Andrés Ricardo Carvajal Castro, el que escribe a la sombra de las artes

Fernando Chelle escribió el prólogo de la obra de Andrés Ricardo Carvajal Castro

Andrés Ricardo Carvajal Castro, el que escribe a la sombra de las artes

El año pasado, en el prólogo que tuve el gusto de escribir a otro joven cuentista nortesantandereano, me referí al hecho de que es muy común escuchar, cuando se habla de la literatura de este departamento fronterizo del país, únicamente los nombres de Eduardo Cote Lamus, Jorge Gaitán Durán y José Eusebio Caro. Felizmente, esto cada vez está más lejos de la realidad, y quien se refiera hoy a la literatura nortesantandereana haciendo referencia únicamente a esos nombres, es simplemente porque desconoce la producción escrita de calidad que se ha dado y, sobre todo, que se está dando últimamente en Cúcuta, en Ocaña, en Pamplona y en otros municipios del departamento. Pero bueno, este no es un espacio pare extenderme en este tipo de reflexiones, y si me refiero al asunto es simplemente porque voy a presentar al público, y también a celebrar, la publicación de El amor de los enciclopedistas, un libro de cuentos que reúne diez textos breves, que constituyen la ópera prima del escritor cucuteño Andrés Ricardo Carvajal Castro. Un libro que, aparte de estar bien escrito, presenta unas temáticas que lo universalizan. No se trata de textos testimoniales, ni que quieran venir a rescatar determinadas tradiciones, ni nada por el estilo. Son relatos que han nacido a la sombra de la literatura, del cine, de la música, de la pintura, y que están escritos, sin dudas, por un amante de la cultura. 

En la obra predominan los relatos
puramente ficcionales, los textos que no son fruto de la imitación de una
realidad exterior a la que el escritor haya podido tomar como ejemplo. Ya desde
Semillas
germinadas
, el cuento con que se abre la obra, entramos en contacto con
una literatura emparentada, más que con el realismo testimonial, con la
mitología, con el relato de tono fantástico y también distópico. No pude dejar
de recordar al leer este texto, al Mito
griego de Dafne y Apolo
, que tan brillantemente recreo entre otros
Garcilaso de la Vega en su Soneto XIII,
y al Mito amazónico de Yurupary. Pero
también, por un momento, recordé las clásicas distopías donde los Estados
totalitarios son los que terminan decidiendo la ventura o la desventura de la
población sometida. Características mitológicas muy marcadas, que nos remiten
principalmente al Mito del Minotauro,
encontramos también en el cuento titulado Sopor eterno, un extenso recorrido
por un tortuoso reino onírico, realizado por un epiléptico personaje principal,
con el objetivo de llevarle unas medicinas a su abuela. Un relato que presenta
características, más que fantásticas, si se quiere extrañas, al que podríamos
calificar incluso con el término rubendariano de “raro”, es el titulado Piezas,
donde se cuenta la historia de un desdichado joven que poseía la facultad de
intercambiarse los órganos de su cuerpo, como si se tratase de piezas de un
rompecabezas. Hay otro relato, emparentado con lo distópico, que perfectamente
podríamos calificar de ciencia ficción, el que lleva por título Escupiendo
sangre
, un cuento que mucho me recordó al ambiente de la película Mad Max, y que cuenta una serie
de combates armados a los que se enfrenta un guitarrista espacial. Podríamos
cerrar el bloque de los cuentos con este tipo de características con Ella,
la narración más breve de la obra, centrada en la historia fantástica de una
pintura que cobra vida, otra ficción que no podemos dejar de emparentar con ciertos
símbolos de la literatura, como El
retrato de Dorian Gray
, la memorable novela de Oscar Wilde.

Pero si bien es algo constatable el
predominio dentro de la obra de ficciones fantásticas, futuristas, cercanas a
la ciencia ficción y a las distopías, encontramos también algunas que podríamos
denominar realistas y hasta costumbristas, como por ejemplo la titulada La
última habitación a la izquierda
, que nos cuenta lo que parecía iba a
ser el último día de Rozo, un escritor mediocre con pensamientos suicidas
idolatrado por jóvenes universitarios. Otro cuento que se cimenta en la
realidad, que tiene como telón de fondo un contexto histórico y unos personajes
reconocibles, como Diego Rivera o Chavela Vargas, es el titulado El
Bolero de Frida
. Aunque para ser justos, es necesario decir que este
relato, cuya protagonista es la pintora mexicana Frida Kalo, no deja de tener también
elementos como los que caracterizan a los que unifiqué dentro del primer
bloque. La habitación morada, sí es un cuento de características
puramente realistas, que narra el regreso de Antonio, un personaje atormentado,
a la casa de las hermanas Rojas. Se trata de un relato que, por su temática,
fácilmente lo podríamos calificar, sirviéndonos de un  título quiroguiano, como un cuento de amor de
locura y de muerte.

Hay dos cuentos que yo dejaría por
fuera de los grupos a los que me referí. El titulado La flor de lúpulo que,
con sus castillos, verdugos, brebajes mágicos y doncellas cautivas, tiene todos
los ingredientes de un relato medieval, donde no falta el sexo, los soldados
corruptos y también los asesinatos. Y finalmente el cuento que da nombre a la
obra, El amor de los enciclopedistas,
una historia contada en primera persona por Umberto, un anciano enciclopedista
misógino, habitante de una antigua abadía italiana, que nos relatará el fugaz
encuentro intelectual y amoroso que tuvo con una investigadora que lo admiraba.
Es inevitable que como lectores recordemos con este texto al gran Umberto Eco y
a su novela El nombre de la Rosa.

Me retiro diciendo que El
amor de los enciclopedistas
, es otra excelente muestra de la nueva
narrativa colombiana. Un libro disfrutable, escrito a la sombra de las
diferentes manifestaciones artísticas, donde el autor supo plasmar con
magisterio su valioso universo cultural.

Fernando
Chelle

San José de Cúcuta, 16 de enero de 2019

Portada obra de Andrés Ricardo Carvajal Castro

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.