Una y más razones por las cuales los Smart phone y las app sociales nos complicaron la vida

Por: Karl J. Nigrinis Stapper para Somos la revista

Recordando hace un tiempo, no mucho por cierto, en el momento que nos gustaba alguien (En el colegio, el barrio, la universidad o algún establecimiento público), entrábamos a hablar con esa persona, si lográbamos simpatía, se procedía al siguiente paso, pedir el número telefónico fijo donde vivía (rogar porque no nos diera un número falso).

Llamadas de ayer. Foto tomada de Internet.

Llamadas de ayer. Foto tomada de Internet.

Pero ¿por qué el número fijo?, resulta que en ese momento la telefonía fija era la mejor herramienta para iniciar la conquista para dos jóvenes, así poder concretar una cita para comer un helado. Era conversaciones largas e interminables, que por cansancio se pasaba de una oreja y se cambiaba a la otra, con esas despedidas que decían “cuelga tú” donde la respuesta era ¨no, cuelga tú”, a tal punto que las madres o padres levantaban el otro teléfono y decían esa famosa palabra que muchos recordaran con una pequeña carcajada “El teléfono es para acortar distancias, no para alargar conversaciones”, dándonos una probable pena, o la respuesta “mamá ya me estaba despidiendo”, donde esa madre tenía la bocina levantada hasta que finalmente colgabas.

Estas largas conversaciones eran un buen presagio donde nos indicaba que las cosas iban por buen camino.

Después venía el tan anhelado encuentro, donde si todo sale como esperaba, venía esa declaración, por fin el esperado “cuadre” (para aquellas personas que no saben qué es el cuadre, es cuando dos personas, en especial adolecentes, se piden que sean novios).

Por supuesto, las conversaciones por el teléfono fijo se hacían más largas, las facturas subían y los novios optaban por un encuentro en un centro comercial, cercanías al barrio, en el parque e incluso en algún lugar de la casa. Siempre dejando algo para contar cuando se encontraban.

Esto serían unas historias asombrosas y no muy fáciles de creer por parte de las nuevas generaciones.

Muchos piensan que los avances en comunicación, en especial con la invención de los Smart phone, han mejorado de una manera sorprendente la calidad de vida, por lo anterior pienso lo contario en el caso de las relaciones sociales, que era mejor cuando se encontraban, contaban lo que pasó en el tiempo que no se vieron. El que invento estas herramientas y los app´s de interacción social, lo hizo para que no existieran interacciones sociales reales entre humanos (con contacto).

El Facebook, en su comienzo solo erar por Internet, por medio del cual se hace el primer contacto, donde no se sale a un parque, o algún sitio para conocer al alguien, sino más bien, por medio de una foto, un “perfil”, se escriben textos sin emociones, por medio de un “me gusta” se busca la interacción, ya no se pide el número de teléfono fijo, sino “dame tu Whatsapp, un app o aplicación aparentemente simple, pero con un poder de poderse comunicar con cualquier persona en cualquier lugar del mundo, a un costo muy bajo, en verdad acortando distancias, pero se perdieron muchas cosas, el momento del contacto, las emociones, las expresiones de la cara, la primera mirada, las risas nerviosas y muchos otros gestos.

Adicional a ello estos dos medios de interacción social genero un gran número de problemas, no solamente a las parejas sino en muchos tipos de relaciones sociales.

Por ello daré algunas de las razones que están en nuestra vida cotidiana.

REdes sociales. foto tomada de Internet.

REdes sociales. foto tomada de Internet.

En FaceBook.

  1. El estado que tipo relación tienes y otros cometarios de los contactos.

Después de un tiempo, probablemente de una interacción física (que hayan salido alguna vez o se hayan conocido personalmente, sí realmente se conocieron en persona), aparece el estado soltero, entonces vendrían los reclamos y reproches, mejor si hay algún amiguito o amiguita, más presión que alguno siga siendo amigo del ex; genera un conflicto interminable, volviéndose más importante poner el estado.

  1. Recordatorio de eventos, fechas importantes y una que otra pendejada.

Viene las famosas notificaciones, donde dicen, “hoy es el cumpleaños de”, se olvidan de una llamada, una visita sorpresa, una invitación a comer, solo se busca por internet una tarjeta, que ni siquiera se tomaron la molestia de poner su toque personal, subirla, y un texto sin vida que dice “feliz cumpleaños”; también el hoy “el día tal hay un evento en”, muestra las opciones “va asistir”, “probablemente” o “no voy a asistir”, que problema si decimos no voy a asistir, más si es de un “amigo”, entonces muchos escogerán “probablemente”, pero es más probable que no asistan.

Olvidándonos de la interacción física, de un abrazo, un envío de tarjeta de invitación, una llamada de invitación, entre otras cosas.

Smar Phone. Foto tomada de Internet.

Smar Phone. Foto tomada de Internet.

  1. El subir fotos, videos, comentarlos y volverlas virales.

No falta el desocupado con los famosos memes, donde se hace una broma referente a alguna personalidad, se dan el famoso “me gusta”, o los nuevos tipos de simbolismos que usas para expresar más tipos de “sentimientos”, reviviendo pasiones, rabias, odios, polémicas y demás; compartiéndolos de forma increíble.

  1. Donde quedo la privacidad y Messenger en inbox.

Ya no puede hacer como antes, que se quiera desaparecer, perderse, que a lo mejor haya tenido una mala relación, porque aunque supuestamente se puede esconder el perfil, de igual forma lo pueden buscar y ubicar, hasta averiguar si tiene o no una relación actual, escribir mensajes a la pareja, generando problemas y también rupturas.

  1. No lo bloquees por nada del mundo o cierres tu perfil.

Otro tipo de problema es que algunas personas se aburren de usarlo y deciden cerrarlo (desde luego Facebook le da un periodo aproximado de 15 dias para borrar definitivamente, inicialmente queda inactiva), entonces viene el cuestionamiento, ¿por qué lo cierra? ¿De quién se esconde? Entre otros, o que se termina una relación, el bloqueo de contactos, es el fin de su vida social.

  1. Entre el cielo y Facebook todo se sabe.

Se acabaron las mentiras piadosas, el saber ¿Dónde está?, ¿Qué hace?, porque cualquier amigo o contacto puede hacer un cometario, publicar una foto, un video o compartir un evento donde se estuvo. Perdiendo en parte su libertad y nuevamente su vida privada.

WhatsApp. Foto tomada de Internet.

WhatsApp. Foto tomada de Internet.

Whatsapp

  1. El estado online, estado, foto de estado y más tormentas

El hecho de saber la última hora de conexión, si está en línea u “online”, le escriben y no contesta, genera muchos problemas, generando muchos rompimientos en las relaciones y aumentando el estrés. Para completar se crea la opción del doble check azul, para saber si leyó o no el mensaje, si lo leyó y no recibir respuesta es un golpe sentimental por ser ignorado.

  1. Estás conectado todo el tiempo.

De acuerdo a la revista shock las nuevas reglas de whatzaperas: a mayor ventanas de chats mayor posibilidad de cachos. La necesidad de saber con quién hablan las otras personas dio pie para que se crearan aplicaciones alternas como: clave para WhatsApp, desaparecer conversaciones instantáneamente, y otras herramientas para esconder posibles relaciones virtuales.

  1. ¿Qué me quieres decir? No te entiendo, what?

Si muchas veces cuesta entender a una persona por teléfono, sea amigo, amante, novio, novia, tinieblo, traga o como quieran llamarla, mucho menos por medio de textos, donde esta herramienta se convierte  el enemigo del entendimiento o desinformador, ahí es donde viene el refrán “No son palabras mal dichas sino mal interpretadas”. Ojala estén en una discusión, todo lo que escribas o grabes en mensajes de voz, será y podrá muy seguramente ser usados en tu contra, a eso le sumamos que si la otra persona escribe más rápido, muy probablemente será su perdición.

  1. El mal uso de los signos de puntuación “¿Cómo me estás hablando?

Cada uno tiene su forma de pensar y de interpretar, no somos adivinos, ni nada parecidos. A veces nos creemos genios para adivinar lo que nos quieren decir, más si las frases no las escriben completas, sin signos de puntuación, o con el uso exagerado de los mismos. No es raro después de un rato recibir el mensaje “no te importó lo que te dije”, probablemente no entendió ni una palabra, o el decir, “¿Cómo me estás hablando?” o “Me le va bajando el tono”, mejor aún “¿Estás bien? ¿Qué tienes?”. Les cuento que los mensajes son textos sin emociones, más si no usan los signos de puntuación de manera adecuada y frases incompletas; también si no conocen el significado de los emojis (los muñecos o emoticones).

  1. Ni siquiera pienses en desconectarte.

Antes las personas podían desaparecer del mapa, sabían que nadie los iba a encontrar, teniendo un espacio de soledad para si mismas. Hoy en día si alguien se desaparece, empieza el sin número de mensajes, cuestionamientos, mal entendidos, porque si pasan más de 10 minutos de un mensaje sin respuesta, genera problemas. Adicional llevar el cargador o la batería portátil, para que el Smart phone (el celular) no se descargue. Llevar el celular con todo el volumen y con vibrador, también si lo desea un Smart whatch, para estar siempre conectado.

  1. Y hablan, hablan y hablan todo el día

Según la revista Shock, el síntoma de una relación moderna y whatzapear: Se habla todo el día por mensaje, fotos, se envían canciones, contar lo que paso en el día, uno que otro mensaje de audio, luego planear ¿dónde se van a encontrar? y ¿a qué hora?, para finalmente no tener de que hablar.

Estas son algunas de las razones por las cuales las interacciones sociales se han visto afectadas, si a lo mejor piensa algunas más lo invito a que las comparta. Desde luego no todas son complicaciones, hay muchas cosas buenas que han traído los medios de comunicación sociales y el uso de los Smart phones.

 

2 comentarios para "Una y más razones por las cuales los Smart phone y las app sociales nos complicaron la vida"

  1. José Gilberto Donado Grimaldo  Julio 28, 2016 at 7:33 am

    Con-versando……..Por Don Grim

    Interesante la nota
    y en verdad tiene RAZÓN;
    se acaba la SENSACIÓN,
    la SUTILIDAD no brota.
    La TECNOLOGÍA agota
    esos CONTACTOS REALES;
    hablar de cosas “TRIVIALES”,
    de MIRADAS, EMOCIONES,
    y cambian las CONDICIONES
    de INTERACCIONES SOCIALES.

    Responder
  2. Rocio Ibarguen  Agosto 28, 2016 at 2:19 pm

    Qué bueno que nos animas a recuperar las viejas costumbres sociales. Así como la moda de años pasados regresa, así será con otros ámbitos de la vida.

    Responder

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.