Un Ángel regresa al lado del Creador

Por Karl J. Nigrinis Stapper

Después de tanto pensar y tratar de entender este sentimiento que me invade, no comprendía porque de repente estaba tranquilo y en paz, cuando me dijeron que mi tía, mi querida tía, ya se marchó, tomó su camino.

Leonor Stapper

Pasaron muchas cosas por mi mente, recordé a esa tía amorosa tierna, especial, esa de otras de mis 4 mamás, porque así es, yo he tenido 4 mamás, dos de ellas están en la tierra, las otras dos, se acaban de reunir, ¡sí!, mi tía Leonor y mi tía Bertha, dos mujeres supremamente amorosas, como buenas norteñas, o mejor, nortesantandereanas, con un temple y carácter cuando les tocaba, bueno una con más temple que la otra, quienes la conocieron saben cómo eran, pero eso sí, ambas mujeres incansables, pendientes de ¿cómo ayudar a sus familias o mejor, a su familia?.

Mi querida tía Leonor, mujer que sonríe con la mirada, que cuando está alegre le brillan los ojos, disfrutando de una buena taza de café, en compañía de su familia.

Cuando éramos niños, siempre estaba atenta ante nosotros, sus hijos, sobrinos y nietos; era quien mientras mi mamá se iba a trabajar, se encargaba de ofrecerme su cariño, de vez en cuando un regaño, cuando con mi primo Napoleón nos dedicábamos a hacer experimentos de niños, esos experimentos llevaban a uno que otro estrago, ella nos llamaba la atención, se enojaba un momento, al rato, se reía de las picardías que hacíamos.

Hace poco 2 meses y 15 días, viajé a Cúcuta, puede volver a compartir unos momentos con mi querida tía Leo, porque así le decía, mi tía Leo, la vi como siempre con ese brillo en sus ojos, dándome la bienvenida, una pequeña sonrisa, de nuevo sentir de nuevo su bonita energía, que solo quería el bien de los demás antes que el de ella.

Puede compartir unos breves momentos, verla comer con un infinito amor por parte de las personas que la rodean, entre tanto, aprovechando la tecnología para conectar a los que estaban en la distancia, siendo una mujer de unión, de amor, de cariño para todos.

Escuchando a sus hijos, por supuesto, mi sentimiento y pensar, decían que ella esperó para partir, cuando nos vio a la mayoría de su familia reunidos, por un sentimiento y ser común, así es, ese ser tierno y cariñoso, que es mi tía. Viendo esto, pensé, mi tía quiere que volvamos a ser una gran familia, esa gran familia si ningún rencor, apoyarnos mutuamente, con ese amor incondicional infinito. Aunque sea por un instante pequeño, ella volvió a soñar con toda su familia, su gran familia reunida de nuevo.

En este momento, no es tiempo de rencores, ni ningún sentimiento de división, es mejor un momento de amor, ternura, fortaleza, bienestar, familia, sin chismes de pasillo, sin hablar mal, o verse como enemigos, recordar las navidades, los cumpleaños y otras excusas para compartir de nuevo con mucho amor.

Bueno familia, los quiero un montón, al igual que mi tía, me encantaría que sus hijos, nuestros hijos, vuelvan a vivir en la gran familia con mucho amor.

3 comentarios para "Un Ángel regresa al lado del Creador"

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.