Estado Islámico, la suma de todos los miedos

  • Hoy arde oriente medio y occidente solo bombardea, pues sabe que Irak fue la segunda guerra perdida de los gringos después de Vietnam.
Foto tomada de Internet.

Foto tomada de Internet.

Por Manuel Guilermo Camargo Vega. Y de los errores históricos. Pocas veces nos ponemos a pensar de manera histórica en los conflictos de hoy, por lo apremiante de la realidad actual.

Como sabemos, en el norte de Irak, el sur de Siria y ahora también en Libia, gana terreno un movimiento fundamentalista Islámico conocido como Estado Islámico, que quiere formar un sultanato de lucha contra los infieles y que empezó al lado de Al Qaeda, pero este lo separo por “extremista”. ¿Cómo será?.

¿Pero cuál es la realidad histórica de oriente medio?. Las potencias coloniales Europeas, en particular Inglaterra cometieron en dichos estados (y civilizaciones) atrocidades, la menor de las cuales fue inventar países rompiendo naciones antiquísimas e irrespetando realidades religiosas, que concluyeron en 1948 con la creación del Estado Judío en medio del mundo árabe. No se me malinterprete, yo creo que debe existir un Estado Judío como debe existir un Estado Palestino, pero Inglaterra lo impuso desde una visión colonialista, cerrando con broche de oro la historia del imperio británico, uno de los más sangrientos en la historia humana.

Agravando esta realidad histórica, oriente medio se volvió el mayor poseedor de recursos petroleros, por lo que la importancia geoestratégica de esta parte del mundo se sumo a su realidad histórica y la volvió un área de conflicto altamente publicitada. No solo los campos petroleros sino los oleoductos existentes se volvieron área de cuidado de las naciones ricas occidentales, en particular las angloparlantes, que llevo a que la gran potencia de Estados Unidos cohonestara con unos gobiernos autocráticos y corruptos, al tiempo que apoyaba a Israel en su lucha con el mundo árabe. Jugaba a prender una vela a Dios y otra al Diablo. Pero ese equilibrio es diabólico y en cualquier momento se rompe.

Y se rompió con el extremismo musulmán que tuvo su punto culminante en el ataque a las torres gemelas de Nueva York el 11 de septiembre de 2001. Pero, como sabemos, los fundamentalismos religiosos precisamente por esconder intereses no santos son los responsables de los mayores crímenes históricos, sea este cristiano, judío o musulmán, y por eso cuando colisionan hay problemas graves.

Para mal del mundo el ataque a Nueva York llegó cuando ocupaba la presidencia un fundamentalista cristiano, además con intereses petroleros como George Bush y eso podría ser uno de los grandes errores históricos. En vez de dirigir su lucha contra Al Qaeda, apoyada principalmente por  Arabia Saudita, aliado de negocios de la familia Bush, decidió intervenir en Irak y Afganistán por su valor estratégico en el transporte de crudo. Se advirtió en su momento que el sátrapa Saddam Hussein mantenía en equilibrio a las malas un país repleto de nacionalidades y civilizaciones desde Ur, Babilonia y Mesopotamia, pasando por los kurdos, además de tener mayoría musulmana sunita, a diferencia del resto del mundo musulmán Chiita, y que romper ese equilibrio sería grave para oriente medio. El fundamentalista Bush, como todos los fundamentalistas no se precian por su inteligencia, y apoyado por la industria de guerra gringa, atacó el “eje del mal”.

Trece años después de la animalada de Bush, respaldado por los siempre serviles ingleses, Irak desapareció y en su lugar revivieron los fantasmas del pasado, y desde Al Qaeda que no desapareció, pues nunca fue el objetivo sino la excusa, revivieron los Talibanes Afganos y surgió el peor demonio fundamentalista que hoy tiene al mundo pensando que hacer. Afortunadamente hoy no está en el poder americano un error histórico como Bush, pero la sociedad Americana aun no entiende que este problema no es solo militar, sino que están pasando una factura de errores históricos con intereses y todo.

Hoy arde oriente medio y occidente solo bombardea, pues sabe que Irak fue la segunda guerra perdida de los gringos después de Vietnam. El criminal de guerra Bush no será juzgado por tribunales de hombres pero si por el juicio de la historia, pero su figura deja un mensaje claro al mundo. Todo extremo fundamentalista venga de donde viniere, todo culto a la personalidad y toda figura mesiánica, sea de derecha, izquierda, se arrope en lenguaje religioso o político, solo es un movimiento irracional personalista que conduce a irracionalidad social, todo lo cual termina en tragedia.

El mejor aporte que cada uno puede hacer a la paz mundial y nacional es usar la razón y el carácter para no permitir más líderes que llaman a luchas mesiánicas arrasando con equilibrios sociales duramente conseguidos. Y no hablo de oriente medio, sino de la casa y el vecindario.

 

Manuel Guillermo Camargo Vega

Bogotá, septiembre de 2014

 

Un comentario para "Estado Islámico, la suma de todos los miedos"

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.