La ausencia de dientes en la buena alimentación y digestión

Por Nelly Osorio Barbosa. Odontóloga. La falta de piezas en la dentadura tiene graves consecuencias que afectan la buena alimentación y la digestión, ya que cada bocado debe masticarse unas 15 ó 20 veces como mínimo.

Odontología estéetica. Foto tomada de Internet.

Para masticar bien. Foto tomada de Internet.

Las piezas dentales del ser humano son de gran importancia e independientemente que una boca limpia y con toda su dentadura embellece el rostro, lo importante es conservarlas sanas para que cada una de ellas desempeñe la función le toca en el proceso vital de la digestión y nutrición.

En el caso de los dientes delanteros son los que, por sus formas alargadas, cortan como un cuchillo, en cambio la función de las muelas es la de triturar y moler bien los alimentos para que se conviertan con ayuda de la saliva en un bolo fácil de tragar y sobre todo de digerir.

En la boca empieza la digestión debido a que existen sustancias (enzimas) que ayudan a preparar el alimento para ser digerido. Si a una persona le faltan piezas dentales, masticará menos veces la comida, lo que provocará que el alimento llegue en trozos más grandes al estómago y esto puede generar pesadez, es decir, que el tiempo de digestión sea muy largo, además de correr siempre el riesgo de un posible ahogamiento.

Una buena opción para complementar la alimentación cuando existen problemas de dentición, es por supuesto tratar de corregir estas faltantes con prótesis o implantes dentales, además de consumir  un complemento alimenticio que contiene vitaminas, minerales, proteínas y calorías que en proporciones adecuadas beneficia la alimentación que el ser humano requiere en las diferentes etapas de la vida.

Existen personas que están sometidas, por periodos cortos, a tratamientos odontológicos agresivos o por efectos de algún accidente u enfermedad y su única forma de alimentarse es a través de licuados con popote. Es cuando este tipo de complementos es una excelente opción en estos casos, ya que de esta forma se obtienen los nutrimentos en cantidades óptimas.

“Los intestinos de una persona de edad avanzada y con problemas de dentición ya no trabajan de igual manera que en su juventud, por ello, si no se alimenta de forma adecuada puede llegara a desnutrirse con mayor facilidad y a sufrir falta de memoria, debilidad, cansancio y depresión, entre otras”, asegura la nutrióloga López.

Así que lo primero es conservar sana la dentadura toda la vida, con higiene y visitas periódicas al dentista, pero si por la edad, accidente o descuido se ha perdido alguna pieza, se puede reemplazar con implantes, pero lo más importante es que esto no afecte la nutrición, por lo que si faltan piezas dentales se debe acudir a suplementos nutricionales, siempre bajo la supervisión médica.  (Video)

Nutrición y buena dentadura. Foto tomada de Internet.

Nutrición y buena dentadura. Foto tomada de Internet.

Además, cuando los alimentos no están lo suficientemente triturados, el sistema de absorción del intestino no logra tomar lo que necesita para que el organismo funcione de forma correcta y por lo regular se presentan problemas de desnutrición.

Las personas, al no poder masticar bien, aunque los dividan en pedazos muy pequeños, empiezan a dejar de comer algunos alimentos que son muy necesarios, sobre todo los que contienen proteínas, minerales y lípidos, como pueden ser las carnes, frutas, cereales, y otras texturas difíciles de masticar que además contienen mucha fibra, tan necesaria en la digestión.

La deficiencia de estos nutrimentos traen consigo desnutrición, problemas de estreñimiento, colitis, gastritis y complicaciones en el tubo digestivo, que a veces no se notan a corto plazo, pero que en algún momento van a manifestarse también con cansancio, baja o alta de peso y problemas gastrointestinales en general, explica la nutrióloga, Adelaida López

Nelly Osorio Barbosa. Odontóloga estética, egresada de la Pontificia Universidad Javeriana y especialista en gerencia y servicios de salud.

Nelly Osorio Barbosa. Odontóloga estética, egresada de la Pontificia Universidad Javeriana y especialista en gerencia y servicios de salud.

Por otro parte, el dejar de consumir alimentos que impliquen un mayor esfuerzo al masticarlos, como la carne, se dejan de usar las piezas dentales sanas y éstas comienzan a debilitarse aumentando el riesgo de perderlas.

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.