Necesitamos una urgente y prioritaria atención binacional

En sus notas al margen el doctor José Neira Rey señala que necesitamos una urgente y prioritaria atención binacional. El siguiente es el texto de su artículo.

José Neira Rey. Foto somoslarevista.com

1.-Quienes por A, B o C razones, hemos tenido algún acercamiento, conocimiento y vinculación, al complejo, cambiante y enmarañado, proceso  de desarrollo, que ha vivido la zona metropolitana de Cúcuta y la abandonada y poco atendida  faja fronteriza binacional, experimentamos, un duro golpe, cuando transcurridos más de año y medio, los gobiernos de Venezuela y Colombia, en actos y actitudes, que agravan más la situación –porque, hasta se olvidan, que, social, económica y políticamente son hermanos y con opciones y perspectivas de amplia proyección, como lo advierten y señalan :

Informes, estudios, propuestas e iniciativas de incuestionable importancia, así como Cartas de Intención, Acuerdos  y hasta Tratados binacionales, de gran prioridad, que prefieren guardar silencio y no atender –como se necesita y urge- a la masa poblacional, que ha quedado aislada y seriamente desvertebrada en miles de familias, postergando, la adopción de verdaderas y transformantes políticas de Estado, para que mediante Incentivos, Estímulos y Mecanismos, surjan: Los Parques Industriales y Tecnológicos, las Zonas Francas Especializadas y la Zona Aduanera, para impulsar las maquilas, la innovación y el aprovechamiento de ventajas comparativas y servicios, que se pueden implementar y poner en marcha, para crear fuentes de empleo y promover una realidad distinta y un mejor futuro.

2.- ¿Por qué anotamos esto?  Porque el cierre de la frontera y el desatino de mantener tal oprobio, en nada le sirve a Venezuela y tampoco a Colombia, porque, si hay tropiezos y situaciones por resolver, mediante variaciones o cambios, lo elemental : era – Y, SIGUE SIENDO – constituir –con facultades y la mejor representación -, una Comisión Extraordinaria y Especial Fronteriza, como tantas veces, se ha expuesto y solicitado, para otorgarle a estas fajas territoriales fronterizas, no solo el trato que merecen, sino la proyección y alcance, que su ubicación y ventajas comparativas advierten y proclaman, en lugar : del desempleo, la informalidad, la inseguridad, la disminución del transporte, más la irrupción  paralela de los avisos de : Se arrienda, Se vende, que anuncian, el decaimiento y apatía empresarial existente, junto a la venta de pasteles y zonas de parqueo para motos, que remplazan a los almacenes y centros de negocio, que se cierran.

3.-A la región fronteriza colombo venezolana, le falta una positiva y constructora  activación, con mayor presencia, asistencia  y vigor productivo, porque se está perdiendo hasta la noción de lo que es la bilateralidad integracionista, ante la pasividad de los que deberían actuar, el exagerado centralismo y la carencia de una gestión que :convoque, estudie y promueva un auténtico programa- de, desarrollo compartido – a lado y lado de la frontera común o de la zona que se delimite, para labores conjuntas y de alcance internacional ,empezando, entre otras iniciativas, dándole cuerpo, a: Incentivos, Estímulos y Mecanismos, que conduzcan a gestiones de amplia perspectiva,   como: La creación y establecimiento del Banco de Fomento Colombo Venezolano, en el que participen los Bancos Centrales de Venezuela y Colombia, el Banco Interamericano de Desarrollo-BID-, la Corporación Andina de Fomento –CAF- y los cambistas y empresarios, que quieran asociarse a este ente, que fomentaría el desarrollo y el sustento y financiación para prospectos mayores de convergencia y auxilio, para las dos naciones, en muy diversos campos y  actividades. Esto y algo más, surge espontáneamente, cuando se constata – y, sinceramente -, que nos falta: más solidaridad, presencia y labor en equipo, entre nosotros mismos. Y, porque, no saldremos del hueco y parálisis -en que estamos – si no hay : una postura y actitud inteligente regional y fronteriza, que congregue, amplíe  y comprometa a los dos gobiernos y a  sus gentes, en una visión de futuro, programada con fundamentos estructurales válidos y de significativa trascendencia, para canalizar las ventajas comparativas , que no estamos utilizando, ni aprovechando.

Seguir -sin hacer nada -, constituiría el mayor descalabro histórico e integracionista. Y, con graves  implicaciones socioeconómicos y políticas. Por eso, hay que pedir: Asistencia y Ayuda Binacional.

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.