De Santurbán al Tennis Park

Rodolfo Mora Mora, presidente de Fenalco, en su columna de esta semana, aboga porque los ambientalistas no le pongan problemas a la obra del Tennis Park en Cúcuta.

Tennis Park. Foto somoslarevista.com

Tennis Park. Foto somoslarevista.com

Lo que menos queremos es que surja una división entre,   quienes nos interesamos por defender el medio ambiente, por fortuna es la inmensa mayoría de nuestras gentes la que está consciente de que la única herencia verdaderamente valiosa que podemos dejar a las futuras generaciones es un hábitat que les permita seguir viviendo. Por eso, primero que todo, manifestamos nuestro gran respeto y nuestra admiración a las personas y organizaciones que activamente se dedican a la defensa del entorno natural en que vivimos, reconocemos que su esfuerzo y actividad son invaluables.

Páramo de Santurban.

Páramo de Santurban.

Indiscutiblemente toda obra que emprendamos trae como consecuencia una alteración en el medio ambiente; por eso   siempre es necesario hacer el balance entre sus daños y sus beneficios y tomar una decisión.   En el caso de las explotaciones de oro que quieren emprender grandes compañías extranjeras en el páramo de Santurbán, la decisión está tomada y es irreversible: no lo admitiremos ni porque nos den todo el oro que de allí   saquen y mucho más; ni   por todo el oro del mundo, como ya lo hemos expresado en otras ocasiones.

En esto tenemos que estar muy unidos porque el proyecto      es apocalíptico para los dos   Santanderes, y varias compañías extranjeras   han adquirido los títulos mineros en el Páramo de Santurbán,   y según   podemos leer en el Diario la República de este viernes pasado, la compañía Leyhat amenaza con demandar al Estado si no se le permite la exploración. Veamos   lo que dice e la página web de la Leyhat:   “ Compañía multinacional con casa matriz en Canadá y sucursal en Colombia, proyecto de exploración en Vetas-Santander”.

Una segunda amenaza para nuestros recursos naturales es el proyecto en ejecución   del Oleoducto Bicentenario. El simple hecho de construirlo traerá como consecuencia, la tala de árboles y toda una serie de consecuencias ambientales; pero esos daños son insignificante ante los daños que van a ocasionar los derrames de petróleo y que no podemos decir que serán un hecho sino que ya son un hecho, como ya ocurrió en el tramo que está en funcionamiento; este oleoducto tiene una capacidad tres veces superior que el actual y por lo tanto los derrames de petróleo serán de tales proporciones que no queremos ni imaginarlos.

A pesar de este angustioso panorama no estamos ni siquiera sugiriendo una oposición al paso de dicho Oleoducto   por el Norte de Santander.   Es una obra absolutamente necesaria para el país en que vivimos; pero en lo que no podemos convenir,   es en que solamente nos queden los daños y sigamos apartados del desarrollo de este país por el cual estamos resueltos admitir semejante sacrificio, como   es soportar los daños ambientales que el actual oleoducto nos ha dejado y que en proporciones mayores nos traerá el Oleoducto Bicentenario.

Debemos ponernos de acuerdo en que como mínima compensación se termine de hacer una moderna carretera paralela a este otro oleoducto para que todas las gentes que viven en las regiones de influencia del Oleoducto   puedan producir y sacar sus productos a los mercados nacionales e internacionales. Esta debe ser una obra de justicia emprendida por el gobierno nacional. Por su parte la empresa constructora del oleoducto debe considerar como una obra más, dentro de las que debe realizar para continuar su ejecución, la construcción de la represa del Cínera.  Creemos que, conociendo el pensamiento actual del Presidente Santos, respecto al desarrollo de las fronteras, en nada le van a molestar nuestras palabras.

Hechas las anteriores consideraciones hacemos un llamado a las personas y organizaciones que activamente participan en actividades tendiente   a defender el medio ambiente, que reconsideren su posición ante la obra del Tennis Park, que como toda obra tiene sus repercusiones en el medio ambiente, pero, en este caso,   serán repercusiones compensadas, como es compromiso de la firma constructora y a diferencia de los proyectos anteriores, las repercusiones de este proyecto son proporcionalmente irrisorias, también son   superiores los beneficios que esta obra deja para la ciudad.

 

Rodolfo Mora Mora.

Rodolfo Mora Mora. Presidente de Fenalco.

FENALCO   definitivamente apoya la realización del proyecto      Tennis Park. Damos nuestra voz de aliento a la firma Ospinas Cía. S.A y    le solicitamos con   toda firmeza y amabilidad que prefiera a   nuestros ingenieros, a nuestros arquitectos, a nuestros profesionales y a toda la mano de obra necesaria y todos los productos fabricados en nuestra región. Es una manera de reactivar la economía de nuestra ciudad. Activación muy necesaria incluso para los empresarios que van a ocupar las instalaciones del Tennis Park.

FENALCO-RODOLFO MORA MORA, Presidente Junta Directiva

San José de Cúcuta,   septiembre 15 de 2014

 

 

23 comentarios para "De Santurbán al Tennis Park"

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.