¿Claudio? Hum ¡Que gato tan creído!

¿Claudio? Hum ¡Que gato tan creído!

Por Jorge Enrique Báez Vera – Especial para Somos la revista

Si…así  es  nuestro gato, creído   y  creído como él  solo, …y de ahí  la definición más exacta que de él dio  Beati, mi cuñada cuando  lo conoció, hace años, ya que al llegar por primera vez  a esta casa, ella esperaba que él la recibiera con entusiasmo y zalamería como ella estaba acostumbrada a ser saludada  por Joaco  nuestro perrito, cada vez que llegábamos a La Dorada, pero no…

Claudio. Foto especial para somoslarevista.

Claudio escasamente la miró, ni la determinó, para ser más exactos, así como para el no parece existir más seres diferentes a él,  y más personas  distintas a las que  le servimos para  llevar  su sibarita vida gatuna

Claudio, llego a nuestras vidas un mes de marzo del año 2007,….tenía un año entonces, cuando siendo ofrecido en adopción en un puesto que para el efecto tenia dispuesto  la ADA, me miro, en forma por demás  displicente, pero dándome  a entender con su soberbia actitud que nos entenderíamos bien, razón por la cual decido traerlo conmigo convencido que sería una sumisa encantadora mascota que vería con gratitud  la oportunidad de tener una familia que lo acogiera.

Que  equivocado estaba…..en lugar del simpático animalito que creía yo haber adoptado, Claudio nunca se  mostró como tal, por el contrario desde ese primer día se mostró  como  lo que es, independiente, autosuficiente, y convencido que es el  centro al cual debemos girar, quienes tenemos la fortuna de servirle.

Claudio. foto especial para somoslarevista.com

A nadie determina, se acerca a alguno de nosotros cuando algo necesita , odia el contacto físico y no permite que nadie se le acerque a más de medio metro sino es para darle algo de comer, y en especial pedazos de pollo que le fascinan, así como el brócoli y los maicitos , además de dulce en todas sus presentaciones,

Buena vida como él solo, de siesta en siesta, trascurre su vida, unas veces en los sofás, nuestras camas, en mi escritorio cada vez que me siento a trabajar,  sobre las maletas de los visitantes  y si está haciendo sol tibio en los techos de la casa, a los que trepa con increíble agilidad y desde los cuales otea el dominio que sobre esta su casa, en la cual  nos deja vivir, únicamente para que le rindamos pleitesía y le sirvamos, lo que agradece de cuando en vez, luego de sus jornadas de cacería , cuando se aparece en la puerta y nos ofrenda con algún producto de su cacería, porque está demostrado que los felinos domésticos consideran a los humanos que con ellos conviven como parte de su manada,  y hace 10 años que Claudio formo la suya y  a ella nos agregó. Muchas  Gracias Don Claudio por tan grande honor.

Claudio. foto especial para somoslarevista.com

Blanco a punto de nieve, nunca ha tomado baño convencional , porque su aseo  es minucioso , detallado y muy personal, y además  que es todo un ritual, que empieza ordenando que se le abra la llave del lavadero y se le ponga en posición de goteo, para con sumo cuidado  , dejar que gota a gota el aguas acaricie  su peluda y nívea piel… para luego seguir con la minuciosa  lamida  de la misma , milímetro por milímetro, en forma obsesiva , todo ese maníaco ritual de limpieza, le   permite que su presentación sea pulcra e impecable, haciéndolo  de por si elegante , convencido además de ello, lo que sumado a su arrogancia, lo hacen de verdad ; un gato creído, porque pretencioso es poco para él , creído es lo que es.

Cuando alguien llega a la casa, el escasamente las mira , como dándoles el permiso para entrar , los ausculta y se retira, y al  primer descuido del  huésped , toma posesión de sus maleta y si ha dejado el bolso a  su alcance, como cualquier agente  de la DIAN, en el aeropuerto lo esculca hasta lo más profundo, para después, si el visitante trajo carro, tomar posesión de él , y subirse al capot del mismo , marcando su territorio, como diciendo, todo lo que hay aquí, así sea temporalmente, es mío.

Todo en casa es suyo, es especial el sofá de la sala, en el que nadie puede sentarse, porque se somete a tremenda  vaciadón en entendible maullido de desagrado que obliga a cualquiera a levantarse, no sin antes pedirle excusas.

Todo hay que hacerlo cuando él quiere, incluso el despertar, porque  a primera hora del día, se sube a  la cama, y a punta de cocotazos, a mí me despierta y me hace levantar para abrirle la ventana o para que baje a la cocina a verlo desayunar.

Días  duraría  contando  todo lo que es y hace Claudio Martin, porque ese es su nombre completo, a no ser, porque el dolor que me embarga, es ya tanto  que mis lágrimas no me dejan casi seguir.

Claudio. foto especial para somoslarevista.com

Si….Claudio  Martin se fue, partió un día de esta semana, en fecha  que borre de mi mente, y se fue, a su manera…una imprevista, pero letal dolencia, nos obligó a llevarlo a atención veterinaria de urgencias, donde  después de ingentes esfuerzos médicos, el decidió irse, y  cuando él creyó que era la hora, nos avisó, y estando lejos de la clínica, un  palpito en nuestro corazón nos hizo dejar lo que estábamos haciendo para ir a su encuentro….

Al llegar lo vimos muy enfermito…pero sentimos  que nuestra presencia lo tranquilizó de momento….para después de largos minutos junto a él, salir de su habitación…nos fuimos y  cuando no habían trascurrido cinco minutos recibimos el aviso de su  partida….se fue cuando después de vernos…el decidió no sufrir físicamente y pasar al nirvana, rompiendo el ciclo terrenal y  entrando a plano más elevado, donde ya están Joaquín Emilio y Luquitas.

Claudio Martin, no murió, partió a dimensión superior , cual es la mente y recuerdo  humanos   por eso es  que esto lo escribo en tiempo presente ….porque Claudio sigue vivo, sigue aquí  en esta familia y sigue existiendo  en esta , su casa , reencarnado  en el Guayacán rosado que sembramos junto a sus restos terrenales,…., y seguirá su sigilosa silueta paseándose por este su dominio terrenal y seguirá muy vivo en nuestros espíritus y corazones…y nunca dejará de ser lo que es; un  gato

4 comentarios para "¿Claudio? Hum ¡Que gato tan creído!"

  1. Josè Gilberto Donado Grimaldo  Junio 7, 2017 at 11:52 pm

    CON-VERSANDO…….POR DON GRIM

    Termina su “ronroneo”
    y “siete vidas” sin par.
    Si se cansò de “maullar”
    CLAUDIO ya dio su rodeo;
    pero estuvo de “paseo”
    desde la cama al diván;
    y de allí sin murmurar,
    hasta el agua que con maña,
    el “goteito” lo baña
    y al final el Guayacán.

    Este guayacán rosado
    como una nota sentida
    que será su “octava vida”
    pues estando allí “plantado”
    eterno será mimado
    pues sigilo y poco ruido
    son virtudes de un pulido
    felino que no morirá
    y siempre recordaràn
    como un gato muy “CREÍDO”.

    Responder
  2. Sandra Gomez  Junio 8, 2017 at 12:06 am

    Muy bonito articulo dedicado a estos seres…..nuestras mascotas… que llegan a ser parte de nuestra familia y que indudablemente al partir nos dejan ese dulce amargo recuerdo…..

    Responder
  3. Una amiga de los gatos  Junio 8, 2017 at 12:09 am

    Excelente artículo. Las mascotas son una gran compañía. Y los gatos son muy independientes y una gran compañía cuando se les trata con afecto. sirven hasta de enfermeros. Lo acompaño es su tristeza.

    Responder
  4. LUISA  Junio 9, 2017 at 5:49 pm

    TUVE UN GATICO QUE ERA MI COMPAÑIA Y SALIO A LA CALLLE Y LO MATO UN CARRO.TODABIA TENGO TRISTESA PORQUE MI GATO ERA MI VIDA COMO SI FUERA UN HIJO.

    Responder

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.