Lengua en salsa alcaparrada, mejor que el chisme

Por Mary Stapper

Hace 4 años le escuché al expresidente Ernesto Samper que el plato típico del Cúcuta no debería ser el pastel de garbanzo sino la lengua en salsa.

Y no lo dijo en el sentido literal sino para expresar que el chisme está muy arraigado, especialmente en algunos cucuteños.

Ernesto Samper Pizano. Foto archivo somoslarevista.com

Ernesto Samper Pizano. Foto archivo somoslarevista.com

¿Tendrá razón el expresidente?

Por un chisme se puede dañar la reputación de una buena persona.

¿Usted ha sido víctima de chismes alguna vez?

Pues, yo sí. Y eso me llevó a un estado de estrés tan grande que se reflejó en el colon irritable que me incapacitó por varios días.

Claro que si hablamos de la lengua en salsa, desde el punto de vista gastronómico, pues, sí, es una delicia que debe degustarse aunque pelar una lengua antes de su preparación es algo engorroso, como es engorroso el chisme como instrumento de violencia sobre todo contra las mujeres.

Dicen los sicólogos que los chismes tienen temas variados de índole sexual, apariencia física o desempeño profesional.

Compre una lengua bien larga, no la de un chismoso, sino de res.  Póngala a hervir durante una hora con una cucharadita de bicarbonato de sodio para que la membrana suelte. Sáquela, déjela enfriar y quítele la piel y con un cuchillo, levante la piel que la cubre.

Lenguan en salsa con alcaparras

Lenguan en salsa con alcaparras

Si quiere preparar en una lengua alcaparrada, aquí le dejo una receta fácil que lo hará pensar mucho antes de regar un chisme que puede dañar la reputación de una persona.

 Ingredientes:

1 lengua de res de tamaño regular (2 libras)

2 cebollas cabezonas medianas

1 hoja de laurel

3 dientes de ajo majados

3 cucharadas de alcaparras finamente picadas

1 taza de salsa bechamel

1 cucharadita de aceite de achiotado

Perejil al gusto, finamente picado

Sal al gusto

Pimienta al gusto

1 cucharadita de bicarbonato de sodio

Preparación

Lavar bien la lengua frotando bicarbonato de sodio por todos sus lados.

Verter agua en una cacerola, en cantidad suficiente, sumergir la lengua, llevar la cacerola al fuego y dejar hervir durante 30 minutos o hasta que la membrana se infle un poco. Retirar la lengua del agua caliente (desechar este líquido) y con la ayuda de un cuchillo quitar la membrana que la recubre.

Luego, poner de nuevo la lengua en una cacerola, junto con la cebolla picada, la hoja de laurel, el ajo majado, la pimienta y agua que la cubra, llevar al fuego y cocinar a fuego medio durante 60 minutos. Añadir sal al gusto, el aceite achiotado y continuar la cocción durante 50 minutos más o hasta que la lengua esté tierna.

Retirar la lengua, cortar en rebanadas, colar el líquido de cocción y devolver todo a la cacerola. Agregar las alcaparras finamente picadas, la salsa bechamel, remover y cocinar por 5 minutos más o hasta que haya reducido y se vea ligeramente espesa

Acompáñela con puré de papa, ensalada de lechuga, tomate cherry partido por la mitad y una vinagreta agridulce. Una delicia.

Mary Stapper - Periodista.

Mary Stapper – Periodista.

Ah… por favor, antes de regar un chisme piense en que el agua derramada no se puede recoger y que la lengua es mejor en salsa alcaparrada porque sabe muy bien y no le hace daño a quien la come, mientras que el chisme daña también al  que lo difunde y lo repite como un «loro» dando por cierto lo que el chismoso dijo porque todo en la vida se devuelve.

Antes de hablar, mida el tamaño de su lengua. Ojalá no le sirva ni de corbata ni de bufanda.

2 comentarios para "Lengua en salsa alcaparrada, mejor que el chisme"

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.