¿Vándalos, resentidos o excluidos?

Por: Isbelia Gamboa Fajardo

Por ningún motivo voy, mediante mi humilde opinión, a darle legitimidad a los actos de violencia acaecidos recientemente en Colombia por el paro nacional del 21 de noviembre.

¿Vándalos, resentidos o excluidos? Foto tomada de Google.

Por ningún motivo voy, mediante mi humilde opinión, a darle legitimidad a los actos de violencia acaecidos recientemente en Colombia por el paro nacional del 21 de noviembre.

Ni pretendo posar de analista, simplemente como ciudadana del común expresar mis apreciaciones, mi visión acerca de las posibles causas para estos comportamientos.

Estas conductas no tienen origen en individuos que afortunadamente han contado con unas condiciones de vida digna, donde su niñez ha transcurrido en ambiente de amor y sin carencias materiales. No, y esto lo reconoce toda la sociedad.

Solo el descontento, la frustración nace en los desvalidos, en aquellos seres que no tienen riqueza afectiva ni material. Sin embargo, estas condiciones no son pretexto para la delincuencia. Pero, bien que lo sabemos si influyen enormemente.

Se ha establecido fisiológicamente la zona medial del hipotálamo como el sector donde se producen las conductas defensivas y agresivas del ser humano, y sabemos también que dichas conductas están ligadas a factores externos que inciden a que se manifiesten en forma desbordada como acaba de suceder en nuestro país.

Colombia, es un país desigual socialmente, donde la inequidad es pan diario, donde los jóvenes no encuentran oportunidades ni de estudio ni laborales y esto es el caldo de cultivo para las protestas.

Los factores de riesgo que los grandes psicólogos y sociólogos han vinculado a las conductas antisociales y delictivas siempre conducen a esas carencias. Se inician desde los hogares disfuncionales donde el maltrato infantil está presente, donde las disputas entre padres son constantes.

Desde ya ese ambiente va insensibilizando al niño al dolor ajeno y favorece tanto las conductas delincuenciales como a los comportamiento impulsivos, sin raciocinio que lleva a la persona a tomar decisiones inadecuadas.

Una sociedad que se ve enfrentada en la cotidianidad a ese ambiente familiar, que refuerza ese contexto con unas políticas agresivas de competencia inevitablemente explotará.

Además las actitudes sociales de nuestra nación expresadas en posición de dominancia por los grupos gobernantes donde la deshonestidad y la insensibilidad ante el dolor de sus semejantes es la predominancia, enardecen los corazones de esos jóvenes abandonados por la suerte y por el estado.

Y no es que el pueblo quiera todo regalado. Solo pide equidad.

Esa igualdad será posible si nosotros como sociedad sabemos sembrar la semilla del amor en el hogar, de ser capaces de brindar el cubrimiento de las necesidades básicas del ser humano, de ofrecer oportunidades educativas a todos aquellos que lo deseen.

Y en esto si tenemos que ver mucho los padres de familia y educadores, porque los primeros están en la obligación moral de dar un ambiente tranquilo en el hogar, reforzado por el amor y la disciplina y los segundos en afianzar esos patrones de comportamiento haciendo que los estudiantes respeten las normas, las reglas del contexto escolar.

Un factor de riesgo muy importante en cuanto a la educación, pero que va fuertemente ligada con los padres, es la inasistencia a la escuela. Es muy común que los niños falten y esto los hace vulnerable al mal manejo del tiempo sin ninguna supervisión adulta.

Es importante que el niño aprenda a respetar a sus padres y adultos y no se le permita agresividad en sus palabras ya que esto no le permitirá interactuar adecuadamente con las figuras que representan la autoridad como los policías.

En fin, es tan compleja la conducta humana pero modelos planteados por grandes psicólogos como Urie Bronfenbrenner (ruso) donde explica como los microsistemas (entiéndase como la familia), los exosistemas (escuela, iglesia, organismos de control), los macrosistemas (cultura, creencias,actitudes) y la mesosis (como la interrelación de varios entornos), nos ayudan a comprender un poco el entramado complicado del comportamiento humano, y como educadora los invito a que lo consulten un poquito.

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.