Asamblea Nacional de Venezuela citó a Maduro para este primero de noviembre

 

Henry Ramos Allup, informó que la comunicación al mandatario fue enviada el 25 de octubre. En la misiva, suscrita por la directiva del Parlamento, se señaló que el martes pasado se aprobó un acuerdo “en el cual se inicia el procedimiento de declaratoria de su posible responsabilidad política por la grave ruptura del orden constitucional y democrático, así como la devastación de las bases económicas y sociales de la nación”.

De otro lado, están los diálogos propiciados por el emisario del Papa Francisco para que oposición y gobierno se sienten a dialogar, encuentro que no avala el partido de de Leopoldo López el cual no está dispuesto a dialogar con el gobierno de Venezuela y la marcha programada para el 3 de noviembre seguirá.

Otros partidos de la oposición y Gobierno de Maduro han establecido cuatro mesas para trabajar una salida consensuada a la crisis política del país

Después de muchas dudas la oposición ha decidido presentarse en la mesa con una baja notoria: la ausencia del representante de Voluntad Popular, la formación del dirigente Leopoldo López.

Mientras tanto, la Asamblea nacional AN convocó al Presidente Nicolás Maduro para que responda sobre su presunta responsabilidad en la violación de los derechos humanos y la democracia

La Asamblea Nacional convocó para este primero de noviembre al presidente Nicolás Maduro. Su comparecencia, no confirmada,  es el primer punto del orden del día de la sesión prevista para las 2:30 pm.

Asamblea Nacional de Venezuela AN.

Asamblea Nacional de Venezuela AN.

Juicio a Maduro continúa

Según el diario El Nacional, el presidente del Legislativo, Henry Ramos Allup, informó que la comunicación al mandatario fue enviada el 25 de octubre. En la misiva, suscrita por la directiva del Parlamento, se señaló que el martes pasado se aprobó un acuerdo “en el cual se inicia el procedimiento de declaratoria de su posible responsabilidad política por la grave ruptura del orden constitucional y democrático, así como la devastación de las bases económicas y sociales de la nación”.

El objetivo de la convocatoria es que el jefe del Estado responda sobre su presunta responsabilidad en la violación de los derechos humanos y la democracia.  De asistir, el mandatario ejercería su derecho de exponer su defensa ante los diputados.

La sanción al funcionario conlleva una condena moral. Sin embargo, la plenaria parlamentaria está en potestad de recomendar a la Fiscalía una averiguación penal y a la Contraloría, una averiguación administrativa. En la sesión de esta tarde, como segundo punto, figura la presentación de varios hechos que configuran ruptura del orden establecido en la carta magna. Desde la semana pasada la Asamblea Nacional se declaró en sesión permanente.

En un comunicado enviado poco antes del comienzo de la reunión sus autoridades aseguraron que no estaban dadas las condiciones para presentarse a conversar con el gobierno. Voluntad Popular es uno de los cuatro partidos que forman el llamado G4 de la MUD, que controlan la instancia.

El enviado de Francisco

En cuanto a la participación en la mesa de negociaciones en las cuales el emisario del Papa Francisco ha jugado un papel estelar, se supo que los partidos distintos a los de Leopoldo López, quien definitivamente no asistira,  son Acción Democrática, la tolda del presidente de la Asamblea Nacional Henry Ramos Allup, Un Nuevo Tiempo, la organización del excandidato presidencial Manuel Rosales y Primero Justicia, del también exaspirante presidencial y principal polea del referéndum revocatorio Henrique Capriles Radonski.

Acerca del primer careo Capriles ha dicho que confía en el Papa Francisco. “A Maduro no le creo ni los buenos días, son unos diablos capaces de todo”, escribió en Twitter.

Ha sido una cita tensa, según refieren fuentes consultadas, con duros cruces, en la cual cada bando aprovechó para responsabilizar al otro del estado de las cosas en Venezuela.

Los mediadores, entre los que se encuentran una representación del Vaticano y tres expresidentes iberoamericanos, han dado a conocer un documento que resume la jornada, así como los días por venir. La próxima cita ha sido fijada para el 11 de noviembre y la presión por la presencia del enviado del Papa Francisco en Caracas ha sido vital para que comiencen las conversaciones formales.

Las partes han alcanzado acuerdos para constituir cuatro ejes temáticos, de acuerdo con una metodología y sobre unas premisas propuestas por los acompañantes. “Con el propósito de mantener y preservar un ambiente de paz y de concordia, el Gobierno y la oposición se comprometieron a disminuir el tono de agresividad del lenguaje utilizado en el debate político”, agregó monseñor Claudio María Pecelli como colofón del comunicado.

Estas mesas llevarán, de momento, los siguientes títulos:

  1. a) Paz, respeto al Estado de derecho y a la soberanía nacional, coordinada por el exjefe del gobierno de España José Luis Rodríguez Zapatero;
  2. b) Verdad, justicia, derechos humanos, reparación de víctimas y reconciliación, a cargo del Vaticano;
  3. c) económico-social con la guiatura del exmandatario de República Dominicana Leonel Fernández; y d) generación de confianza y cronograma electoral, encabezada por el expresidente de Panamá, Martín Torrijos.

El inicio del diálogo pareció restarle impulso a las iniciativas políticas que tomaría la oposición en el Parlamento, un juicio político al presidente Nicolás Maduro y la declaratoria del eventual abandono del cargo, y a la protesta pautada para el próximo 3 de noviembre, que plantea una caminata hasta el palacio de gobierno en el centro de Caracas. Pero el secretario general de la Mesa de la Unidad Democrática, Jesús Torrealba, de inmediato descartó cualquier cambio en la estrategia en declaraciones al sintonizado programa de César Miguel Rondón. “La marcha va tal como estaba prevista”.

“Teníamos la obligación moral y política de ir a la cita porque nosotros solicitamos la incorporación del Vaticano”, explicó Torrealba en su programa de radio matutino. Parte de ese espacio tuvo que dedicarlo a responder a quienes consideran que el diálogo es una capitulación. La posibilidad de que el gobierno use el espacio para ganar tiempo e impedir que se concrete una salida electoral preocupa a muchos.

 

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.