«Quien vence obstáculos es quien gana la carrera», sostiene la empresaria Francy Suárez

  • Quienes se quejan de la mala situación es porque no tienen acceso a la información.
  • Cuando su empresa Casa grande arrancaba, estalló el paro campesino en la zona del Catatumbo que duró dos meses y paralizó actividades durante un mes más. 
Francy Suárez, empresaria. Foto somoslarevista.com

Francy Suárez, empresaria. Foto somoslarevista.com

Por Mary Stapper para somoslarevista.com

Nadie al verla imagina que es una agricultora como ella misma se define, pues, parece más urbana. Sin embargo, su vida transcurre en los cultivos de palma de aceite en una finca de su natal Tibú, en tierras del Catatumbo.  Es madre de gemelos, de 16 años, y una mujer que toma riesgos en la vida.

Francy Suárez,  ingeniera de sistemas de profesión, palmicultora por vocación y Presidenta de la recién fundada CorporaciónUNA, creada por mujeres empresarias,  habla de sostenibilidad ambiental y de retos para salir adelante

Se formó en del programa Mujeres ECCO –empresarias para la competitividad de Colombia, organización que ayudó a crear cerca de 400 empresas, lideradas por mujeres en nuestro país. Cuando su empresa Casa grande arrancaba, estalló el paro campesino en la zona del Catatumbo que duró dos meses. Sin embargo, esta situación no la amilanó. Todo lo contrario. Le dio fuerzas para demostrar que quien vence obstáculos es quien gana la carrera.

Francy Suárez. Foto archivo particular.

Francy Suárez. Foto archivo particular.

“Tengo una finca que estoy convirtiendo en una empresa integral autosostenible.  En primera instancia, soy palmicultora y me encanta mucho todo el tema de la sostenibilidad ambiental, del cuidado de los recursos naturales, entonces, todas las actividades que estoy desarrollanado las quiero apuntar a eso, al cuidado de los recursos naturales”, señala Francy.

Otros en su lugar, estarían quejándose de las pérdidas y de la mala situación. “Me ha ido muy bien. Ya empecé con las otras producciones como la porcina. Estoy comercializando cerdos. No ha sido sencillo, pero me ha ido bien. Ya tengo unos clientes a quienes les gusta mi carne y sienten la diferencia con la calidad de lo que les estoy ofreciendo. Estoy mejorando la infraestructura para poder empezar a mover unas cantidades fijas”, señala.

Para nadie es un secreto, el paro campesino que se desarrolló en El Catatumbo, dejó en la quiebra a mucha gente. Cuando le preguntamos a Francy Suárez, cómo resolvió la situación, en voz baja, casi imperceptible, dijo: “Me estoy recuperando aún. Es muy difícil. Por ejemplo, las primeras ventas de cerdo salían en esa época. Las ventas de frutas y de palma de aceite no se pudieron hacer en 3 meses. La recuperación, prácticamente es en lo que estoy vendiendo. Se perdió, pero las cosechas vuelven a estar en la siguiente semana o en los siguientes 15 días”.

Jamás pierde la sonrisa, mientras afirma que el secreto para no morir en el intento es seguir adelante sin quejarse de los problemas que tienen en el sector agropecuario porque nos vimos muy afectados quienes no estábamos promoviendo los problemas. Pero tenemos que quejarnos porque no podemos quedarnos callados. Tenemos que seguir exigiendo y mejorar las condiciones para este sector porque es muy difícil ser agricultor y productor en Colombia. Pero se puede salir adelante”.

Siempre optimista, Francy Suárez dice que quienes se quejan de la mala situación es porque no tienen acceso a la información. ¿Usted qué opina de la gente que se queja y se queja de la mala situación?, le preguntamos.

Las empresarias se unen

«Hay muchas personas a quienes no les llega la información como de las salidas. Porque todos tenemos problemas. Por ejemplo, yo cuento con este grupo de compañeras, de empresarias, que somos amigas y están como con la dificultad y siempre llega alguien con esa idea de cómo se puede seguir adelante. Pienso, a muchas personas esos espacios les hacen falta, de formarse, de enterarse, de tener a alguien que lo direccione y le indique por donde es la salida. Eso hace falta», reflexiona Suárez.

Mujeres Ecco fue un programa que hizo historia. Nació por iniciativa de las Cámaras de Comercio de Cúcuta, Bucaramanga, Barrancabermeja y Cartagena con el apoyo del BID, (Banco Interamericano de desarrollo), sobre la necesidad de crear empresas sostenibles lideradas por mujeres en Colombia y del cual, Somos la revista también formó parte, al igual que Casa Grande y otras organizaciones que aprendieron a montar su plan de negocios y tuvieron el valor de hacerlo YA.

En cuanto a su experiencia en el programa, Suárez sostiene: «Para mí, excelente. Yo había hecho proyectos pero siempre para los demás. Sentarse armar el proyecto de uno, dedicarse a lo que me gusta. Me gusta estar en la finca, realizar las cosas que tengo que hacer. Pienso, no sé si sea cuestión de edad, pero no estoy en la etapa de quejarme sino  de plantear soluciones.  Espacios como Mujeres ECCO me permitió eso, me dio herramientas para plantear soluciones sobre lo que quiero hacer. No me quiero quejar de quienes atentan con el medio ambiente, sino que quiero ser parte de la solución de lo que podemos hacer por los recursos naturales del Catatumbo por ejemplo. Quiero ser un ejemplo, puede ser en 10 años, con la mejor finca y las mejores cosas para mostrar. Eso hay que hacerlo así, de a poquito, con calma, despacio pero firmes y mostrar cosas muy importantes hacia adelante.

El camino apenas comienza…

 

 

Un comentario para "«Quien vence obstáculos es quien gana la carrera», sostiene la empresaria Francy Suárez"

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.