El último adiós a Sylvia Corzo Román

Por Mary Stapper para Somos la revista

Hablar de Sylvia Corzo Román, es hacerlo de la mujer vital, alegre, comprometida con las buenas causas, amiga de sus amigos, querendona de su familia y cucuteña por nacimiento y corazón.

Sylvia Corzo Román junto al gobernador Edgar Díaz y el presentador Beto Meneses.

Perteneció a una familia de líderes
en Norte de Santander y el país. Eso le ganó amigos. También, enemigos.

Siempre, con una sonrisa que jamás
perdió, recibió los abrazos y los dardos.

Aunque padeció un cáncer, jamás se rindió.
Jamás perdió la compostura. Jamás se quejó. Fue una guerrera de la vida.

Todos recordamos a Sylvia Corzo Román cuando inició su lucha por el rescate de su hermano, el entonces congresista, Juan Manuel Corzo Román, secuestrado, junto con otros colombianos en un vuelo de Avianca. Recorrió el país, se metió al monte en busca de respuestas, buscó ayuda internacional, lloró e imploró al ELN para su liberación. Así llegó la época preelectoral y los amigos le dijeron que la única manera de conseguir respuestas era, metiéndosele a ruedo de la política. De esta manera llegó a su primer periodo como diputada a la Asamblea de Norte de Santander en el 2001.

Sylvia Corzo Román.

Nació el 27 de septiembre de 1960.
Diseñadora de interiores, abogada, especialista en derecho público y alta
gerencia, se destacó como líder social y miembro del partido conservador.

Diputada a la Asamblea
departamental de Norte de Santander durante dos periodos, se hizo notar en esa
dignidad en la cual representó la lucha por la libertad, los derechos de las
mujeres y las familias.

 Gerenció la Compañía de Seguros Positiva y se
desempeñó como Secretaria de Cultura de Norte de Santander.

Recuerdo a Sylvia Corzo Román con inmenso afecto y me duele su partida en tiempos de pandemia porque no la podemos acompañar a su velación, a la misa de cuerpo presente, ni a su última morada. Aunque no murió por el virus que nos llegó de China, el distanciamiento social decretado por el gobierno impide las reuniones de todo tipo.

Por eso, desde esta vitrina periodística le decimos, hasta siempre, Sylvia Corzo Román, la luchadora y defensora de las causas sociales, la madre moderna de Álvaro Andrés Ramírez, la abuela joven y querendona. Mis condolencias a sus hermanos Luis Javier, Pilar, Claudia, Juan Manuel, Ximena y Ana María.

Sylvia Corzo Román.

16 comentarios para "El último adiós a Sylvia Corzo Román"

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.