Políticos, estadistas y periodistas

Churchill, Roosvelt, Stalin, Mandela y Gandhi. Fotos tomadas de Internet.

Churchill, Roosvelt, Stalin, Mandela y Gandhi. Fotos tomadas de Internet.

Por Manuel Guillermo Camargo Vega –  Arrancó el 2014 con fuerza en lo político, debido a ser año electoral, y los medios de comunicación en una cruzada contra la corrupción, decidieron desarrollar investigaciones sobre los candidatos, llegando hasta multas de tránsito y propuestas de polígrafo. Todo ello que parece inteligente, esconde tesis perversas y absurdas.

Lo perverso es que la corrupción es un acto de gente bandida, dejando incólume el sistema político colombiano, que es el verdadero problema, y la absurda que el Congreso es para ángeles.

Clemenceau el tigre, uno de los grandes líderes franceses tiene una anécdota que nos ayudará a desarrollar la tesis de este documento. Siendo ya viejo fue al médico, quien después de chequearlo le dice, “excelencia, tiene una corazón como de 15 años”, a lo que el líder responde “desde esa época no lo uso, pues a esa edad empecé a hacer política”.

¿Los políticos deben ser personas impolutas, sin mancha, que no haya incurrido ni en contravenciones de transito? ¿La impolutez garantiza buena administración pública o mente de estadista? Para aclarar, un estadista es un político que influye en el desarrollo de largo plazo de una sociedad, y en muchas ocasiones no son bien vistos en su tiempo, pues lo que está cambiando es el actual estado de cosas. Aquellos que nunca han desentonado, son como los animales perfectamente adaptados a su ambiente, que no lo discuten, lo aceptan. Un ejemplo de estadista es Pedro el Grande, creador de la Rusia moderna; en su época lo odiaban, pero hoy después de 60 años de comunismo sigue siendo el gran líder de Rusia.

Veamos algunos estadistas. Hubo un líder del siglo XX que en su juventud lucho con las armas contra los bolcheviques, y termino aliándose con ellos. Cambio más veces de partido que Roy Barreras, bebía todos los días, se levantaba tarde, quebró, tuvo problemas familiares, fue retirado de un ministerio por un gran fracaso y fue parlamentario toda la vida. Este personaje que Julio Sánchez Cristo consideraría un horror, se llamaba Winston Churchill y fue el gran líder de la Gran Bretaña y la Mancomunidad Británica en la segunda guerra mundial, y hoy una figura señera de los estadistas actuales. Es considerado un gran demócrata, y lo era en lo interno, pero en lo externo siempre fue imperialista y atacó a Gandhi y a Mandela.

El mismo Mandela fundó un grupo terrorista, destruyó su primera familia y profeso el odio. Golda Meir la gran líder Israelita dejo a su esposo, porque los horrores de la política no le permitían tener familia. Franklin Delano Roosevelt, 20 años presidente de los Estados Unidos era un experto en “negociaciones clientelistas”, pero logró convertir a Estados Unidos en la primera gran superpotencia.

El problema es que entre muchos empresarios electorales, que eso son mayoritariamente nuestros políticos, deben surgir los estadistas y usualmente vienen del órgano por excelencia que maneja el equilibrio de intereses de una sociedad: el parlamento. En este se hacen los pulsos de intereses, no se venden medallitas ni se hacen teletones. El estadista tiene conciencia del estado que quiere y lo busca, no lo “concerta, socializa o coordina”, palabrejas tan de moda hoy en nuestros tecnócratas, que garantizo no son estadistas.

Otro gran absurdo es pensar en la bondad de los buenos gerentes y empresarios como administradores públicos. Y el gran absurdo reside en que hay tres entidades que no son democráticas: la iglesia, las fuerzas militares y las empresas privadas. En estas, y especialmente en Colombia, se hace lo que dicen las directivas y el que no está de acuerdo se va. Eso quisieran hacer muchos empresarios en el país, echando al que sobre, según sus definiciones. Además el empresario considera el largo plazo cinco años, hablarles de cincuenta es producirles un aneurisma cerebral.

La W tiene una encuesta a los candidatos para parlamento que incluye preguntas como: ¿Qué opina del parlamento andino?, ¿considera que el congresista debe trabajar en Bogotá toda la semana?, ¿ha sido investigado por alguna CIA?, y otras de ese corte, que asumen que se necesita en el parlamento gente totalmente coherente con el régimen, que nunca hayan sido investigados, usualmente porque donde han estado no hacen nada, pues todo el que hace en esta país es investigado.

¿Qué tal este cuestionario?:

  1. ¿Usted piensa que la corrupción es de gente o es un sistema del modelo político Colombiano?
  2. ¿Considera la sociedad Colombiana una sociedad incluyente en lo económico, lo político y lo social?
  3. ¿Qué opina del sector judicial Colombiano y del “derecho” Colombiano?
  4. ¿Qué cargo administrativo ha desarrollado en lo público o en lo privado, en el cual pueda mostrar realizaciones reales y no emisión de normas o reglamentos?
  5. ¿Ha manejado algún proyecto desde su concepción hasta su realización, ha tenido que ajustar presupuestos, ha debido ajustar obras en su desarrollo?
  6. ¿Qué concepciones tiene en lo religioso, en lo político, en lo internacional? ¿Ha estudiado algo de eso?
  7. ¿Cuál considera el principal problema político de Colombia y que propone para corregirlo?
  8. ¿Se requiere una nueva constituyente y qué modelo de estado plantearía?
  9. ¿Qué modelo de producción considera apropiado? ¿Qué opina de los monopolios u oligopolios públicos o privados? ¿Qué opina de pasar los casos de abuso de mercado al sector judicial?
  10. ¿Qué reforma plantea para el sector judicial Colombiano y que propone hacer con la Contraloría, la Procuraduría y la Fiscalía?
  11. ¿Cómo manejaría usted el tema del narcotráfico en cabeza del crimen organizado y que haría con los drogadictos, incluyendo los alcohólicos y los fumadores?
  12. ¿Qué debería hacer Colombia con la región pacifica para lograr su desarrollo y no solo dar limosnas vía subsidios? ¿Qué hacer con el área Amazónica? ¿Qué opina de la agricultura industrial en la Orinoquía?
  13. ¿Qué papel deben jugar las fronteras?
  14. ¿Qué haría Usted con Fecode y como reorientaría la educación? ¿Qué haría con la educación negocio?
  15. ¿Qué modelo de salud considera adecuado?
  16. ¿Cómo manejaría las relaciones internacionales?
  17. ¿Sabe que es derecha, izquierda y centro?
  18. ¿Qué haría con la paternidad irresponsable en el país, que ha llevado a un país de madres cabezas de hogar? ¿Tiene demandas de alimentos?.
  19. ¿Qué sistema fiscal considera apropiado?
  20. ¿Qué opina de un estado más regulador?, ¿Y cómo darle dientes a las entidades ejecutivas de control?
  21. ¿Qué opina de lo ambiental?
  22. ¿Qué opina de la tecnocracia?
  23. ¿Cuál debe ser la capital del país?
  24. ¿Qué opina de los grupos económicos dueños de medios de comunicación y de periodistas con agenda propia?
  25. ¿Está cansado?

Yo la valoraría así: si no supo contestar a más de 10 preguntas, siga litigando o en el periodismo de investigación. Si contesto hasta 15, ¿de verdad se va a lanzar a medirse? Hasta 20; no se vale trabajo en grupo ni usar al doctor Google. Si no contesto la 17 con argumentos, se va a reelegir. Si contesto todas, el cuestionario está mal hecho, y sólo le valdremos la respuesta a la pregunta 25.

Manuel Guillermo Camargo Vega

Bogotá, enero de 2014

 

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.