¿Los venezolanos volverán a disfrutar de paz y democracia?

Ocapa Montebello, Cúcuta 27 de febrero del 2019.

Cada día que pasa, la esperanza del pueblo venezolano de vivir en paz y en democracia se ve más afectada por la incertidumbre.

Con la aparición del joven Juan Guaidó en el escenario político del vecino país desde el pasado 5 de enero, cuando fue electo presidente de la Asamblea Nacional, se empezaron a tejer las esperanzas de una salida rápida y honorable de la grave crisis que hoy afecta a Venezuela, otrora país rico e ideal para muchos de sus vecinos.

Grupo de Lima.

Nicolás Maduro confirmó, en los últimos días, que pertenece a la escuela cubana de Fidel Castro al marcar su discurso hipócrita de que cuando se llega al poder jamás hay que cederlo, porque ellos lo ejercen en nombre del pueblo y para el pueblo. Son los amos de la verdad absoluta. Esa es la democracia que se intenta construir a través de la falacia y la maldad en la apreciada Venezuela.

Los violentos acontecimientos sucedidos en estos últimos días en las zonas fronterizas venezolanas con Brasil y Colombia, relacionados con la entrada de ayuda humanitaria canalizada a través del esfuerzo del presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó y de un conjunto muy amplio de aguerridos líderes políticos del vecino país, fue obstaculizada, sin la más mínima compasión del gobierno espurio de Nicolás Maduro, tanto con factores militares ubicados especialmente en la retaguardia y la Guardia Nacional más o menos dando el frente.

Los mecanismos más activos de la agresión antihumanitaria estuvieron a cargo de los llamados Grupos Colectivos y de las milicias que se han ido constituyendo a la sombra de los cuerpos policiales, dirigidos por dos perversos personajes: Iris Varela, ministra penitenciaria, y Fredy Bernal, ministro de Comunas, que forman parte del gabinete delincuencial del gobierno madurista.  

Lamentable, esos dos
cuestionados personajes son originarios de nuestro vecino estado Táchira. Iris
Varela ha conformado en la comunidad de presos de las cárceles venezolanas
grupos de colectivos que actúan en las sombras, bien armados y dentro del
llamado pranato, sí, eso mismo, pranato, que viene del término usado para
identificar a los delincuentes líderes dentro de las cárceles venezolanas. 

El otro ministro delincuente es Fredy Bernal, quien además de haber sido designado por Nicolás Maduro como Defensor del Táchira, en razón de que es un estado que tiene una gobernadora perteneciente al opositor partido Acción Democrática, también tiene la responsabilidad de ser coordinador de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción, Clap, que en términos aproximados se pudiera identificar con lo que significa la Casa de Beneficencia del gobierno.

Pero no sólo esas referencias tienen Freddy Bernal, viene de ser oficial de policía y, en función de ello, a principios del año de 1990, tuvo el privilegio de integrar un componente de seguridad que el fallecido presidente Carlos Andrés Pérez le envío a la, para entonces candidata presidencial en Nicaragua, Violeta Chamorro para su resguardo. Luego, ya en el año de 1992, fue uno de los que se acercaron a Hugo Chávez cuando este fue hecho preso y llevado a la cárcel de Yare, por ser el responsable del fallido golpe de estado del 4 de febrero de 1992.

Los hechos ocurridos este pasado fin de semana, como consecuencia de la agresión y obstrucción del gobierno para impedir la entrada de la ayuda humanitaria a Venezuela, se aspira que no afecte la credibilidad del pueblo del vecino país en su joven líder Juan Guaidó, presidente interino. El apoyo que la comunidad internacional le ha dado ya sobrepasa los cincuenta países. La reunión del Grupo de Lima de ayer en Bogotá tomó la decisión de llevar a Nicolás Maduro y su gobierno a la Corte Penal Internacional, con todas las pruebas de abusos contra los derechos humanos que, indudablemente, constituyen delitos de lesa humanidad.

Por otra parte, aun cuando se emitieron fuertes criterios que se oponen a la intervención militar, en esta reunión del Grupo de Lima, habría que esperar el desenvolvimiento de los acontecimientos del futuro, a los fines de ver si la sinrazón del gobierno de Maduro se ve obligada a ceder a través de lo que se ha querido llamar una solución consensuada, en la cual los diferentes factores políticos, entre ellos el gobierno –que pareciera que ya no puede más- cambiara ese comportamiento cubano de la escuela fidelista.  

Indudable, la salida electoral sería la menos costosa para este grave caso venezolano, además que permitiría que la solución quedara en manos de los propios ciudadanos, solo, por supuesto, con la ayuda y vigilancia de la llamada Comunidad Internacional.     

Un comentario para "¿Los venezolanos volverán a disfrutar de paz y democracia?"

  1. OSVALDO PEREZ  marzo 1, 2019 at 12:45 am

    QUIERA DIOS QUE TODO SE SOLUCIONE PARA EL PUEBLO VENEZOLANO Y QUE LOS PAISES QUE RESPALDAN UN CAMBIO DE GOBIERNO LOGREN SACARAMABURRO DEL PODER.
    VIVA VENEZUELA Y VIVA COLOMBIA SU PRINCIPAL ALIADO. GUAIDÓ, ADELANTE. GLORIA AL BRAVO PUEBLO.
    DIOS BENDIGA A DONALD PARA QUE LOGRE LA PACIFICACIÓN

    Responder

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.