Comenzó la jornada electoral de Colombia

Este 27 de mayo de 2018, Colombia se juega su destino en las urnas.

Observadores nacionales e internacionales aseguran que estos comicios, los primeros sin las FARC en guerra,  Colombia elige presidente en un clima de transparencia, en la cual, la paz sin impunidad, necesita consolidarse para que haya educación, salud, una economía sostenible, siempre y cuando haya seguridad en todo el país.

El Presidente Juan Manuel Santos  indicó durante su alocución al país, el pasado viernes,  que Colombia fue aceptada como miembro de la OCDE.

“Ser parte de la OCDE genera confianza, la confianza genera inversión, la inversión genera empleo y el empleo bienestar”, señaló el Jefe de Estado.

Dijo que desde hoy las políticas públicas del país tendrán un sello de calidad y puso de presente que “más inversionistas internacionales buscarán oportunidades de negocios en Colombia. Hay muchos que solo invierten en países de la OCDE. Sabemos, por ejemplo, que hay fondos internacionales de inversión que estaban esperando esta noticia para financiar grandes proyectos de infraestructura”.

Elecciones.

¿Quiénes son los candidatos?

Iván Duque, el más joven de los aspirantes a llegar a la casa de Nariño, desde marzo encabeza todos los pronósticos y las encuestas de llegar,  a la segunda vuelta. Es el candidato del Centro Democrático, partido político creado por el ex presidente Álvaro Uribe Vélez.

“Asumo el reto de recuperar la economía colombiana, eliminar el derroche, la corrupción y la evasión. Vamos a bajar impuestos y a subir los salarios de los trabajadores”, prometió durante el cierre de campaña.

Colombia tiene unas perspectivas macroeconómicas favorables –ingresó el viernes en la OCDE, acaba de obtener una línea de crédito de más 11.400 millones de dólares del FMI sin condiciones-, pero la desigualdad sigue marcando la rutina de millones de ciudadanos. El reto es grande para este candidato que llena de esperanza a los colombianos.

Su principal contrincante, también con muchas posibilidades de llegar a segunda vuelta, es el exalcalde de Bogotá Gustavo Petro, que fue guerrillero del M-19, un movimiento desmovilizado en 1990. Este candidato escaló posiciones impulsado por un discurso antiestablishment aplaudido especialmente por los jóvenes y las clases populares. Durante toda la campaña recibió críticas por sus formas populistas y su antigua amistad con Hugo Chávez. El fantasma de Venezuela y su repercusión en Colombia, donde en los últimos meses han entrado cientos de miles de ciudadanos que huyen del régimen de Nicolás Maduro, ha sido uno de los ejes de la polarización ideológica de esta carrera presidencial.

Sergio Fajardo, exaclde de Medellín y Humberto de la Calle, negociador de los acuerdos con las FARC, de centro y centroizquierda, respectivamente, han dedicado, en cambio, sus campañas a la reconciliación, una idea central que vertebra la aspiración de dejar atrás el pasado y comenzar una nueva etapa.

Germán Vargas Lleras, exvicepresidente de Santos y político de centroderecha, representa en estas elecciones los intereses de las clases dirigentes y no ha tenido hasta ahora especial proyección. Cuenta, no obstante, con una amplia base de apoyo territorial, la llamada maquinaria, difícil de medir en las encuestas, por lo que podría convertirse en una de las sorpresas de la jornada electoral.

A una parte de la población, que sigue muy dividida sobre los acuerdos de paz, le preocupa la confrontación ideológica encarnada sobre todo por Duque y Petro. No obstante, según la mayoría de los expertos, la estabilidad del país no dependerá en última instancia de estos comicios. La agencia de calificación Fitch, por ejemplo, no muestra preocupación y no prevé cambios en las políticas macroeconómicas con independencia del ganador. Pero Colombia sí se juega en buena medida su proyecto de país.

Gane quien gane, Colombia es un país democrático por excelencia.

La suerte está echada.

 

 

 

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.