Francisco pide por una Navidad en paz

Para los católicos de todo el mundo, la Navidad representa un signo de esperanza y de paz. Es conmemorar el nacimiento del Niño Dios quien quiso volverse humano para estar más cerca de la humanidad.

“En la fragilidad de un niño recién nacido está Dios”, Francisco

“No hay lugar para el miedo. La Navidad es amor renovado que vence siempre”. Francisco.

Papa Francisco. Foto tomada de Internet.

Este domingo 24 de diciembre, el Papa Francisco oró por los filipinos, afectados por una tomenta tropical y pidió la liberación de todos los secuestrados en el mundo.

Una vez terminó el Angelus, Francisco abogó por  “el don de la paz para todo el mundo, especialmente para las poblaciones que más sufren por culpa de los conflictos”.

“Renuevo mi llamado para que en ocasión de Navidad las personas secuestradas -sacerdotes, religiosos y religiosas y fieles laicos- sean liberadas y puedan volver a sus casas”, agregó Francisco.

“Rezo por la isla de Mindanao, por los filipinos, asolados por una tormenta que causó numerosas víctimas. Que Dios misericordioso acoja las almas de los difuntos y consuele a los que sufren por esta calamidad”, dijo el papa.

En medio de aplausos de los 17 mil visitantes de la Plaza de San Pedro en Roma, concluyó,”¡Feliz domingo y feliz Navidad!”

Navidad en paz.

Recordemos algunos mensajes de Francisco alusivos a la Navidad.

“No hay lugar para el miedo. La Navidad es amor renovado que vence siempre”.

“El Señor nos dice una vez más: “No teman” (Lc 2,10). Como dijeron los ángeles a los pastores: “No teman”.  Y también yo les repito a todos: “No teman”. Nuestro Padre tiene paciencia con nosotros, nos ama, nos da a Jesús como guía en el camino a la tierra prometida. Él es la luz que disipa las tinieblas. Él es la misericordia. Nuestro Padre nos perdona siempre. Y Él es nuestra paz. Amén”.

“La gracia que ha aparecido en el mundo es Jesús, nacido de María Virgen, Dios y hombre verdadero. Ha venido a nuestra historia, ha compartido nuestro camino. Ha venido para librarnos de las tinieblas y darnos la luz. En Él ha aparecido la gracia, la misericordia, la ternura del Padre: Jesús es el Amor hecho carne. No es solamente un maestro de sabiduría, no es un ideal al que tendemos y del que nos sabemos por fuerza distantes, es el sentido de la vida y de la historia que ha puesto su tienda entre nosotros”.

 

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.