Elecciones 2015: Andalucía

Camino de los 40 años de gobierno socialista, Andalucía seguirá siendo la región de la Unión Europea con más paro. Seguirá en cabeza en abandono escolar.

Elecciones en Andalucía.

Elecciones en Andalucía.

Por David Muñoz Lagarejos. España. Y llegaron las primeras elecciones de este movido año electoral. Era el turno de Andalucía, la región más hermética de España en cuanto a partido en el gobierno regional se refiere. Si mal no me salen las cuentas, cuando Susana Díaz consuma esta legislatura serán 37 los años de PSOE en el sur de España.

No ha saltado ninguna sorpresa. El PSOE ha vuelto a ganar, el PP ha vuelto a caer -y Rajoy felicitándose, para que se hagan una idea del nivel- con un ‘no-líder’ como Moreno Bonilla, que no ha sabido decir en la campaña electoral nada más que iba a crear miles y miles de puestos de trabajo, como ya hizo en su día el presidente del Gobierno y sigue sin cumplir. Se nota de quien es alumno el presidente del PP andaluz.

17 escaños menos ha conseguido el PP. Si bien en 2012 este partido consiguió su mejor resultado en unas elecciones a la Junta -50 escaños y el 40.6% de los votos-, aunque no consiguió formar gobierno, pues el pacto PSOE-IU lo impidió, en este año han conseguido los peores resultados de los últimos 25 años. Desde las elecciones celebradas en 1990 el PP no quedaba tan mal situado -26 escaños y el 22.4% de los votos-. Pues aunque parezca mentira, desde Génova se muestran satisfechos por haber conseguido “mejores resultados que en las últimas europeas” y por tener un “líder en Andalucía con progresión y futuro”. Todo un despropósito de los populares.

En cuanto al PSOE, han conseguido los mismos escaños que hace 3 años, pero han perdido 4 puntos porcentuales de voto. Era una victoria segura, pues nadie podría imaginar que el PSOE perdiera ayer, pero puede dejar un pequeño mal sabor de boca según el criterio crítico de cada uno. Ahora toca hablar de pactos. ¿Podemos? ¿Ciudadanos? ¿El PSOE en solitario con acuerdos puntuales? Toca esperar para ver quienes se reparten el pastel; un pastel lleno de corrupción y una burbuja clientelar basada en subvenciones que parece no tener fin.

Susana Díaz Pacheco.

Susana Díaz Pacheco.

Dentro de los partidos emergentes, Ciudadanos ha ganado a Podemos, pese a que los resultados han sido al revés, pues las encuestas daban mejores resultados a la candidatura encabezada por Teresa Rodríguez -otra podemita más que se va del Parlamento Europeo, demostrando poca seriedad y una cabezonería enorme- y peores resultados a los de Juan Marín –quien de regeneración no tiene nada, aviso, pues lleva ocho años gobernando en coalición con los socialistas en el Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz). Ahí no parecía molestarle demasiado que gobernara el PSOE-. Por ejemplo, el CIS pronosticaba entre 21 y 22 escaños a Podemos y 5 a Ciudadanos. Y así la mayoría de encuestas, aunque algunas se acercaron más al resultado, como Metroscopia, que daba 15 escaños a Podemos y 12 a Ciudadanos.

Punto y aparte merecen IU y UPyD. Los bien llamados ‘Izquierda Hundida’ han bajado desde los 12 escaños hasta los 5, en su mayoría devorados por Podemos. Y los de Rosa Díez se quedan en 0 otra vez. Ha tardado poco la dueña del partido en salir a hablar, siguiendo la línea de Rajoy: en UPyD no han cometido errores y hay que seguir por el mismo camino. Sí, el camino de la irrelevancia política y adelantados a toda leche por Ciudadanos. Rosa Díez se lo ha buscado, pero no todo el partido es ella. Veremos cómo sigue este año electoral para ellos, pero no pinta demasiado bien.

Por lo tanto, Andalucía va a seguir por el mismo camino. Socialismo, socialismo y socialismo, como la buena madre del Consenso que vivimos en España. Camino de los 40 años de gobierno socialista, Andalucía seguirá siendo la región de la Unión Europea con más paro. Seguirá en cabeza en abandono escolar.

David Muñoz

David Muñoz Lagarejos.  Autor.

Los problemas no se resuelven intensificando las causas, sino cambiando el modo de hacer política –empezar por una autentica representación sería buen comienzo-, cambiando la política económica, pero no demostrando un inmovilismo que conlleva a agravar los problemas.

 

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.