Apostolado de la enfermería

Por. Jesús Omar Roca Colmenares – Abogado. Otrora el ejercicio sublime de la enfermería lo ejercían las monjas de la caridad, los padres Camilistas y los hermanos hospitalarios de San Juan de Dios en hospitales y clínicas de poca monta pero con entrega total.

Día de la enfermera. Viñeta tomada de Internet.

Día de la enfermera. Viñeta tomada de Internet.

Con el correr de los hilos del globo terráqueo aparecen comunidades religiosas para estos menesteres: las terciarios capuchinas fundadas por Fray Luis Amigó y Ferrer. Las monjas de la presentación que tienen clínicas en la cosmopolita Medellín con dos sedes; una en el barrio Villa Hermosa y la otra en el sector elitizado del tesoro perteneciente a la comuna del poblado. En la culta Manizales del alma y en la arenosa Barranquilla. Les agrada servir a la comunidad para poner en praxis las obras de bienaventuranza.

Los padres camilistas actualmente están dedicados a la asesoría espiritual en la fundación San Vicente que tiene alta complejidad y es donde practican los internos y residentes del alma “mater de la raza” la Universidad de Antioquia ¡invicta en su fecundidad!

Ejercer la enfermería como auxiliar o como jefe, exige vocación exige compromiso y entrega con los pacientes y familiares. El estrés y la angustia hay que dejarlos a un lado. La relación bilateral  se debe caracterizar por el respeto para el paciente y sus consanguíneos en línea directa. Existen deberes y derechos para ambos bandos los centros hospitalarios deben publicitarlos sin titubeos y no en letra menuda porque es una actitud tramposa.

Estar pendiente de un enfermo, como cuidante desgasta. En veces viene  los corre corre; cuando el paciente se infarta tiene crisis hipertensiva, metabólica y llega herido. Amén  de otros aleteos que puede ser la causa real eficiente y determinante de la hermana muerte como la llamó san Francisco de Asís.

En la actualidad existen calificadas facultades e institutos de este apostolado a lo largo y ancho de nuestro ensangrentado país. Los miembros de este gremio deben ser escogidos con lupa, por resultado y no al dedillo untado por la politiquería. No es permisible contar con personal de mal genio, ni amargados ni bruscos, ni inculto y menos aún jodones. Obvio que este sector en consuno con el cuerpo médico es vital para salvar la vida de los pacientes. Es de Perogrullo que se agotan que se deprimen, que se fatigan porque son seres humanos de carne y de huesos. Abandonan su duce hogar temporalmente para cumplir con el apostolado, que a veces es ingrato.

Este sector de la salud es arcángel de nuestro yeyos. Deben mantener incólume la honra el honor y el decoro. Y estar bien presentados y actualizados.

La prudencia debe ser imperativo categórico para no cometer desafueros, que le hagan pasar un mal rato; porque ponen la torta. El deber de cuidado debe estar latente so pena de omisión de socorro, sancionable penalmente.

Lamentable que no están bien remunerados. Es de vital importancia legislar con justicia social y expedir decretos reglamentarios que los beneficie. El camello que realizan en la cotidianidad es agotador y en algunas partes son explotados y humillados. La mayoría no tienen estímulos rara vez le dan cursos.

En la Clínica San José que es excelente y orientada cerebralmente por Álvaro Salgar Villamizar;  llega a la madrugada el connotado internista Noé Castro a pasar ronda con su ojo clínico y le toca la diana a las enfermeras que cariñosamente le llaman el pájaro madrugador.

Felicitaciones y gratitud en su día instaurado por la sociedad de consumo y no olviden que deben ser tolerantes con los pacientes para que no quebranten la misión apostolar que encarna.

¿Qué sería un país sin este bendito gremio?

¡Que Dios los guarde y los proteja!   

3 comentarios para "Apostolado de la enfermería"

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.