Bachelet: un demoledor informe

Por: Edmundo González Urrutia –  especial para Somos la revista

No es poca cosa lo dicho por la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos Michelle Bachelet durante su intervención ante el Consejo que preside. La alta funcionario habló y lo hizo fuerte y claro ante los representantes diplomáticos de los países que integran el Consejo reunidos en la sede de la Organización en Ginebra.

Michelle Bachelet

Fue su primer mensaje desde que
asumió esas funciones y lo hizo no sólo para referirse a la aguda crisis que
vive Venezuela, sino para denunciar las torturas, asesinatos y violaciones a
los derechos humanos por parte del régimen venezolano.

Su intervención coincide con la
visita que hace a Venezuela una misión técnica de la ONU que vino a constatar
in situ la grave situación de nuestro país. Se trató de una evaluación
preliminar que será completada próximamente al finalizar la misión.

Esto dijo la Alta Comisionada:

“Estoy profundamente preocupada por
la magnitud y la gravedad del impacto en los derechos humanos de la crisis
actual en Venezuela, la cual es también un factor de desestabilización en la
región“.  En otras palabras, la crisis en
nuestro país es tan grave que ya desborda los espacios nacionales para
convertirse en una amenaza a la paz y seguridad internacional como también se
ha señalado en reuniones del Consejo de Seguridad de la ONU para analizar la
situación en nuestro país.

Se refirió a las aberrantes violaciones
de los derechos humanos y los abusos cometidos por funcionarios de seguridad y
grupos paramilitares (los colectivos) que actúan en complicidad con las
autoridades y son los responsables de homicidios, detenciones arbitrarias,
torturas, allanamientos ilegales, amenazas e intimidaciones. Específicamente
responsabilizó al FAES, convertido en un grupo de exterminio, de haber
asesinado a más de 200 personas entre el 2018 y 2019. Tales asesinatos son
presentados luego como resultado de enfrentamientos con los cuerpos policiales.

Denunció el creciente deterioro de
los derechos sociales y económicos y la gravedad de una crisis en materia de
salud, alimentación y servicios básicos, situación ésta que es negada por el
gobierno venezolano.

Expuso las reales dimensiones de la
deserción escolar, el colapso de los servicios públicos y de la
infraestructura, el éxodo de más de tres millones de venezolanos que han huido
del país en búsqueda de alimentos, atención médica, empleo y seguridad.

También se refirió a las
limitaciones a la libertad de expresión y al uso de la ley contra el odio para
arbitrariamente procesar a periodistas y a cualquiera que exprese opiniones
disidentes.

Este informe preliminar presentado
por Michelle Bachelet reveló el peor rostro del régimen en materia de
violaciones a los derechos humanos. Es de presumir que el documento final será
aún más contundente en línea con los dos informes anteriores presentados por su
antecesor.

Edmundo González Urrutia. Internacionalista.

De poco valieron las visitas del
canciller Arreaza a Ginebra en un intento por morigerar las denuncias que se
veían venir. En esta oportunidad los delegados que asistieron a la reunión del
Consejo de Derechos Humanos permanecieron en sus asientos, escucharon
atentamente la presentación y no dejaron la sala vacía.

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.