Gianni Blasi, militar italiano que investiga sobre la II guerra mundial, intercambió ideas con Ingrid Hartmann

Ingrid Hartmann Pazz.

Ingrid Hartmann Paz – Cucuteños por el mundo

Por Ingrid Hartmann Paz. Buenas noches desde Roma. Estuve visitando el «Museo della Piana delle Orme» en Latina, Italia y  me impresionó de manera especial.

Esta era una zona de pantanos, estancados donde la gente moría de malaria. Durante el Gobierno de Musolini se hizo un proyecto de reconstrucción de estas tierras para aprovecharlas para la agricultura. Se proyectaron canales para la irrigación de los campos y el flujo de las aguas y se invitaron con incentivos a los habitantes más necesitados de la Región del FRIULI, reconocidos en Italia por su laboriosidad y su organización para trabajar en ellas y poblarlas.

En muy poco tiempo fueron transformando los campos en zonas habitadas, se irrigaron las tierras, se combatió la peste y con gran esfuerzo construyeron sus viviendas, las escuelas, los hospitales y todavía hoy, aunque la Dictadura de Musolini es justamente criticada por muchos aspectos, éste proyecto de desarrollo  se considera un ejemplo de progreso.

Tanto esfuerzo!!!!! para la reconstrucción, tantas familias recuperadas, tanta gente con una esperanza de futuro diferente, tanta tierra usada para el bienestar de todos, tantos resultados positivos,  hasta que Italia entra como aliada de Alemania en la Segunda Guerra Mundial. En el Museo se hace el recorrido de los hechos y de cómo en poquísimo tiempo la guerra lo destruyó TODO, TODO, TODO.

Estas zonas fueron las más bombardeadas y al final los habitantes que quedaron se los llevaron a Alemania a morir en los campos de concentración.

Ese día en que fuimos a visitar el Museo había por casualidad una manifestación con todas las fuerzas militares y civiles para conmemorar el final de la guerra.

Me impresionó sobremanera un discurso y después me preocupé de contactar la persona que lo pronunció para que me permitiera su traducción y enviarlo a la red.  Me escribió alguien fascinante el Profesor Gianni Blas a quien les presento.

Así nació esta historia.

Gianni Blasi.

Gianni Blasi.

 

Gianni Blasi.

Estimada Señora Ingrid Hartmann Paz,

La Directora del Museo de Piana delle Orme me ha solicitado preparar un discurso porque soy un Consultor sobre el tema. Le escribo alguna información sobre mi historia para que tenga una idea más clara del rol que tengo en el Museo delle Piana delle Orme.

Emigramos con mis padres a  Canadá y volví a Italia para estudiar el «Convitto Nazionale Tulliano» en Arpino (lugar de nacimiento de Marco Tullio Cicerón, Caio Mario e Marco Agrippa, constructor del Panteón) Me gradué en idiomas y en  Literatura de las Instituciones de Europa Occidental en la Universidad de Nápoles y en la «La Oriental» donde he sido docente hasta cuando he decidido que era mejor dedicarme a mis intereses musicales e históricos y ahora enseño en tres sedes, en Frosinone, Alatri y Ceprano, zona cercana a Montecassino conocida por el período de la guerra.

Divido mi tiempo entre las actividades culturales, investigación histórica sobre la Segunda Guerra Mundial (Frente de Cassino, Anzio y Sur de Francia) y estoy con frecuencia en los Estados Unidos y Canadá (porque conservo mi ciudadanía canadiense) para dictar  conferencias sobre el rol de las Fuerzas Especiales en el Lazio y de las tropas canadienses en la Campaña de Italia. Desde el año 2000 organizo viajes históricos en mi territorio que no tienen nada de comercial, son verdaderas inmersiones totales en los lugares de combate, también en zonas incómodas con grupos generalmetne extranjeros. Los grupos que varían de 20 a 70 participantes, son traídos a los lugares que solamente conocen los especialistas, con los buses, yeeps o también escalando las paredes de las montañas; las excursiones bélicas se hacen con visitas a los lugares de interés arqueológico para ofrecer una panorámica cultural y amplia a los huéspedes. Por todos estos motivos me llaman del Museo de Piana delle Orme para seguir los eventos históricos como en el caso de la recuperación del avión Curtiss PL 40 y de su piloto o para las investigaciones en el Museo del Holocausto de Washington D. C. para la organización del pabellón más reciente.

Creo que todo ésto es suficiente para darle una visión de mis actividades y la autorizo a hacer una traducción de mi discurso para los usos que considere oportunos. Me agrada que nuestro museo le haya parecido interesante y espero que en un futuro volverá para profundizar su conocimiento y seguramente necesitará un día completo. Tengo la duda que haya podido asimilarlo todo en una sola visita y si estoy libre, me agradará acompañarla en el descubrimiento de los detalles más significativos.

Aprecio mucho el trabajo que hace por la PAZ EN COLOMBIA, país que me atrae por varios motivos, (no excluyo el musical) y considero que la cultura colombiana merece de verdad una gran visibilidad internacional. Le deseo que el nuevo Presidente  pueda concluir finalmente el conflicto armado de manera que los recursos económicos que requiere la «destrucción» sirvan para fines civiles, sociales y artísticos.

Espero conocerla en un futuro próximo.

GIANNI BLASI

Gentil, Señora Ingrid Hartmann Paz, 

La Dirección de «Piana delle Orme» me ha enviado su solicitud del breve texto de mi discurso. Le agradezco su aprecio. 

Cordialmente,

Gianni Blasi

Piana delle Orme, 13/09/2014.

En el presente año he tenido la posibilidad de participar en numerosas manifestaciones referentes a la Segunda Guerra Mundial, pero no me he encontrado con una presencia  tan numerosa como la que veo hoy, una participación viva y calificada

En esta ocasión para recordar los hechos de hace sesenta años, quisiera separarme de aquellas que son las costumbres de los estudiosos del Segundo Conflicto Mundial y de los análisis de las cartas topográficas, de los ejércitos que hicieron parte, de las armas y de las estrategias

Aquella guerra parece hoy demasiado con frecuencia un recuerdo envejecido de hechos que casi no se refieren a la totalidad de nuestra sociedad. Hecha excepción de las referencias genéricas de los textos escolásticos, los documentos transmitidos sobre canales especializados y cualquier monumento o lápida descolorida puesta en algunos de nuestros municipios, parece que falta el conocimiento de qué cosa haya sucedido verdaderamente en nuestra Región, en Italia, en Europa, en África y en Oriente.

Parece que las decenas de millones de muertos militares y civiles sean un capítulo de archivar. En tanto….. Hacen parte del pasado y no tienen importancia en un presente llevado por la rapidez de la comunicación telemática a la velocidad de ondas electromagnéticas en las cuales todos tratan todo, en todas partes, del micro al macro, de los hechos locales a los mega-sistemas…..y es en este caos informático – telemático que no individuamos más las  señales de los sucesos contemporáneos que son muy similares al desastre que vencedores y vencidos de la Segunda Guerra Mundial han heredado.

Segunda Guerra Mundial. Foto tomada de Internet.

Segunda Guerra Mundial. Foto tomada de Internet.

Cuando veo las ruinas que cada día nos llegan de los puntos más distantes del planeta no puedo evitar ver la suerte que este mismo territorio padeció entre el 1943-45. Aquellas nuestras ruinas, aquellos pueblitos destrozados, los recuerdo todavía cada vez que veo las ruinas transmitidas por la televisión a todas las horas y me pregunto cuál será la suerte de aquellos civiles.  Me pregunto cómo se puede vivir en un modo normal cuando en las ciudades de tu país no quedó en pie ninguna construcción, cuando el alimento y el agua se volvieron bienes de lujo que no se encontraban…  Me pregunto cómo nuestra gente, que vio tantos centros habitados reducidos al polvo haya tenido la fuerza de recomenzar volviendo a poner piedra sobre piedra… Me pregunto cuándo haremos la cuenta definitiva de las víctimas civiles de aquella infame destrucción.

Me pregunto en cuál estado psíquico volvieron a casa después de años en que estuvieron deportados, explotados y sobrevivieron  entre aquel millón y 250 mil  internos militares italianos que constituyeron probablemente los que vivían en esta tierra delle Piana delle Orme. Y continúo a preguntarme como será posible no ver las mismas semejanzas entre la ocupación del Corredor Polaco de entonces y la ocupación de Crimea HOY…..son las mismas justificaciones, los mismos modos, cambian solo las mentiras, y los uniformes sin condecoraciones para que no se sepa de dónde provienen aquellas tropas.

Nosotros, nuestras comunidades, nuestros veteranos, nuestros militares, tendríamos que saber YA,  como inician estas operaciones y COMO TERMINAN en involucrar tantos otros millones de habitantes del continente. Tendríamos que haber aprendido que las cosas importantes como la convivencia civil, los derechos civiles, el derecho a vivir la propia existencia en paz y en la búsqueda de la felicidad a la cual aspiramos, se pueden perder, si nos distraemos, si no sobre evaluamos el peligro de ciertas operaciones, si dirigimos la mirada a otra parte pensando:»No es nuestro territorio, son problemas de otros, no es un problema nuestro»

De vez en cuando me sucede de visitar esos pueblos del Lazio que fueron destruidos, de vagar por aquellos lugares que fueron la sede de aquellas casas vueltas polvo, reflexiono sobre los campos de batalla donde miles de jóvenes cesaron de existir y casi siento el eco de aquellas vidas, advierto los escombros de aquellas casas, percibo la pérdida incalculable de toda aquella cultura destruida y todo esto siento que nos llama con un silencio desgarrador, nos dice que NO PODEMOS ni cometer ni permitir los mismos errores.

No hay alternativas. Los modos para evitar aquellos errores desastrosos se pueden encontrar…si hay el conocimiento y la voluntad.

GIANNI BLASI

 

 

 

 

4 comentarios para "Gianni Blasi, militar italiano que investiga sobre la II guerra mundial, intercambió ideas con Ingrid Hartmann"

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.