Cuando encerraron a los humanos

Estoy cansada de publicar noticias sobre coronavirus porque mi pantalla está saturada de bichos verdes, rojos, vino tinto…

Cuando encerraron a los humanos

Posted by Mary Stapper on Tuesday, June 2, 2020

Por Mary Stapper para Somos la revista

Estoy cansada de publicar noticias sobre coronavirus porque mi pantalla está saturada de bichos verdes, rojos, vino tinto…

Aunque estoy cansada de la tal Covid 19, no puedo ignorar que está por ahí, rondando en cada esquina, espiando quien no se lava las manos o no hace distanciamiento social, o quienes saludan de besito como si la cosa no fuera con ellos.

Como todo extremo es vicioso, estoy cansada de escuchar a los
que creen se trata solo de una «gripita» como sugirió al comienzo de
la pandemia una famosa alcaldesa de mi país y hoy mantiene encerrados a barrios
enteros de Bogotá, pero también, de los extremistas convencidos, todos vamos a
morir coronados.

Estoy cansada de ver como algunos son tan laxos y no toman en serio el asunto, pero también, de quienes extreman los cuidados. Me encuentro entre los últimos.  En casa soy el “bicho raro” porque el que llega lo recibo, máscara en cara y tapa bocas, botella de alcohol en una mano y gel en la otra, saludo como en Elif, la novela turca que duró un jurgo de años y los protagonistas, antagonistas y de reparto solo se saludaban mirándose a los ojos.

Estoy cansada del encierro, pero estoy de acuerdo con las medidas tomadas por el presidente colombiano Iván Duque para evitar el contagio masivo sin que haya cama para tanta gente.

Estoy cansada de escuchar que la OMS Organización Mundial de la Salud es la que da las órdenes a los gobiernos de mantenernos en confinamiento, más del tiempo esperado.

Y como cuando el Tío Sam estornuda, al resto del mundo le da gripe, estoy cansada de quienes atacan a Donald Trump para atajar su continuidad en la Casa Blanca, pero también de las decisiones que toma el hombre, quien, por su edad, estaría en cuarentena en Colombia.

Estoy cansada de quienes recomiendan la cloroquina para curarse del coronavirus, pero también de quienes no toman en serio los buenos resultados de esta y no dan esperanza de vacuna mientras nos “clavan” el nuevo orden mundial.

Algo bueno tiene esta pandemia porque de lo que sí no estoy cansada es de aprender y estudiar las nuevas tecnologías de la información para hacer transmisiones en vivo a través de diferentes plataformas, de asistir a magníficos encuentros de periodismo como el SIPConnect Online, o de aprender a editar videos de calidad, de escribir historias o de contarlas a través de la fotografía.

Cuando todo esto pase,
seremos mejores personas, mejores padres, mejores hijos, mejores amigos, mejores
ciudadanos.

Cuando todo esto pase, seguramente veremos al mundo de otra manera y seremos más amables con el medio ambiente que cansado de tanto maltrato por parte del hombre destructor, hoy respira un poco pensando en su recuperación cuando encerraron a los humanos por cuenta de un virus con corona que llegó de Wuhan.

Mary Stapper. Periodista

Un comentario para "Cuando encerraron a los humanos"

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.