No hay mayor bloqueo que la dictadura

Por David Muñoz Lagarejos. Como diría Ludwig Von Misestodo socialista es un dictador disfrazado, a lo que podríamos añadir que si es comunista, es dos veces dictador. 

En 1959 tuvo lugar el final de la revolución cubana, el levantamiento por parte de guerrilleros de izquierdas contra el gobierno de Fulgencio Batista. La consecuencia inmediata de la victoria de dichos guerrilleros, entre los que se encontraban los hermanos Castro y Ernesto ‘Che’ Guevara, fue laimplantación de un Estado socialista, una dictadura comunista que ha ido sumiendo a Cuba en una desesperación continua, inefables violaciones de libertades (Informe de Freedom House sobre Cuba: not free) y una economía engullida por un Estado totalitario.

Son conocidas las promesas varias que los vencedores de la Revolución llevaron a cabo en los primeros meses de poder, como se puede ver en la película de Woody Allen, Bananas, y leer en periódicos de la época. Promesas que nunca cumplieron tales como elecciones libres y universales, hacer de Cuba un país democrático, existencia de partidos políticos, restablecer la libertad de prensa, etc., como podemos ver en el blog de Yusnaby Pérez.

Pronto esas promesas se quedaron en aguas de borrajas y la dictadura empezó a sacar su verdadero espíritu (¿cuál si no?) restrictivo, endureciendo sus políticas liberticidas, de engaño al pueblo cubano y de persecución a aquellos que no profesaran amor perpetuo hacia el régimen establecido cruelmente por los «guerrilleros de Sierra Maestra» y que no siguieran el juego a los Castro y Guevara.

Cuba no tiene nada que ver antes de la Revolución que después. Son numerosas las fotos que podemos ver en redes sociales que comparan la isla caribeña hace 50 años y actualmente. Estas fotos las podemos encontrar en perfiles de Twitter como @Yusnaby, @Noaltirano, @anticastro76 y demás quemuestran la verdadera realidad de Cuba.

¿Es éste el paraíso comunista que prometían los Castro hace 50 años?

Por David Muñoz Lagarejos. Como diría Ludwig Von Mises, todo socialista es un dictador disfrazado, a lo que podríamos añadir que si es comunista, es dos veces dictador.  En 1959 tuvo lugar el final de la revolución cubana, el levantamiento por parte de guerrilleros de izquierdas contra el gobierno de Fulgencio Batista. La consecuencia inmediata de la victoria de dichos guerrilleros, entre los que se encontraban los hermanos Castro y Ernesto 'Che' Guevara, fue laimplantación de un Estado socialista, una dictadura comunista que ha ido sumiendo a Cuba en una desesperación continua, inefables violaciones de libertades (Informe de Freedom House sobre Cuba: not free) y una economía engullida por un Estado totalitario. Son conocidas las promesas varias que los vencedores de la Revolución llevaron a cabo en los primeros meses de poder, como se puede ver en la película de Woody Allen, Bananas, y leer en periódicos de la época. Promesas que nunca cumplieron tales como elecciones libres y universales, hacer de Cuba un país democrático, existencia de partidos políticos, restablecer la libertad de prensa, etc., como podemos ver en el blog de Yusnaby Pérez.  Pronto esas promesas se quedaron en aguas de borrajas y la dictadura empezó a sacar su verdadero espíritu (¿cuál si no?) restrictivo, endureciendo sus políticas liberticidas, de engaño al pueblo cubano y de persecución a aquellos que no profesaran amor perpetuo hacia el régimen establecido cruelmente por los "guerrilleros de Sierra Maestra" y que no siguieran el juego a los Castro y Guevara.  Cuba no tiene nada que ver antes de la Revolución que después. Son numerosas las fotos que podemos ver en redes sociales que comparan la isla caribeña hace 50 años y actualmente. Estas fotos las podemos encontrar en perfiles de Twitter como @Yusnaby, @Noaltirano, @anticastro76 y demás quemuestran la verdadera realidad de Cuba.  ¿Es éste el paraíso comunista que prometían los Castro hace 50 años? La noticia del posible levantamiento del embargo de EE UU a Cuba (todavía tiene que decidir el Congreso estadounidense, de mayoría republicana, contraria al presidente Obama) ha sido recibida conaplausos, alegría y también puntos de confusión y engaño desde los medios afines a los asesinos Castro y compañía. El pasado jueves, en el programa de La Sexta Más Vale Tarde, presentado por Mamen Mendizábal, titulaban la noticia con un "Nueva Cuba", a la vez que entrevistaban a Willy Toledo, quien decía que "el levantamiento del bloqueo es una victoria del pueblo cubano y de su gobierno y una derrota de EE UU". También dijo algo así como que Raúl Castro no consiguió el poder cubano de manos de su hermano, sino que fue elegido presidente. Supongo que se referiría a la Asamblea, pero en un país donde no hay libertad política, está claro que la Asamblea es afín a la dictadura castrista.  ¿Nueva Cuba? No lo creo así, si bien es cierto que el posible fin del embargo es una buena noticia, se queda a medias si no viene de la mano del fin de la dictadura comunista que lleva haciendo estragos en Cuba durante los últimos 55 años.  Libertad de comercio, libre circulación de bienes y mercancías entre EE UU y Cuba está bien, pero si no viene acompañado de libertad individual, libertad de prensa, separación efectiva de poderes, desarrollo de partidos políticos, implantación de elecciones libres y universales y en definitiva, libertad política, no sirve de mucho lo primero.  ¡¡Levanten el bloqueo de la dictadura!! Hay mucha gente que no aprende del pasado y siguen con ideas revolucionarias que buscan coartar la libertad de los individuos e imponer sistemas estatalistas que se acercan a dictaduras. De hecho, muchas dictaduras siguen en pie no por casualidad, sino por el amplio apoyo en varios sectores de la sociedad. Por eso, debemos acabar con la lacra liberticida desde el combate de las ideas, ahí sí que ¡podemos! ¿Es éste el paraíso comunista que prometían los Castro hace 50 años?

¿Es éste el paraíso comunista que prometían los Castro hace 50 años?

La noticia del posible levantamiento del embargo de EE UU a Cuba (todavía tiene que decidir el Congreso estadounidense, de mayoría republicana, contraria al presidente Obama) ha sido recibida conaplausos, alegría y también puntos de confusión y engaño desde los medios afines a los asesinos Castro y compañía.

El pasado jueves, en el programa de La Sexta Más Vale Tarde, presentado por Mamen Mendizábal, titulaban la noticia con un «Nueva Cuba», a la vez que entrevistaban a Willy Toledo, quien decía que «el levantamiento del bloqueo es una victoria del pueblo cubano y de su gobierno y una derrota de EE UU». También dijo algo así como que Raúl Castro no consiguió el poder cubano de manos de su hermano, sino que fue elegido presidente. Supongo que se referiría a la Asamblea, pero en un país donde no hay libertad política, está claro que la Asamblea es afín a la dictadura castrista.

¿Nueva Cuba?

No lo creo así, si bien es cierto que el posible fin del embargo es una buena noticia, se queda a medias si no viene de la mano del fin de la dictadura comunista que lleva haciendo estragos en Cuba durante los últimos 55 años. 

Libertad de comercio, libre circulación de bienes y mercancías entre EE UU y Cuba está bien, pero si no viene acompañado de libertad individual, libertad de prensa, separación efectiva de poderes, desarrollo de partidos políticos, implantación de elecciones libres y universales y en definitiva, libertad política, no sirve de mucho lo primero. 

¡¡Levanten el bloqueo de la dictadura!!

Hay mucha gente que no aprende del pasado y siguen con ideas revolucionarias que buscan coartar la libertad de los individuos e imponer sistemas estatalistas que se acercan a dictaduras. De hecho, muchas dictaduras siguen en pie no por casualidad, sino por el amplio apoyo en varios sectores de la sociedad. Por eso, debemos acabar con la lacra liberticida desde el combate de las ideas, ahí sí que ¡podemos!

Publicado por David Muñoz Lagarejos

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.