Por escaso margen Trump aventaja a Clinton

¿Por qué ganó Trump? ¿Por qué no ganó Hillary Clinton en Estados como Florida y Carolina del Norte? La esperanza estaba en los hispanoamericanos y los negros. Su gran mayoría decidió por Clinton. Otros, prefirieron a Trump. ¿Pero qué paso con  los 12 millones de mexicanos que viven, trabajan y crean riqueza en Estados Unidos desde hace décadas?

Trump derrota a Clinton. Mapa electoral de USA.

Trump derrota a Clinton. Mapa electoral de USA.

También hay colombianos, venezolanos, brasileros, argentinos y de otros países de Suramérica, así como los centroamericanos y caribeños. Pero la pelea de Trump se ha centrado en sus vecinos.

Hillary Clinton y Donald Trump. foto tomada de Internet.

Hillary Clinton y Donald Trump. Foto tomada de Internet.

Las dos campañas se movieron entre dos antagonistas que midieron sus fuerzas. Hillary Clinton mostró músculo político al reunir en el mismo escenario a su marido, el expresidente Bill Clinton, al presidente Barack Obama y a la primera dama, Michelle Obama. Fue la gran despedida de la campaña demócrata -aunque Hillary acabara la maratoniana jornada con un mitin casi a medianoche en Carolina del Norte, estado en el que hoy perdió, lo mismo que en Florida y Ohio.

Trump, famoso por sus insultos contra los latinos, odiado y amado al mismo tiempo: “Cuando México envía a su gente, no envía a los mejores. Envían drogas, crimen, son violadores. Y algunos, supongo que son buenas personas”, dijo al inicio de su campaña y se centró en la construcción de un muro, que de hecho, existe.

El 10% de la población de Estados Unidos, 35,8 millones de personas, es mexicano o descendiente de mexicanos. En los dos Estados más grandes del suroeste (y los dos más ricos de EE UU), California y Texas, alrededor del 40% de la población es hispana, la gran mayoría mexicanos. Donald Trump, que vive literalmente en una torre dorada en Manhattan, a 3.000 kilómetros del punto fronterizo más cercano, supone que “algunos” son buenas personas.

La verborrea de Trump contra los mexicanos es tan marciana que obliga a argumentar lo obvio. En el suroeste de Estados Unidos, desde Houston hasta San Francisco, es como si hablara de otro planeta. La inmigración mexicana es algo tan natural y establecido, desde hace tantos años, que palabras como Mexifornia o Texico, en general, Mexamérica, son ya parte del vocabulario y gane quien gane, la Mexamérica seguirá existiendo.

El año pasado, 330.000 personas fueron detenidas intentando cruzar ilegalmente la frontera entre México y Estados Unidos que le da tanto miedo a Trump. La cifra es la segunda más baja desde 1972. Por comparar, solo en el paso fronterizo de Tijuana y San Diego, el más transitado del mundo, registró el año pasado más de 37 millones de cruces legales. Los 25 puertos de entrada terrestre que hay en la frontera, registraron 181 millones de cruces legales. Medio millón de personas al día entra legalmente por esa frontera a trabajar y comprar en Estados Unidos. ¿Muchos? A finales de los 90 eran 800.000 diarios y Trump no decía nada. 14 de los puestos fronterizos tienen ‘vías rápidas’ para que los viajeros confiables puedan pasar sin esperas. Ciudades como San Diego o El Paso viven pendientes de aliviar lo más posible los tiempos de espera.

El sellado de la frontera a la norcoreana que propone Donald Trump suena a completo disparate en los Estados del suroeste. El comercio de California con México supera los 60.000 millones de dólares anuales, tanto como el comercio de México con toda la Unión Europea. Para Texas es aún más importante: México es el primer destino comercial del Estado, con exportaciones por valor de 102.600 millones de dólares en 2014. Más de 460.000 empleos en Texas dependen directamente del comercio con México. Si Texas fuera un país independiente, sería el segundo socio comercial de México, por detrás de EE UU.

En fin que el mundo hoy se jugó su destino entre la demócrata Hillary Clinton y el republicano racista Donald Trump. Todo indica, ganó el racista.

Al momento de cerrar esta nota, Clinton había conquistado 209 votos electorales y Trump, 232. Se necesitan 270 votos electorales para ganar.

Lo cierto es que tanto Clinton como Trump se pelearon voto a voto. Y como el mundo está loco y el elector es impredecible, pues, los estadunidenses decidieron que un hombre como Trump, sin experiencia en política pero un gran negociante, los gobierne después de 2 periodos de los demócratas.

Noticia en desarrollo.

 

Un comentario para "Por escaso margen Trump aventaja a Clinton"

  1. José Gilberto Donado Grimaldo  noviembre 9, 2016 at 12:00 pm

    Con-versando……..Por Don Grim

    Si es muy COMPLEJO este mundo
    de “ELECTOR IMPREDECIBLE”,
    ahora TODO ES POSIBLE
    y lo hace cambiar de RUMBO.
    La POLÍTICA da tumbos
    y en medio del MANO A MANO
    pues ganó EL REPUBLICANO
    en el reñido DILEMA.
    Ojalá que CAMBIE EL TEMA
    y…NO MALTRATE A LOS HISPANOS.

    Responder

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.