Análisis sobre el virus del miedo

Por Hugo Hernán Pérez A. MD – Análisis para Somos la revista

Hoy al quinto día de cuarentena en Colombia, confirmados 94 nuevos casos de coronavirus en Colombia y 4 fallecidos, con los que llegamos a un total de 702 pacientes con COVID-19 y 10 muertes en el país ,  una tasa de mortalidad del 1,42%, bastante inferior a las del resto del mundo  desarrollado, (gracias a las medidas de cuarentena oportuna de la población  joven menor de 18 años y mayores de 60), esto no nos puede dar una posición de optimismo y si aunar en esfuerzos para hacer mejor las cosas y evitar errores cometidos en otros países.

Cúcuta en cuarentena. Foto www.somoslarevista.com
Coronavirus en Colombia

Definitivamente el COVID 19, se instaló en nuestras naciones y  no abandonará su  intento de replicarse fácilmente. Solo el trabajo en equipo garantizará paliar la situación a favor de nosotros  logrando salir de la crisis  obteniendo al final  un país mejor. Es importante que se revisen  las siguientes coyunturas dentro de la presente crisis.

1) Se debe ir evaluando las regiones y municipios en los cuales  el virus no se ha hecho presente para garantizar que después de la cuarentena inicial, este no se expandirá hacia estos territorios y  enfocar en ellos las cadenas productivas  reforzando en estas regiones los esfuerzos de productividad para mantener un país económicamente activo.

2) En medio de tanta incertidumbre a lo que se puede catalogar como el virus del miedo, solo el pleno conocimiento del mismo garantizara que la información que llegue a los colombianos, brinde a estos la tranquilidad necesaria  para ejercer su compromiso social  en cada uno.

Es lamentable que gobiernos anteriores, con nula visión  y grotesca ignorancia, redujeron  paulatinamente la inversión en el conocimiento, el desarrollo tecnológico, la investigación científica,  a tal punto que el otrora uno de los laboratorios inmunológicos mas prometedores de Latinoamérica fue reducido a la mínima expresión  y en este momento que se necesita no cuenta con la financiación  y tecnología necesaria para  que los científicos colombianos participen activamente en el desarrollo de una vacuna o al menos en la posible síntesis  de inmunocopuestos que serán necesarios en la etapa critica.

Aún es posible  enfocar una importante   inyección de capital para que las universidades y  La Fundación Instituto de Inmunologia de Colombia, participen activamente en la búsqueda de soluciones locales y ellos den claridad a los colombianos  del origen real de la patología  certificando  claramente el genoma del virus circulante en Colombia, solo así el miedo generado  por las redes sociales se paliará y  la gente recuperara el optimismo.

3) Conocidas las poblaciones de riesgo mas que atender  los pacientes de covid 19, las Instituciones de Salud en Colombia (EPS e IPS), deben  evaluar los paciente con patologías de riesgo  mejorando las condiciones clínicas para que al llegar la posible  infección se reduzcan las posibilidades de complicación,  cambiando medicamentos que  posiblemente aumentan el riesgo,  insistiendo  en  aislar la población de riesgo elevado de complicación  y muerte.

4) Es claro que  la evidencia acumulada es circunstancial  y de ninguna manera puede  certificarse como evidencia  científica a una observación de dos o tres meses de experiencia en los tratamientos instaurados en otros países, el uso de la Cloroquina o Hidroxicloroquina, debe ser  medida con precaución en población mayor de 55 años, paciente con antecedentes de hipertensión, arritmias,  cardiopatias,  entre otros, ya que muy posiblemente en estos grupos de riesgos  el medicamento puede contribuir a aumentar la tasa de mortalidad, identificar  tempranamente la población con indicación clara de este medicamento y su asociación con Azitrmicina, es tarea inmediata de las sociedades de colombianas de Cardiologia y Medicina Interna,  es una tarea que no se ha definido aún y su prioridad es inmediata la unificación de protocolos inmediatos por parte de la Asociación Colombiana  de Infectologia es mandatoria.

Hospitales desbordados.

5) La dantesca  visualización de hospitales  españoles  e italianos que muestran un hacinamiento completo de estos pacientes muchos de ellos atendidos en  pasillos y pisos, es una clara muestra de lo que no se debe hacer en Colombia y los países latinoamericanos, ya que se constituye en una violación  in flagrante a las normas universales de la enfermería. Hacinar estos paciente y atenderlos en el piso garantizará que el particulado viral disponible para estos pacientes y el personal de salud  supere la capacidad inmunológica de cada individuo.

Por ello se debe prever que  si no hay cupos en hospitales se recluten hoteles y locaciones  para pacientes que requieren tratamiento observado, así se evitara que muchos de ellos requieran atención  de cuarto  nivel de complejidad,  igualmente el hacinamiento en las Unidades de Cuidados Intensivos  no es recomendable dado que se aumentan los  gérmenes oportunistas que contribuyen a aumentar la mortalidad de estos casos.

6) Garantizar elementos de protección  al personal de salud es indispensable no solo a los que atienden pacientes con COVID 19, sino a los que atienden usuarios que consultan por causas diferentes en los servicios hospitalarios,  ya que los pacientes asintomáticos serán los encargados de trasmitir a  los médicos y enfermeras la patología, no serán los pacientes sintomáticos o diagnosticados los que se encarguen de esta tarea ya  que para su atención muy seguramente se tomarán las medidas preventivas.

El Estado ya debió,  en conjunto,  con la  iniciativa privada industrializada  garantizar a las instituciones de salud  la elaboración y distribución de estos equipos  con estándares requeridos para la ocasión. Esta tarea es  mandatoria e inmediata.

En países como Italia y España rápidamente los médicos y enfermeras se quedaron sin elementos de protección  por varias causas: inicialmente se desecharon  con  un solo uso cuando podían ser  desinfectados y  reutilizados muchos de estos elementos, la acción de inescrupulosos quienes  acapararon  para distribuir a otros escenarios  donde no era requerido el uso de elementos  de estándar anti-viral,  fueron vendidos por alto precio a otros y dejaron a los médicos sin insumos. No se puede repetir acá pero está sucediendo.

7) Se debe  considerar  la reapartura,  al día 30, de fabricas y procesos productivos claves de la economía nacional  cumpliendo estándares de cuidado  en el riesgo de transmisión en estos entornos, siempre que se demuestra un control  sobre  la curva de transmisión del virus.

Es importante trabajar en equipo y  con el objetivo puesto en reducir la tasa de mortalidad  y regular la expansión del virus. Aún es posible identificar los infectados  durante esta cuarentena y cortar la cadena de transmisión de cada uno, ya una labor titanica ; (con  poca capacidad diagnostica nos queda el método clínico) pero posible.

Dr. Hugo Hernán Pérez A. MD
Coronavirus en Colombia y el mundo.

Conservar  el optimismo, saber que  obtendremos un país mejor  debe ser la bandera que nos guíe en esta lucha inesperada para lo cual no teníamos las garantías mínimas, pero Colombia es un pueblo capaz de dar la batalla y  tiene todo a favor solo falta  unidad.

http://www.ins.gov.co/Noticias/Paginas/Coronavirus.aspx

Un comentario para "Análisis sobre el virus del miedo"

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.