La seguridad es prevención

Drogas sintética, peligro mortal.  Foto tomada de internet.

Drogas sintética, peligro mortal. Foto tomada de internet.

Por Jorge Eduardo Hartmann Paz*.  Como sucede al interior del país, y en muchas de las principales ciudades, Cúcuta no es la excepción por la forma equivocada que las autoridades manejan el azote permanente de inseguridad, generado por grupos que al margen de la ley se han extendido por toda el área metropolitana y a varios municipios de Norte de Santander. Cuando es el Narcotráfico como negocio aparentemente más promisorio, que desde la producción hasta el consumo final, del comercio de la droga, afecta principalmente, a una población vulnerable escolar, que cada día comienza su adicción a una edad más temprana.

Y esta población que aumenta, y que nos debe preocupar, es la garantía, y el soporte en recurso humano de estas bandas criminales;  jóvenes que por su trabajo arriesgado  son los directamente expuestos a la presión de las autoridades y finalmente terminan  aprehendidos. Siguiendo al mando de estos grupos delictivos, los cabecillas que continúan engañando y buscando adeptos, con un propósito: más adictos.

Y  es que en esta zona fronteriza utilizada como canal de “exportación” al mundo, de químicos y todo tipo de sustancia ilegal, se le premia con un puñado de toneladas para el consumo interno logrando fortalecer la red de micro trafico existente.

Los efectos de las sustancias ilegales  son la trampa para los niños; los más débiles de voluntad y menos consientes al tomar decisiones,   son los que por su adicción son sumisos debido a que la ansiedad obsesiva por la tolerancia a la sustancia que consumen, necesitan  satisfacer su necesidad física y calmar el dolor causado por su adicción. Estos son los que se  convierten en los futuros delincuentes, judicializados por las autoridades, y en los  indigentes que a diario deambulan por las calles.

El trofeo de las autoridades son las capturas de miles de personas por el delito de tráfico, porte y tenencia de estupefacientes, en su gran mayoría jóvenes  entre 14 y 25 años que van a engrosar las cifras carcelarias de hacinamiento, incautan toneladas de droga, y sin embargo no solamente el consumo aumenta, sino que han ingresado al mercado 348 sustancias sintéticas, entre ellas la cocaína rosada, los canabinoides sintéticos, que a propósito uno de los motivos por los que no se aconseja el consumo es porque contiene muchas sustancias químicas, que ejercen sus efectos sobre el cuerpo humano. Y la ketamina, hipnótico y analgésico de gran toxicidad. Estas y muchas otras, prenden las alarmas y dificultan el control por el poco conocimiento sobre sus efectos y de las redes ilegales de comercialización.

La niñez y la adolescencia están en un momento crítico; es el tiempo para prevenir la drogodependencia, es la manera más efectiva de atacar la adicción y la inseguridad. Y se puede llegar a tres tipos de personas, las  que no han consumido, pero que se encuentra en peligro de caer; el segundo caso aquel adolescente que inició a consumir por cualquier causa y quisiera retomar sus objetivos y planes con su vida; y el tercer caso el adicto que se convierte en peligro para todos los demás, a este último se le debe ofrecer atención profesional y rehabilitación.

La  prevención debe estar enfocada a todas las instituciones educativas de nuestra ciudad, y garantizar así una futura seguridad ciudadana.

*FUNDACION RESCATE IPS CAD

CELULAR 3002178133

Un comentario para "La seguridad es prevención"

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.