Ventura Bermúdez, uno de los pioneros del Reformatorio de Menores de Cúcuta

El historiador, Gastón Bermúdez, nos envió el discurso que pronunció durante el homenaje que le rindieran al doctor Ventura Bermúdez Hernández, su tío, quien fuera el primer director del Reformatorio de Menores de Cúcuta entre 1939 hasta 1945.

Homenaje al doctor Ventura Bemúdez. Foto archivo particular.

Homenaje al doctor Ventura Bermúdez. Foto archivo particular.

Aquí va el texto completo:

Se le rinde homenaje a quien fuera el primer director de esta Institución, desde 1939 hasta 1945, el doctor Ventura Bermúdez Hernández, fallecido en Bogotá el 9 de abril de 2005.

Su esposa, doctora. Elba María Quintana de Bermúdez e hijos, piden con todo respeto, excusas por no haber podido estar presente, pero agradecen inmensamente al Dr. Edison Cortés y colaboradores, el haber permitido efectuar este homenaje.

Como referencia, la doctora Quintana de Bermúdez es hija del doctor Evangelista Quintana y doña Susana  Vinasco  autores de la cartilla La Alegría de Leer, que durante por los menos tres décadas del siglo XX fue donde muchos colombianos aprendieron a leer. Y dicho sea de paso se aplicó en el Reformatorio de Menores de Cúcuta para alfabetizar a muchos de sus internos.

Se dice que dicha cartilla es el segundo libro más leído en Colombia después de los libros del Nobel colombiano Gabriel García Márquez.    

Recordando un poco de historia, esta Institución fue fundada el 1º de abril de 1939, o sea hace 76 años, siendo gobernador Luis Alberto Lindarte.

La organización e inicio de lo que en ese entonces se llamó el Reformatorio de Menores de Cúcuta, fue en una casona del hoy barrio San Luis, en condiciones muy precarias y con muchas limitaciones económicas, pero se pudo cumplir con éxito la labor, porque todas las personas escogidas para los diferentes cargos trabajaron con mucha vocación de servicio y los internos, muy motivados, se esforzaron para tener una buena formación y ser personas útiles en el futuro.

Esta tarea la lideraron, el doctor Alberto Durán Durán, Director de Educación Departamental en ese momento, quien apoyó, impulsó y orientó la idea, y como Director del Reformatorio, Ventura Bermúdez Hernández, capaz joven cucuteño que había llegado a Cúcuta graduado de pedagogo de la Normal Superior de Tunja, tenía tan solo 18 años de edad, quien con su buen juicio y prudencia, organizó, estudió y le dio vida  al proyecto.

Posteriormente, el 6 de mayo de 1940, se inauguró oficialmente en magnífica ceremonia, el edificio diseñado y construido para el reformatorio, donado por la generosidad de un matrimonio cucuteño, don Rudesindo Soto y doña Amelia Meoz de Soto, por eso posteriormente se llamó Reformatorio de Menores Rudesindo Soto.

Ese edificio quedaba enfrente del Hotel Tonchalá, en terrenos donde es hoy el Centro Comercial Ventura, que como nota curiosa tiene el mismo nombre de nuestro homenajeado.

En Ley 43 de 1973, se ordena el cambio de sede del reformatorio y fue mudado a este lugar (km. 3 avenida 10ª, Manzana 3, Los Patios).

Además ha tenido los siguientes nombres: Asociación del Menor Rudesindo Soto y ahora Centro de Formación Juvenil Los Patios.

En el libro, Memorias 1935-1947, de don Ricardo Olano, empresario antioqueño, recordando cuando asistió en diciembre de 1940 al IV Congreso de Mejoras Nacionales en Cúcuta, como delegado de Antioquia, dice lo siguiente sobre el reformatorio:

¨… el reformatorio de menores, en un gran lote de terreno, en los lindes de la ciudad. Faltan por construir algunos pabellones, pero los que hay, prestan ya gran servicio.

Visitamos su interior; un buen número de muchachos limpios, bien vestidos, reciben allí su educación bajo una dirección competente.

Dormitorios amplios y limpios, buen comedor, salones para clases, cocina moderna.

La cantina es un encanto. Está organizada en compañía anónima, y los muchachos son sus accionistas. el valor de cada acción es de 20 centavos pero últimamente han subido de precio y se cotizan a 23 centavos.

Yo las hice subir comprando una por 25 centavos. Esta es la única acción de compañía anónima que hoy poseo.

Tiene organizada una pequeña orquesta de chiquillos, que tocó algunas piezas en nuestro honor¨.

Como se puede observar, ya en tan solo un poco más de un año, había un reconocimiento sobre la Institución.

Ventura Bermúdez trabajó intensamente durante esos 6 años, tratando de conseguir la mejor forma de corregir y educar a los internos, tarea que no es nada fácil, saliendo muy satisfecho con los logros obtenidos, y dejando encaminada la institución.

Fue tanto su interés e identificación con la causa, que después de cumplir con la misión encomendada, buscando su superación personal, se dirigió hacia la Universidad Javeriana a obtener el título en Derecho, 1.950, y su tesis de grado versó sobre las disposiciones legales y ensayo Psico-Pedagógico en el trato a los internos en este tipo de instituciones, teniendo en su haber, el aval de la experiencia vivida anteriormente.

 

4 comentarios para "Ventura Bermúdez, uno de los pioneros del Reformatorio de Menores de Cúcuta"

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.