«Subamos en burro, papi»

Luis Carlos y su hijo.

Luis Carlos y su hijo.

Luis Carlos Ordóñez Pérez narra vivencias con su hijo menor. 

Llego a la casa cansado, con Mónica y mi hijo menor, Carlos Manuel. Últimamente me canso con más facilidad que antes, supongo que por la edad que va acumulándose en mis huesos, aunque yo digo que es el kilometraje.

-Subamos en burro, papi. -me dice Carlos Manuel.

Es un juego que inventé hace algún tiempo para divertirlo y todavía tiene efecto. A veces llego muy preocupado con algo y no tengo ganas de jugar, pero esta vez acepto. Finjo entonces chocarme contra las paredes, como si montara un burro desbocado al subir y eso lo hace reír.

Más tarde, estoy recostado en mi cuarto, con el televisor prendido y leyendo un libro mientras empieza algún programa interesante, y mi hijo viene a verme. Le dije a Mónica que no quería comer nada porque me sentía un poco mal del estómago y él, que lo oye todo y nada se le escapa, viene ahora y me pregunta si estoy enfermo de la barriga.

-Un poco, mano.

Entonces comienza a sobármela y a decir el sonsonete, con mi ayuda: «Sane que sane, barriga de rana, si no sana hoy, sanará mañana».

Le aseguro que ya estoy mejor y le doy las gracias. Entonces se echa encima mío y me abraza. Lo hace a menudo, abrazarme y yo a veces lo rechazo un poco porque estoy ocupado. Esta vez lo abrazo yo también y nos quedamos así, sin hablar, un rato. Luego, dice que se va a dormir y se retira y yo me quedo pensando lo especial que resulta ser todo lo que él hace, a pesar de que las circunstancias no le han hecho las cosas fáciles.

Luis-Carlos-Ordonez-Perez

Luis Carlos Ordóñez Pérez.

Y concluyo que este ser que ama los tambores y las bandas de música, que adora a su hermano mayor, a sus primos, a sus tíos, que está pendiente de sus compañeros de colegio y sabe quiénes no llevaron el carnet, que todos reconocen en los grandes almacenes donde si uno va sin él siempre lo preguntan, que le gustan los buses, los aviones y los hoteles, que es mi compañero de recocha y anda preparándose para asistirme en la vejez, el que me recuerda siempre las citas y me acompaña a hacer vueltas, el que defiende a su mamá sin dudarlo, él único a quien el gato Uribe permitía cargarlo, ese que hoy está cumpliendo años, es una bendición del cielo y que realmente somos muy afortunados de tenerlo con nosotros.

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.