Decencia

Por ALONSO OJEDA AWAD

Recuerdo con especial admiración la figura serena y ecuánime del presidente Alberto Lleras Camargo. Era un estadista preocupado en lograr salidas democráticas para Colombia, país que venía de recorrer el largo camino de la violencia liberal conservadora donde habían inundado de sangre todo el territorio nacional y, además, había soportado la dictadura Rojas pinillista que cubrió de luto la vida de la Universidad Nacional, en el año de 1954.

Alberto lleras Camargo.

Era un hombre ético con la
sencillez y la humanidad que expresan los seres de grandeza de corazón y fieles
cumplidores de sus obligaciones civiles y administrativas. De proceder pulcro,
honrado y muy responsable de todas sus decisiones. Justo y equitativo en la
extensión del término, atributos que lo llevaron a ser considerado un hombre y
un presidente honrado y decente. Jamás tuvo la más mínima referencia a ningún
acto deshonesto en su brillante hoja de vida, la que lo llevó a la presidencia
de la república en dos ocasiones (1945 a 1946 y 1958 a 1962), y a ser Secretario
General de la Organización de Estados Americanos OEA (1947 a 1954), ni jamás se
vio envuelto en maniobras turbias que tuvieran que ver con los dineros sagrados
del presupuesto nacional.

Todos estos recuerdos se vienen
a  mi memoria en estos días cuando
observo al presidente Duque, envuelto en oscuros manejos y rodeado de cuestionados
personajes que solo buscan  su beneficio
personal, implicando al presidente  en
sucias maniobras y contratos leoninos, donde buscan desangrar el limitado
presupuesto público en oscuras contrataciones, como la de suntuosas camionetas
para el uso de la presidencia, costosas 
tanquetas y municiones para aumentar la 
capacidad represiva del Esmad, y lo peor de toda esta deshonra es un
contrato absurdo para mejorar la imagen publicitaria del primer mandatario, por
un valor de 3.350.000.000.oo,tres mil trescientos cincuenta millones de pesos,
cuando el hambre y las necesidades más apremiantes arrinconan contra la pared a
sectores desprotegidos  de la sociedad
colombiana por  causa del coronavirus.

 Allí no se detiene nuestra preocupación. El
presidente Duque está pisando los dinteles del código penal, al ordenar que se
disponga de recursos públicos de una apropiación presupuestal con destino específico
para atender gastos inherentes a la Paz, lo que le podría acarrear un peculado
por la destinación, donde los recursos se comprometieron para el mejoramiento
de la imagen del presidente, mas no del gobierno, no corresponde a lo ordenado
por la Ley anual de presupuesto. Aspecto sobre el cual sería interesante
escuchar la opinión de los estudiosos de las finanzas públicas.

Se observa entonces una profunda
diferencia entre el ejemplo del presidente Alberto Lleras Camargo, comprometido
en el gobierno que dirigía con el respeto a lo público y la preocupación del
presidente Duque, por su imagen, en una actitud plena de megalomanía,
convirtiéndose este vergonzoso hecho en una “cachetada al pueblo colombiano”
como lo definió el editorial del diario El Espectador.

Los colombianos de correcto proceder esperamos que el presidente Duque, actúe dentro de la ética institucional y ordene a sus subalternos echar para atrás todo lo actuado en estos inconvenientes contratos, y que se respete la destinación de los recursos hacia la Paz y los otros se reorienten de acuerdo con la ley orgánica de presupuesto para suplir las necesidades urgentes derivadas del Covid 19.

Alonso Ojeda Awad
EX. EMBAJADOR DE COLOMBIA
VICE.PRESIDENTE DEL COMITÉ PERMANENTE DE DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS. (CPDH).

Mayo 11 de 2020.

Nota del editor: los conceptos emitidos son responsabilidad exclusiva de su autor.

9 comentarios para "Decencia"

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.