¿Quién podrá defendernos del daño en Pozo Azul?

La zona del Catatumbo en Tibú, Norte de santander, sufre los embates de la violencia ambiental.

Esta guerra contra los recursos naturales
que acaba con el agua, fauna, flora y oxígeno tiene que terminar.

Técnicos avanzan en limpieza de Pozo Azul, afectado por los atentados al oleoducto.

Con once carrotanques se entrega agua potable a habitantes del municipio.

La empresa entregará 10 tanques con capacidad de 5.000 y 6.000 litros para el almacenamiento de agua potable en Tibú.

El bello reservorio de Pozo Azul en Tibú, Norte de Santander; ha sido contaminado por quienes destruyen la riqueza del país.

En coordinación interinstitucional con los Consejos Territoriales de Gestión del Riesgo, Corponor, el Ejército Nacional, la Policía Nacional y EMTIBÚ, Ecopetrol reforzó el plan de contingencia para atender la emergencia ambiental y social en Tibú, ocasionada por dos atentados al oleoducto Caño Limón Coveñas.

Después que Ecopetrol confirmara un nuevo atentado a la infraestructura petrolera en zona rural del municipio de Tibú, zona del Catatumbo, donde existen grandes y bellos reservrios de agua, cerca de 30 mil personas se quedaron sin el suministro de agua potable, ante grave daño ambiental sobre el cauce del río Tibucito. 

Las autoridades ambientales anunciaron la activación de un plan de contingencia, con barreras de contención que buscan evitar que la mancha se siga extendiendo sobre el río. 

Con nueve carrotanques de Ecopetrol y dos del Consejo
Departamental de Gestión del Riesgo y Desastres, CDGRD, se han entregado más de
572.000 litros de agua potable a los habitantes del municipio.

Ecopetrol y Cenit entregarán diez nuevos tanques de
almacenamiento con capacidad para 56.000 litros, los cuales serán ubicados en
sitios estratégicos del casco urbano de Tibú para el abastecimiento de agua las
24 horas del día.

Técnicos de Ecopetrol avanzan en la limpieza de Pozo Azul,
lugar emblemático de la región, cuya mancha fue controlada gracias a la
instalación de dos barreras de contención. Las labores posteriores incluirán el
lavado de piedra por piedra de este sitio considerado vital en la biodiversidad
de la zona.

EMTIBÚ y el laboratorio MCS iniciaron monitoreo de calidad
del agua en nueve puntos estratégicos de los afluentes afectados con el
acompañamiento de funcionarios de Corponor. Estas pruebas empezaron en la
bocatoma del acueducto y en Pozo Azul.

Más de 130 personas de Ecopetrol y empresas aliadas avanzan
con las labores de coordinación de la atención de la emergencia, en la
contención y recuperación de producto, y en la limpieza en más de ocho frentes
de trabajo.

Mientras estas personas trabajan, en la limpieza de Pozo Azul, que alguien nos diga ¿quién paga por el daño a la fauna, flora, agua y oxígeno que respiramos?

Tibú, 19 de abril de 2019

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.