Falleció doña Ligia Echeverría de Cabeza

 

Por Mary Stapper

Aunque la noticia no debió sorprenderme por su precario estado de salud, debo confesar que me duele en el alma la muerte de doña Ligia  Echeverría de Cabeza Quiñones, una mujer que fue como una madre para mí y mi consejera. Voy a escribir sobre doña Ligia, lo que me dicte el corazón.

Ligia Echeverría de Cabeza. Foto especial para somoslarevista.com

Ligia Echeverría de Cabeza. Foto especial para somoslarevista.com

La conocí cuando quedó viuda del doctor Luis Parra Bolívar. La frecuenté, pocos meses antes de nacer Ligia Margarita, fruto de su matrimonio con el político Teodosio Cabeza Quiñones y me contaba historias de cómo nació el diario de la Frontera, de sus luchas y desvelos junto al doctor Luis Parra Bolívar y del gran esfuerzo por sostener un diario.

Doña Ligia me brindó la oportunidad de hacer mis primero pinitos en el periodismo impreso con una sección que se llamaba, “Cúcuta necesita”. Ahí nació también mi columna “Olfateando” que años después trasladé a La Opinión cuando el Diario de la Frontera cambió de dueño. Siempre conté con su respaldo.

Gracias a ella, conocí al entonces Presidente Carlos Andrés Pérez. Gracias a ella entrevisté otros personajes  de la historia como Luis Herrera Campins, Carlos Ramírez París, Rafael Caldera, Lucio Pabón Núñez, Misael Pastrana Borrero, Álvaro Gómez Hurtado, Alfonso López Michelsen y Belisario Betancur Cuartas entre otros.

Gracias a ella aprendí que el periodismo es un gran oficio que debe ejercerse con dignidad, decencia, objetividad y ética profesional.

Gracia a doña Ligia comprendí que vale la pena arriesgarse e investigar hasta al fondo en busca de una información correcta, sin necesidad de dañar la vida y honra de las personas.

Gracias a doña Ligia aprendí que un periodista no es juez para juzgar a los demás porque su misión es la de informar los hechos.

Gracias a doña Ligia aprendí que se puede ser mujer, madre y profesional al mismo tiempo.

Gracias a doña Ligia aprendí que el valor de la mujer no radica en su exterior sino en su interior. Aprendí que la mujer no necesita sobresalir por sus atributos físicos sino por su inteligencia.

Mary Stapper - Periodista.

Mary Stapper – Periodista.

 

Gracias a doña Ligia aprendí el valor de la amistad.

Gracias a doña Ligia, quien recibió todas las dignidades,  aprendí, no hay que perder la sencillez aunque se esté en lo más alto. (Fue directora del Diario de la Frontera, Cónsul de Colombia en Venezuela, Concejal, miembro de juntas directivas, Diputada y Alcaldesa de Cúcuta encargada entre otros cargos).

Gracias doña Ligia por enseñarme el valor de la palabra.

A su hija. Ligia Margarita, quiero contarle que jamás olvidaré a la doña.

Así fue el último homenaje que se le hizo a doña Ligia hace 3 años.

 

6 comentarios para "Falleció doña Ligia Echeverría de Cabeza"

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.