembre día del último ciclo de siembra de árboles que organizó el Ingeniero Jairo Yáñez, Alcalde de San José de Cúcuta.

©Juan Camilo Paulhiac, 2020.

Texto e imágenes ©Juan Camilo Paulhiac, 2020.

Barrio Ciudadela El Progreso, Cúcuta, Norte de Santander. Diciembre 2020. En uno de los departamentos colombianos más rezagados por el Conflicto Armado, con grupos armados paramilitares que controlan aún territorios y a lo cual se suma una delicada situación migratoria que desafía a diario el orden social y sanitario, el alcalde Jairo Yáñez madruga los domingos con un equipo de voluntarios para plantar árboles en zonas periféricas de la ciudad. La meta es sembrar un árbol por cada uno de los 110.642 votos que lo convirtieron en el primer mandatario de San José de Cúcuta. 

7:00 am. Poco antes de llegar al punto de encuentro en el barrio El Progreso, junto a una cancha de fútbol de tierra, ubicada a lo largo de un caño de drenaje detrás de un colegio, me advierten: “no se aleje mucho del grupo”. Sobre una rotonda vial esperan varios vehículos de la policía con una docena de uniformados, perros antiexplosivos, vehículo del Ejército y camión de Bomberos. Los habitantes de la zona se asoman desde sus casas y se acercan curiosos, algunos desconfiados frente a la presencia imponente de la fuerza pública. Los perros le ladran al can bien entrenado de la Policía. La comunidad parece en su mayoría no estar enterada de la llegada inminente del alcalde. 

8:15 am. Progresivamente se desvanece la tensión en los rostros de la gente al ver qué, en su mayoría, la fuerza pública no está allí por razones de seguridad, sino como voluntarios para un programa de arborización de la Alcaldía. Líderes comunitarios salen al encuentro del alcalde y aprovechan la ocasión para expresar los problemas que aquejan a la comunidad: las paredes del caño se están cayendo; una de las calles de acceso a la ciudadela requiere un muro de contención; los alrededores del mega colegio son un punto de expendio y consumo de estupefacientes; van dos personas apuñaladas recientemente en los alrededores del caño. Yáñez escucha, asiente, concluye con un saludo de contacto de puños.  

8:45 am. Soldados, policías, bomberos, funcionarios de la alcaldía, líderes comunitarios, todos voluntarios, y hasta el mismo alcalde se ponen en la tarea de sembrar dos docenas de árboles alrededor de la cancha y el caño. En su discurso el alcalde resalta la importancia de los árboles para la protección del suelo contra la erosión, recordando la reciente tragedia del desbordamiento del Río Pamplonita por causa de las fuertes lluvias y la erosión del suelo.  

Reflexiones

Frente a la grave crisis social y económica que atraviesa a la capital del Norte de Santander, algunos cuestionan la necesidad de destinar esfuerzos en una campaña de arborización. La siembra de espacios verdes tiende a ser vista como un mero asunto de espacios recreativos que poco, o nada, tendrían que ver con las prioridades de las comunidades. Esto pese a que el tiempo dedicado a la labor sea libre de domingo en la mañana, el trabajo es voluntario y los recursos son donados.

Pero algo en esta acción de reverdecer el espacio público resuena en lo profundo de la conciencia ciudadana, más allá de lo recreativo. Cuando hablamos en Colombia de Memoria, Paz y Reconciliación tendemos a referirnos al pasado del conflicto. Vienen a la mente los traumas de la guerra y las décadas de aspiraciones frustradas de toda la población civil. Es tan pesado el lastre de ese trauma que difícilmente permite tomar distancia frente a las tensiones del presente, e imaginar nuevos futuros. 

Y es precisamente en los tiempos presente y futuro donde se sitúa la segunda parte de la fórmula “Paz y Reconciliación”.  En un momento donde mucha energía se va debatiendo sobre las bases institucionales y los mecanismos para gestionar la Paz, cabe recordar cual es el común denominador de los colombianos, más allá de la memoria del conflicto. ¿En dónde caben todas nuestras aspiraciones y las de las nuevas generaciones? ¿Hacia dónde proyectarnos como proyecto de nación? Tal vez la respuesta esté en nuestra riqueza medioambiental y en una política donde el medio ambiente sea el eje de nuevas formas de civismo.

Texto e imágenes ©Juan Camilo Paulhiac, 2020.

www.juanpaulhiac.com/apuestaverde

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.