«Si le habló la virgen le toca ser santo», le dijo Monseñor Alberto Giraldo al Padre Jesús Emiro Claro Torrado

Por Luz Marina Perozo – Redactora de Somoslarevista.com

Uno de los más fieles defensores de la aparición de ‘María Corredentora de la Humanidad, La Divina Pastora’, ocurrida el 13 de mayo de 1997 en la urbanización Tierralinda de Los Patios, es el presbítero Jesús Emiro Claro Torrado,  párroco de la iglesia Nuestra Señora del Carmen, ubicada frente al Parque Colón y una de las más antiguas de Cúcuta.

Al recordar la fecha, el padre Jesús Emiro se remonta a la visita que le hizo a la ciudad de Cúcuta la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe  que venía en peregrinación desde México, en la cuaresma de 1995. Posteriormente, en la Navidad de ese mismo año, cuenta el sacerdote que la virgen no lo dejó celebrar la misa y le dijo: ‘Se repite el milagro de Guadalupe, Cúcuta será la tierra linda de la virgen y de Cúcuta nace la paz’.

Jesús Emiro Claro Torrado. Foto somoslarevista.com

Jesús Emiro Claro Torrado. Foto somoslarevista.com

“Yo pensé que el milagro se iba a dar en ese momento, pero no. El milagro se dio el 13 de mayo de 1997 en la urbanización Tierralinda de Los Patios. Una casa donde la virgen encontró el lugar donde había estado colgado un ángel y lo habían bajado para limpiarlo. Cuando en la noche quisieron colocar de nuevo la imagen se encontraron con una mancha verde donde se apreciaba el rostro de la virgen. Ella se apareció en esa casa porque quería manifestar su amor y llamar a esa familia a la conversión”, sostiene el padre Claro.

“Ella (la vocación a María Corredentora) se tomó tanto a Los Patios como a Cúcuta. El afiche que vamos a sacar con motivo de los 19 años, es la octava edición y la fotografía fue tomada cuando tenía nueve años desde su aparición. Yo he ido tomando la secuencia y en este momento el original está en el templo Nuestra Señora del Carmen. Para mí es la obra de la Santísima Trinidad. Primero apareció la Virgen, luego San Miguel Arcángel, luego Cristo crucificado y al lado su discípulo amado, San Juan. Luego aparecieron los Pastorcitos de Fátima y en la parte superior el Padre Eterno con los brazos abiertos y en la parte de abajo el Padre Pío, San Francisco de Asís y muchos santos más. En el tiempo que ha estado en el templo apareció San Pedro”, explicó el sacerdote.

Construir un santuario

Con ayuda de los fieles, el padre Jesús Emiro se ha propuesto construirle un santuario a María Corredetora. “Siempre me ha pedido que le construya el templo. Ya tenemos el sitio que ella misma escogió en Llanitos (Los Patios), en el cerro. Para adelantar la obra, se creó la Fundación María Corredentora.

“Me donaron un carro para empezar la obra y estamos esperando que nos den las escrituras del lugar para empezar a construir. Primero vamos a hacer unas gradas y en la parte alta una capilla. En la parte de abajo se construirá el santuario internacional de María Corredentora, que pueda albergar a unos 6.000 fieles. La virgen también me ha mostrado que junto al  santuario quiere que se construya la Casa de la Misericordia, un sitio para atender a los enfermos y los médicos que trabajen allí no van a cobrar, sino a prestar un servicio a la comunidad”, afirmó el cura.

Jesús Emiro Claro Torrado. Foto somoslarevista.com

Jesús Emiro Claro Torrado. Foto somoslarevista.com

Apoyo restringido

Para el párroco Jesús Emiro, defender esta obra que se ha convertido en su proyecto de vida no ha sido fácil. “El obispo que me ha apoyado ha sido monseñor Alberto Giraldo de Medellín, quien me ordenó sacerdote en 1989 siendo obispo de la Diócesis de Cúcuta. Le hice muchas visitas para hablarle de la virgen y al principio lo ignoró, pero luego de varias visitas acogió el mensaje y me dijo: ‘Si la Virgen te llama es un mensaje privado para ti y lo debes continuar porque es a ti a quien se manifestó’. Y me dijo también: ‘Jesús Emiro, ¿se te apareció la virgen? Te tocó ser santo’. Eso me lo ha dicho ya tres veces. Ahora que vino a Cúcuta, con ocasión de los 30 años del Seminario, le di el afiche de la Corredentora y una imagen de la Virgen de Chiquinquirá de La Playa de Belén. La virgen me ha pedido que tenga la fuerza y el valor para seguir adelante. Que ella me apoya desde el cielo”, refiere el sacerdote.

Los 27 años de sacerdocio del padre Jesús Emiro Claro Torrado los ha vivido en Cúcuta. Inició en San Antonio de Padua como Vicario parroquial; luego pasó a la parroquia San Judas Tadeo en El Escobal y de allí a Nuestra Señora de Guadalupe en el barrio Zulima. Posteriormente fundó la parroquia Cristo Resucitado de Niza y Jesucristo El Buen Pastor en Quinta Oriental.  En la actualidad es el párroco de Nuestra Señora del Carmen, frente al parque Colón.

La nueva humanidad

El padre Claro está convencido de que María  Corredentora es la madre de la nueva humanidad. “Ella ha hecho posible que 40 parejas que no podían tener hijos, los hayan tenido. El más reciente caso es el de un médico que había hecho todo lo posible para que su esposa quedara embarazada y no había podido. Fue imponerle yo  las manos en nombre de la Corredentora y le llegó un hijo.   También varias personas se han curado de cáncer. Vamos a empezar a recolectar estos testimonios para enviar a Roma. También hay un Libro de Oro para quienes están colaborando con esta obra”.

El párroco ha programado varias eucaristías para festejar a la virgen. El 11 de mayo será en honor a Nuestra Señora de Lourdes, el 12 de mayo a la Virgen de Guadalupe y el 13 de mayo a María Corredentora con tres misas: una a las 6:00 de la mañana (si no llueve será en el cerro de Llanitos), otra a las 12 del día y la tercera a las 5 de la tarde.

Finalmente el presbítero Claro Torrado hizo un llamado a los habitantes de esta zona de frontera. “Les pido que apoyen esta obra porque es la renovación espiritual de la gente de frontera y es, ante todo, la que va a abrir las puertas a una nueva Colombia, a una nueva Iglesia. Porque lo que quiere el Señor es una nueva Iglesia que no esté encasillada, porque Dios también se rebela al pueblo. Por tanto,  todos los bautizados están llamados a llevar el evangelio. La virgen Corredentora ha querido que Cúcuta sea la ciudad ejemplo para el mundo y por ello la ciudad tiene que cambiar muchas cosas, tanto en sus dirigentes como en sus fieles. Porque si ella nos escogió, fue por algo: que seamos ejemplo para el mundo”, concluyó.

 

10 comentarios para "«Si le habló la virgen le toca ser santo», le dijo Monseñor Alberto Giraldo al Padre Jesús Emiro Claro Torrado"

Responderle a Andrés Cancelar comentario

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.