Sin tocayo

¿Es usted un «sin tocayo»?  Se llama usted  Arsenio, Polentino, Eleuterio, Maximino, Casimiro, don Urbano; Doroteo, Vespasiano o don Patricio?  Aquí le dejamos este poema de Don Grim.

 

José Gilberto Donado. Don Grim. Escritor y poeta.

José Gilberto Donado. Don Grim. Escritor y poeta.

Sin tocayo

Por Don Grim

Que hay nombres no muy corrientes

Lo podemos demostrar;

Pero también admirar

Porque en el tiempo presente

Unos, verdaderamente

Siendo, que son, “rebuscados”,

Dizque muy “actualizados”

Nos pueden causar desmayo,

Y al no encontrar su tocayo,

Al abuelo causa enfado.

 

Hablemos de los “catanos”,

Como Arsenio y Polentino,

Eleuterio, Maximino,

Casimiro, don Urbano;

Doroteo, Vespasiano

Que ya llega don Patricio,

Estanislao, Tarsicio,

Y van quedando en la lista,

Pues tenemos a la vista

A Macario y a Simplicio.

 

Don Persépedis ya viene

Abrazado con Pompilio,

Pues don Ambrosio y Basilio

Muy pocos tocayos tienen.

También llegaron de “estrene”

Petronila y Severino,

Don Remigio y Secundino.

Y pagando su pasaje,

Llegan con mucho coraje

Petronila y Belarmino.

 

Con pasaporte y con sello

Don Clodomiro aparece,

Y hasta orgulloso parece

El buen amigo Apuleyo.

Con aparente destello

De un patriarca de verdad,

Nos indica Josafat

Que con ínfulas, gallardo

Se hace presente Bayardo

Con Fluvio ya en el portal.

 

Al seguir la narración,

Va alzando la mano Flora

Y luego doña Pastora

Dando paso a Encarnación;

Entonces don Hilarión

Va preguntando a Lamberto

Que dónde dejó a Gualberto

A Zoilo y a Gregoriano,

Y si vino don Adriano

A leer  ”UN LIBRO ABIERTO”.

 

Entonces don Saturnino

Hace la presentación

De Melanio y Asunción,

De Viterbo y Pauselino.

Por supuesto Marcelino

Dice que doña Jacinta

Se luce con “mucha pinta”

Y así Apolonio atacó,

Y luego la conquistó

Al separarse de Aminta.

 

Al llegar don Teodomiro

De la mano de Clemente,

Se aglomera mucha gente

Y entre ellos Florentino.

Pero lo quiso el destino,

Que con calma y sin euforia,

Gritara doña Esposoria

Que a Hermenegildo lo adora,

Y así en este cuarto de hora

Nos cuentan la tierna historia.

 

Don Porfirio, muy ufano,

La lista nos la repasa,

Y va nombrando a Tomasa,

Y a Luzardo muy temprano;

Nos señala con su mano

Al bonachón Epifanio,

Y nuevamente Melanio

Llama la atención  de Arides,

Para que don Aristides

Lleve a su hijo al estadio.

 

Álvaro de las Mercedes,

José de la Buena Esperanza,

Van lejos, no los alcanzan

Ni brincando las paredes,

Pues Diosdado y don Diomedes

Con Leopoldo y Aquilino,

Ya viene con Alfonsino

De la mano de Renato,

Pues de pronto este relato

Va llegando a su destino.

 

Enérgicos, sin cansancio

Llegan Cleotilde y Cornelio,

Y con aspecto muy serio,

Contesta  lista Anastasio

Mencionando que Atanasio

Y esto con mucho respeto

CASI es tocayo completo;

En cambio que don Eulalio

Sí difiere de Sandalio,

De Ponciano y Anacleto.

 

Cuando fueron a la escuela

Niño Petro y niño Eulogio,

No les hicieron elogios;

Y a Onésimo y Micaela

Les quedó fue la secuela

De los chinos con sus bromas,

Pues decían que Coloma

Era amiga de Pelagia,

Y hasta les causaba gracia

Cuando hablaban de Paloma.

 

Rembrando sigue la fiesta

Que se lleva a todo costo,

Pues Menelao y Ariosto

Vienen pronto a la palestra.

Dionisia llega muy presta

Con don Claudio y con don Floro,

Y casi como en un coro

A Leopoldo presentando,

Y todo fue terminando

Por la ”rasca” de Artidoro.

 

Mas toda leyenda acaba;

Saluda don Aquileo,

Y entonces don Mardoqueo

Se fue a pegar una “traba”;

Y don Próspero que estaba

Con pantalón “salta charcos”

Dice a Rufino que es narco,

Y se forma el  ”San Quintín”,

Llegando esto a su fin

Con denuncia de Plutarco.

 

Pues bien, amigo lector,

Si su nombre acá lo encuentra,

No crea que es una afrenta;

No se inquiete, por favor.

Don Grim pide con fervor

Si Usted no se impacienta,

Crisóstomo tenga en cuenta

Cuando al ahijado bautice,

Si quiere piense en Ulíser

Y DESPUÉS NO SE ARREPIENTA.

 

AUTOR: Don Grim.  Julio 24, natalicio de nuestro libertador  Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Ponte y Palacios Blanco.

 

 

 

Un comentario para "Sin tocayo"

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.