Así somos los cucuteños

Mary Stapper. Foto somoslarevista.com

Mary Stapper. Foto somoslarevista.com

Por Mary Stapper. Como dice Alejandra Omaña en su artículo, publicado en la revista Soho, Cúcuta sí es un ejemplo de cultura híbrida porque nos llega gente de todo el país y la recibimos con los brazos abiertos.

En efecto, tenemos comportamientos que nos caracterizan. Hablamos duro, comemos pastel de garbanzo y mute los domingos, cabrito en salsa, turmada y bebemos agua de panela con limón. Comemos cortados, arrastrados, dulces de platico y pocicles con palito y bebemos café Galavís. Vamos al Corral y McDonald no para que esos negocios nos den caché,  sino porque nos gusta su atención, aunque las mejores hamburguesas las produce el cucuteño JuanK.

En cuanto a restaurantes elegantes, abundan en la ciudad como Rodizio, Lóndero, El Molinito, Specia, Cocina Antigua y tantos otros donde se puede comer y muy bien. Fíjese que sólo le nombro negocios de gente con mucho arraigo en la ciudad.

No confunda a los lectores: los del rebusque no somos los cucuteños, sino personas de otras partes de Colombia a quienes en Cúcuta no se les pregunta de dónde vienen, sino que la ciudad les abre sus puertas de manera espléndida, los arropa con las ramas de los árboles que los protegen del caliente sol, de las flores que adornan los jardines y les da oportunidades que en su propia tierra no encuentran. Hasta viviendas gratis les damos.

Claro que el cucuteño es emprendedor. El único problema es que algunos, no tienen sentido de asociación, pero si usted va a Alejandría, (único centro comercial que usted cita), no encuentra cucuteños entre los propietarios, sino paisas, vallunos, costeños, bumangueses y bogotanos entre otros. Esos sí viven del contrabando y no como usted sostiene en su artículo y con el cual insulta a los verdaderos cucuteños. Aquí hay modernos centros comerciales como Ventura, Unicentro, el centro comercial a cielo abierto…

Los de Cúcuta, no necesitamos usar marcas de contrabando porque existen empresas muy serias que importan legalmente sus mercancías, o que diseñan ropa con su propia registro, (tenemos diseñadores famosos) participan en macrorruedas de negocios, asisten a eventos importantes y venden al exterior los productos de calidad que aquí se producen. Sobre todo las mujeres quienes sí investigan y no se quejan de la mala situación como las formadas en el programa Mujeres Ecco y convertidas hoy, en Corporación UNA, mujeres empresarias, fíjese que no hablo de comerciantes. Esta alusión es para dar apenas un ejemplo de los tantos buenos que hay.

Tenemos la mejor arcilla y las mejores cementeras del país. Producimos carbón, construimos los transformadores que le dan energía a Colombia. Somos tan buenos en Cúcuta, que empresas como Ospinas, Pedro Gómez y tantos otros, quieren construir en la ciudad.

El cucuteño promedio sí va al río Zulia porque ha sido tradición el comer rampuche y sancocho a la orilla del río, pero si investiga bien, esos que cita con Runer y equipos costosos, no son nacidos aquí, sino llegados de otras regiones de Colombia, atraídos por la magia y el facilismo y la generosidad de Cúcuta con el resto de colombianos.

¿Con cuáles cucuteños habla usted? Si es con algunos de los que escriben en Facebook, ahí sí se desorienta. Pero los que hemos vivido aquí,  aunque algunos no nacimos aquí, pero amamos esta tierra como propia, sí conocemos nuestros parques y peleamos por ellos y ponemos apodos como en el resto de Colombia. Y nos orientamos a señas, no lo puedo negar, más por costumbre que por desconocimiento y falta de identidad. ¡No faltaba más!

¿Sabía usted que en Cúcuta funciona una economía de péndulo que se mueve al vaivén del precio del peso, el dólar y el bolívar? Cuando el venezolano podía comprar en Cúcuta, llegaba con su fajo de billetes a comprar los buenos productos que se fabrican en Colombia porque nuestro país produce es de muy buena calidad.

Claro que el cucuteño va a Venezuela o iba cuando se podía comprar barato, pero no a contrabandear como usted asegura, sino a ahorrar algunos pesos de su canasta familiar. Eso no me parece mal. Ahora bien, si habla de los pimpineros, esos, en su gran mayoría,  no son de aquí.

Usted dice: “Es ese mismo que va a Venezuela cuando necesita que algo le salga más barato y el que pasa el puente sin sentir que cambia país, porque Cúcuta y San Antonio son la misma vaina. Son la casa. El cucuteño promedio es el que cambia $5000 a BsF y cuando los toma, dice “soy millonario acá” y con eso compra 2 hamburguesas, 2 perros calientes y una Frescolita, hablando veneco mientras hace el pedido y haciendo énfasis en que lo que va a comprar es un refresco y no una gaseosa”. Claro, a la tierra que fueres haz lo que vieres, como decía mi mamá.

No es mentira que tenemos arraigo con Venezuela, especialmente con la gente del Estado Táchira, porque somos andinos (por la cordillera de los andes) y nos parecemos y sufrimos cuando algo malo sucede a uno u otro lado de la frontera, y nos alegramos con los triunfos de todos.

Queremos a quienes, siendo de otras regiones de Colombia y de otros países, se quedaron en Cúcuta porque se enamoraron de su gente y sus costumbres.

Bueno, lo de los modismos en todo el país y todo el mundo, existen. Y a la gente se le identifica por la forma como habla. Por esos los costeños son corronchos, los santandereanos, pingos, los cucuteños, toches… los ocañeros, güichos… ¿Usted en cual grupo se ubica?

Panorámica parcial de Cúcuta. Foto somoslarevista.com

Panorámica parcial de Cúcuta. Foto somoslarevista.com

Cucuteño Virgilio Barco Vargas fue Presidente de Colombia.

Cucuteño Virgilio Barco Vargas fue Presidente de Colombia.

Cucuteña Fabiola Zuluaga, mejor tenista de Colombia de todos los tiempos y la única que ha lugrado ubicarse entre las 18 mejores del mundo. Foto somoslarevista.com

Cucuteña Fabiola Zuluaga, mejor tenista de Colombia de todos los tiempos y la única que ha logrado ubicarse entre las 18 mejores del mundo. Foto somoslarevista.com

Cucuteño Jossimar Calvo, campeón mundial.

Cucuteño Jossimar Calvo, campeón mundial.

Cúcuta. Foto somoslarevista.com

Cúcuta. Foto somoslarevista.com

Cúcuta. Foto somoslarevista.com

Cúcuta. Foto somoslarevista.com

 

236 comentarios para "Así somos los cucuteños"

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.