Fronteras: lo único cierto es la incertidumbre

La carta de Fenalco de esta semana toca dos situaciones que nos rozan, aunque no queramos.  Las medidas de Donald Trump pueden afectar a Colombia, mientras que los cambiantes estados de ánimo de Nicolás Maduro en Venezuela, no permiten una balanza comercial equilibrada en nuestra frontera.

El siguiente es el texto de la carta enviada por Fenalco:

Maduro y Trump.

Maduro y Trump.

Que nosotros los habitantes de frontera no nos interesemos por lo que ocurre en Venezuela, es equivalente a que Colombia entera no se interesara por lo que ocurre en los Estados Unidos. Respecto a lo que ocurrirá en Colombia con las nuevas políticas del presidente que acaba de asumir su cargo en los Estados Unidos hay cierto grado de incertidumbre. Y respecto a lo que le ocurrirá a la frontera con las cambiantes medidas de Venezuela podemos afirmar que lo único cierto es la incertidumbre.

Las constantes medidas cambiarias y económicas que ocurren en Venezuela crean cada día entre los habitantes de frontera una nueva expectativa que por lo general es una  que se desvanece con el paso de los días y nos acostumbra a que lo anormal en la frontera  es normal para sus habitantes.  En estos días la  atención se centra en la venta de pesos en algunos municipios fronterizos de Venezuela y la venta libre  de gasolina cobrada en moneda extranjera, igualmente, en algunos municipios del vecino  país.

Teóricamente los habitantes de frontera tienen la oportunidad de comprar pesos a un precio cuatro veces inferior al establecido por el  mercado cambiario que todos los días se realiza ya sea persona a persona, casas de cambio, establecimientos de comercio y ventas callejeras.

Las casas de cambio fronterizas fueron establecidas para  “proteger las fortalezas del bolívar frente al peso”, lo que implica una revaluación del bolívar con un gran efecto positivo en el mercado cucuteño. Ya un bolívar deja de valer un peso y se debe pagar a cuatro pesos.

Pero insistimos en que es teóricamente, porque sabemos que la cantidad de moneda colombiana disponible en Venezuela es muy limitada y por muchas otras causas como lleno de requisitos para tener acceso a una negociación de esta naturaleza, que no valen la pena analizarlas  si  tenemos en cuenta la primera, esto nos lleva a concluir,  que desafortunadamente el valor de la moneda venezolana  no tendrá  variación positiva a pesar la extraordinaria medida cambiaria  ya tomada por las autoridades venezolanas y  sucederá igual que ha sucedido con el dólar paralelo a pesar de CADIVI, SIMADI y otros sistemas de cambio establecidos en el país vecino.

En cuanto a la venta libre de combustibles en las bombas internacionales   en moneda extranjera, nos parece una medida apenas normal en un país en donde está permitido el tránsito de vehículos de propietarios extranjeros. Desde luego que esto era y sería normal en una frontera donde se pueda transitar libremente;  porque no tendría presentación abrir la frontera  únicamente para que los turistas fueran hasta las bombas internacionales a aprovisionarse de combustible  ya  que dejarían de ser turistas para convertirse en contrabandista de gasolina; pues es de suponer que si un vehículo entra a otro país y se aprovisiona de gasolina es porque va a continuar su viaje en dicho país.

Para concluir nuestro comentario, creemos que el fortalecimiento del bolívar frente al peso sólo se da si hay una balanza comercial equilibrada fronteriza,   es decir, si es igual a la cantidad de pesos  que los colombianos dejan en Venezuela por concepto de compras de bienes  y servicios, que la cantidad de bolívares que los venezolanos dejan por los mismos conceptos en este lado de la frontera; situación  poco factible.

FENALCO-San José de Cúcuta,  23 de enero de 2017

Un comentario para "Fronteras: lo único cierto es la incertidumbre"

  1. José Gilberto Donado Grimaldo  Enero 26, 2017 at 12:45 am

    Con-versando……..Por Don Grim

    No es el MERCADO CAMBIARIO
    LA CAUSA DEL DESPELOTE;
    ni es causa del “DESCOGOTE”
    lo del “CONO MONETARIO”;
    se debe es al MANDATARIO
    y su ÁNIMO CAMBIANTE
    con PERMANENTES “DESPLANTES”.
    No hay luces que nis ALUMBREN,
    ya todo es INCERTIDUMBRE
    CUAL EXHAUSTO CAMINANTE.

    Responder

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.