La realidad de los adictos a las drogas

Drogas incautadas. Foto tomada de Internet.

Drogas incautadas. Foto tomada de Internet.

Por Jorge Eduardo Hartmann * 

Que pesar que ningún partido político ni candidato en particular, se haya comprometido a apoyar  proyectos que ofrezcan tratamiento y rehabilitación a las personas drogodependientes, que aumentan cada día en nuestro país; si hubiera sido lo contrario no se estaría presentado tanta apatía electoral; porque lo que necesita el ciudadano es ser atendido por el Estado en sus prioridades básicas. Pero el desinterés de la administración por el individuo y la familia genera sentimientos de impotencia en la población civil, que no desconoce que existen recursos suficientes, para atender el problema de salud pública causado por el alto índice de consumo.

Si hubiera una atención integral no habría como resultado jóvenes aprehendidos por las autoridades con armas de fuego que posiblemente por la oferta de la delincuencia , ven más atractivo expender drogas, atracar, extorsionar, asesinar etc.

La Fiscalía general de la nación alertó sobre la vinculación de algunos miembros de la fuerza pública con bandas criminales, los mismos que  defienden y dan seguridad a la población civil, son los que permiten que estas bandas criminales se armen, adquieran poder y tomen determinaciones en ciertos lugares del territorio Nacional a su antojo; controlando el negocio del crimen organizado en gran parte del país y  generando en la sociedad desconsuelo, inseguridad y miedo.

La droga incautada que sale de Colombia hacia otros países únicamente es del 20% . Aquí hay una anomalía, ya que toda la inversión en la lucha contra las drogas ha sido para atacar de manera contundente los cultivos, la producción y distribución de sustancias Ilícitas, precisamente para evitar el consumo dentro y fuera del país; por esta negligencia, el 80% llega al destino final y los que negocian con dichas  sustancia con el ánimo de  recuperar lo que dejan de ganar, lo mezclan con sustancias peligrosas, afectando al consumidor final, provocando así más adicción y destrucción.

Mientras todo esto ocurre, “brilla una idea” en los representantes de la ONU; divulgar los resultados de un extenuante debate. Qué deducimos al conocerla?,  la inhabilidad en las funciones de los miembros de este organismo que sugieren despenalizar el consumo de ciertas sustancias, debido al hacinamiento y el costo que representa para el Estado un preso tras las rejas; si la inquietud de los representantes de esta organización es promover el des congestionamiento en las cárceles por la manera inhumana que pagan la condena estos individuos; adelante con la medida, pero a la conclusión que llegamos todos es,  que un alto porcentaje del personal carcelario en Colombia está por asuntos relacionados con  drogas.

Otro argumento en el que se apoyan  estos  para despenalizar el consumo, es la oportunidad que se abriría para cambiar el rumbo de  estos recursos, hacia el tratamiento al drogodependiente; si la prioridad del Estado fuera invertir en la persona afectada, con recursos profesionales, de salud, tratamiento, rehabilitación y seguimiento,  etc. no estaríamos viendo hoy fracasos institucionales en este tema.

Hoy hacemos memoria de  la inauguración de los Centros de Atención Móvil a drogodependientes (CAMAD) en el distrito capital, con una modalidad poco usual; desear mitigar el sufrimiento de los adictos compulsivos, permitiéndoles consumir  a la vez que son atendidos por un profesional de la salud, que  formula medicamentos psiquiátricos con el ánimo contradictorio de  disminuir la ansiedad,  cambiando las drogas mas fuertes por otras aparentemente más fáciles de manejar.  Estos Centros  concluyen siendo un descalabro que arroja fallas en su operación y  pérdidas que ascienden a 2.150 millones de pesos, sin olvidar el retroceso en el camino a dar solución integral al  consumidor. Pues este programa se concentró, en destinar el 60% en el recurso humano y el 40% en las actividades operativas de los mismos, antes que en aportar lo necesario al problema específico del consumidor.

Estamos acostumbrados a la manera como los diferentes entes maniobran sutilmente con soluciones burlescas, y programas ineficientes para el paciente, postergando la respuesta a la pandemia adictiva que nos asedia; debido a  la dependencia que nos obliga a esperar a que otros resuelvan por nosotros que estrategias  ejecutar.

Jorge Eduardo Hartmann Paz, director Fundación rescate.

Jorge Eduardo Hartmann Paz, director Fundación rescate.

Por ahora seguimos esperando con paciencia, a la expectativa, como lo expresó el ministro de Justicia….. hasta la próxima reunión en la ONU en el 2016.

Mientras tanto crecerá la oferta, factor determinante, para que los índices de adicción alcancen máximos históricos.

*Fundación Rescate IPS CAD

Celurar: 3002178133

 

 

 

Un comentario para "La realidad de los adictos a las drogas"

  1. Jose Mauricio Guzman Vargas  marzo 18, 2014 at 10:40 am

    Don Jorge, Dios le continúe bendiciendo grandemente por tan loable labor que se esta realizando por la lucha contra la drogadiccion.

    Responder

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.