Brutal represión del gobierno y la grave crisis de gobernabilidad en Venezuela

El Grupo Ávila, agrupación informal, compuesta por diplomáticos, analistas políticos, profesores universitarios e investigadores en las áreas de relaciones internacionales y las ciencias sociales, preocupados por el acontecer internacional y nacional, especialmente en lo que tiene que ver con la crisis en Venezuela, emitió el siguiente comunicado.

Represión en Venezuela. Foto tomada de Internet.

Ante los graves acontecimientos por los que atraviesa el país y la acelerada profundización de la crisis provocada por la propuesta fraudulenta e inconstitucional de una Asamblea Constituyente, hacemos un nuevo llamado a la comunidad internacional, en especial a los gobiernos representados en la OEA, a actuar de manera muy firme para contener las intenciones del gobierno de Nicolás Maduro de avanzar con una iniciativa que no sólo viola la Constitución Nacional sino que pretende consolidar una dictadura sanguinaria en nuestro país.

La represión y las atrocidades cometidas por los cuerpos de seguridad, especialmente por la Guardia Nacional, contra jóvenes manifestantes que por más de dos meses han tomado las calles, ya han cobrado hasta la fecha cerca de 70 asesinados y un muy elevado número de heridos. Los detenidos pasan de 3.000 y algunos de ellos sometidos a juicios militares, contrariando las garantías constitucionales.

Por todo lo anterior, hacemos un llamado a los gobiernos democráticos del hemisferio, así como a las organizaciones de la sociedad civil dedicadas a la preservación y defensa de los derechos humanos, para que no cesen de elevar su voz de condena frente a estos atropellos y se sumen a las demandas de sanciones internacionales directas contra los represores y violadores de aquellos derechos.

Tanto en la OEA como en la ONU, los relatores especiales encargados de la observación de los derechos humanos sobre distintos ámbitos, han expresado interés en visitar Venezuela para observar de forma directa las violaciones perpetradas por el gobierno. Es necesario insistir en estas peticiones que la dictadura se niega a aceptar.

En fechas próximas tendrá lugar la Asamblea General de la OEA y se reanudará también la Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores.

Es ésta una nueva oportunidad para que los gobiernos del hemisferio se expresen haciendo un firme llamado a la restauración del orden democrático y la búsqueda de una perentoria solución al conflicto que padece Venezuela, adoptando medidas de presión más efectivas que disuadan al gobierno a renunciar a sus pretensiones de mantener el estado de cosas actual y a entablar negociaciones con las fuerzas democráticas con vistas a acordar mecanismos concretos de carácter político, institucional y económico que saquen al país del peligroso trance en que está.

Otras instancias regionales, como Mercosur, están también comprometidas en este esfuerzo por preservar la institucionalidad democrática venezolana y disponen igualmente de adecuados instrumentos diplomáticos y jurídicos que podrían ser aplicados frente a la grave situación venezolana.

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.