Democracia, libertad e independencia de poderes

Ariadna Coto Zúñiga

La “Toma de Caracas” fue convocada por la alternativa democrática  y organizaciones de la sociedad civil el 1º de septiembre; constituye una prueba del espíritu cívico, democrático, unitario, pacífico y libertario de los ciudadanos venezolanos como una de las marchas más concurridas y relevantes en el devenir político.

Referéndum 2016. Foto tomada de Internet.

Referéndum 2016. Foto tomada de Internet.

El respaldo popular a esta movilización puso en evidencia el gobierno, el rechazo popular y la necesidad de la fecha para el referéndum revocatorio en 2016, como la vía pacífica, democrática, constitucional y electoral para superar la crisis.

El Grupo Ávila denunció ante la comunidad internacional el creciente deterioro de la institucionalidad democrática en Venezuela, así como las violaciones a los Derechos Humanos, las detenciones arbitrarias y desapariciones forzosas contra dirigentes políticos.

Desde el 6 de diciembre de 2015 se desató una campaña sistemática de ataques contra la legítima representación democrática de la actual mayoría en la Asamblea Nacional.

La sentencia del Tribunal Supremo de Justicia declaró: “manifiestamente inconstitucionales y, por ende, absolutamente nulos y carentes de toda vigencia y eficacia jurídica, los actos emanados de la Asamblea Nacional”.

El Grupo Ávila expresó que “estas flagrantes violaciones a nuestra Carta Magna por parte del más alto tribunal constituyen una demostración adicional del carácter dictatorial del gobierno venezolano”.

A la vez el grupo pidió a la comunidad internacional, gobiernos democráticos y organizaciones internacionales “que eleven su voz para que se fije la fecha del referéndum revocatorio este año; que cesen atropellos y se respete la voluntad de los venezolanos, la autonomía y separación de poderes” que son elementos esenciales de la democracia y del Estado de Derecho.

El Grupo Ávila solicitó a la OEA retomar el caso de Venezuela y profundizar la aplicación de las medidas previstas en la Carta Democrática Interamericana, dado el creciente deterioro de la institucionalidad democrática y los derechos humanos. También solicitó rendición de cuentas a los mediadores acerca de sus gestiones de diálogo.

Los exdiplomáticos llamaron a los gobiernos para que “asuman de manera firme y decidida la defensa de la institucionalidad democrática y actúen en conformidad con los instrumentos para el fortalecimiento de la democracia previstos tanto en Mercosur como en UNASUR”.

Los analistas también claman a los parlamentos de América Latina, Mercosur y Europa, así como al expresidentes iberoamericanos “que realicen todos los esfuerzos posibles para enfrentar los avances autoritarios del gobierno venezolano, cuyas repercusiones podrían poner en riesgo la gobernabilidad regional”.

El Grupo Ávila es una agrupación compuesta por diplomáticos, analistas políticos, profesores universitarios e investigadores en las áreas de Relaciones Internacionales y Ciencias Sociales.

Un comentario para "Democracia, libertad e independencia de poderes"

  1. José Gilberto Donado Grimaldo  septiembre 9, 2016 at 11:14 am

    Con-versando……..Por Don Grim

    DEMOCRÁTICA ALTERNATIVA
    y espíritu LIBERTARIO
    serán siempre un escenario
    en estas iniciativas.
    el GRUPO ÁVILA incentiva
    “CADA QUIEN CON SUS DEBERES”,
    y que en EL ESTADO impere
    respeto a la DEMOCRACIA
    y que haya, en concordancia,
    SEPARACIÓN DE PODERES.

    Responder

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.