Al son de Creole y su quijada de caballo

Por Nohra Ibargüen – Corresponsal en Canadá. Con una trayectoria musical de más de veinte años deleitando con su música a los isleños en Colombia y exportando los ritmos tropicales de San Andrés a diferentes países en el mundo, llega por primera vez a Canadá el grupo Creole.

Creole.

Creole.

El grupo conformado por siete músicos ha sido acogido en los escenarios colombianos y también en los internacionales de países como Bélgica, España, Panamá, Republica Dominicana, Kenia y Estados Unidos. Ahora realizan su gira en Canadá haciendo sus presentaciones en Ottawa, Toronto y Montreal.

Sus conciertos son una fiesta caribeña animada y amenizada por ellos mismos improvisando en los escenarios que recorren, una playa sonora exótica tanto por los ritmos y las composiciones como por los instrumentos musicales que utilizan.

Su primer disco fue producido por el por el músico Rafael Ramos y la Corporación  Cultural  Cabildo,  su distribución en Colombia la hace el sello MTM  y en Europa el sello discográfico  DISCMEDI.

Dentro de ese contexto www.somoslarevista.com   estuvo hablando con sus integrantes acerca del grupo, sus inicios y los primeros retos a los que se enfrentaron

Creole.

Creole.

CREOLE: Orston Christopher fue quien tuvo la iniciativa de empezar este trabajo. Él no se encuentra con nosotros porque él ya falleció. Pero nosotros quisimos continuar con esa obra y hacerle un homenaje a nuestro idioma nativo que es el Creole y por eso el nombre del grupo. Nosotros seguimos trabajando por nuestra música y nuestro folclor.

SOMOSLAREVISTA: En Colombia los ritmos que ustedes interpretan no son populares. ¿Qué es para ustedes la música creole?

CREOLE: Nosotros hablamos un idioma que es el Creole que se estaba perdiendo. Ahora bien, si nosotros empezamos a mirar el panorama musical en nuestro país o en cualquier otro sitio, vemos que es un tipo de música diferente. En lo que se conoce popularmente del folclor colombiano es posible que esta música no esté presente.  Nosotros en Colombia escuchamos Vallenato, Merengue, escuchamos diferentes tipos de música pero rara vez escuchamos un Calipso en las emisoras o en los sitios públicos.

Creole es un compendio de la música caribeña, de la isla. De ahí que hacemos algo de Reggae,  Calipso, Mentó, Shottish, Quadrille y Polka.

SOMOSLAREVISTA: Ustedes utilizan una diversidad de instrumentos musicales como la guitarra acústica, la bandolina, las maracas, pero también tocan instrumentos exóticos como la quijada de caballo y el tinafono. ¿Cómo se desarrolló  la idea de incorporar esos instrumentos como por ejemplo la quijada de caballo?

CREOLE: Según la historia, la quijada no era un instrumento para tocar. Según cuentan, hubo un señor que tenía su caballo, lo llevó para el monte, y allí su caballo se perdió. Durante una semana lo estuvo buscando cuando finalmente encontró una quijada de caballo. Él al verla dedujo que era la de su caballo.  La llevó a su casa y la guardó como un recuerdo.

En San Andrés una de las actividades típicas es la carrera de caballos. Normalmente la gente va con su caballo el día de la carrera acompañada por los grupos musicales quienes llevan los instrumentos típicos de la isla.  Un día, este señor estaba en la puerta de su casa viendo pasar la caravana de gente y los grupos musicales.  Entonces,  sacó la quijada de caballo y le dio unos golpecitos. Los músicos la escucharon y juzgaron que como sonaba bien sería bueno incluirla dentro de la tradición nuestra de la música isleña. Y es así como la quijada se convierte en instrumento musical.

SOMOSLAREVISTA: Eso parece una leyenda.

CREOLE: Si es casi una leyenda.

SOMOSLAREVISTA: ¿Y cómo fue lo de la tina, es decir, del «tináfono»?

CREOLE: La tina es un recipiente que se usaba mucho en la isla por nuestros padres y abuelos para lavar ropa y enjuagarla. Es más, la cuerda que tiene ahí es para guindar la ropa. Un señor que se llama Justepero Garay la trajo del Canadá y empezó a golpearla y le sonó bien. Pero también la tina se usa en África como instrumento musical. Justamente, nosotros la utilizamos como si fuera el bajo cuando tocamos música de tradición.

SOMOSLAREVISTA: Si el «tináfono» tiene sonido de bajo, ¿Cuál es el de la quijada?

CREOLE: La quijada es como la carraca

SOMOSLAREVISTA: Ustedes tienen sus propias composiciones. ¿Qué quieren transmitir cuando escriben y cuando interpretan?

CREOLE: Hablamos de la isla, de las cosas que pasan allí. La mayoría de las composiciones son sociales. Como grupo cultural musical ejercemos una fuerte influencia en San Andrés.

Muchas veces en la música, el ritmo se queda o se va, pero el mensaje o el contenido perdura. Eso es lo que tenemos en cuenta para transmitirlo a nuestra generación y las generaciones futuras. Por ejemplo, muchos cantan las canciones de Bob Marley y Roberto Carlos, porque lo que dijo se queda y el ritmo se deja o no se usa.

Colombia es un país que tiene 68 lenguas nativas de las cuales hay dos lenguas criollas: la lengua de San Basilio de Palenque y el Creole.  El grupo Creole hace un homenaje o un reconocimiento a su propia lengua.

A veces se relaciona el creole de San Andrés con el de otras regiones del Caribe.  Pero su base léxica es el inglés, no como en Haití que proviene del francés. Sin embargo se comparten algunas de las manifestaciones culturales con el resto del Gran Caribe.

El Calipso siempre ha contado los acontecimientos del día a día de las comunidades caribeñas. Tenemos canciones sociales. Lo que ha hecho Creole es recuperar el sentido social. Cada uno de los integrantes canta, cada uno tiene un timbre y un “color” especial.  Y es así como se conforma armónicamente, junto con los instrumentos, lo que es la música del grupo Creole.

SOMOSLAREVISTA: ¿El grupo siempre ha estado integrado por hombres? ¿O ha habido mujeres?

CREOLE: Curiosamente el grupo siempre ha estado integrado por hombres aunque en los últimos años hemos estado integrando algunas mujeres quienes participan como bailarinas.

SOMOSLAREVISTA: ¿Qué expectativas tienen de sus presentaciones en Canadá?

CREOLE: Dar a conocer nuestra música y tratar de resaltar la cultura de Colombia dando lo mejor que tenemos a través de lo que sabemos hacer, y esto es la música.

SOMOSLAREVISTA: ¿Cuáles son los proyectos por venir?

CREOLE: Queremos grabar un disco que recopile la expresión musical de Creole. De otro lado, queremos seguir trabajando en dos sentidos. Primero en el reconocimiento de los músicos viejos, de los portadores del saber. Y segundo,  continuar con nuestro trabajo de circulación internacional dentro del plan que desarrolla Cabildo para la expansión y difusión de la cultura colombiana en el exterior. Creole es una muestra de ese pedazo de tierra en el Caribe, de ese pedazo continental  que mucha gente desconoce aun en nuestro país. Con este trabajo estamos diciendo que somos Colombia.

En nuestros deseos inmediatos está el participar en algunos de los festivales de verano que se realizan en Canadá.

Nohra Ibargüen, Comunicadora Social -Corresponsal en Canadá.

Nohra Ibargüen, Comunicadora Social -Corresponsal en Canadá.

Composición del grupo:

Rafael Ramos, músico y director de la corporación cultural cabildo, promotor internacional y nacional de la música colombiana.

Leodan Grenard Archbold: Quijada de Caballo

Felix Mitchell Gordon: Guitarra (compositor)

Marlon Acosta Pomare: Mandolina (director del grupo)

Orlin Grenard Bent: Guitarra

Fandor Barker : Maracas

Creole.

Creole.

Creole.

Creole.

Creole.

Creole.

Alex Martinez: Tináfono

Jhon Jany de la Hoz: Batería

Un comentario para "Al son de Creole y su quijada de caballo"

  1. Carolina Paz  Mayo 7, 2015 at 8:01 pm

    DONDE ESTA EL CABALLO? JEJEJE

    Responder

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.