Al oído de Donamaris: me cansé…

Por Mary Stapper. Me cansé de la empresa de Alumbrado Público que por las noches deja sin energía a buena parte de la Avenida cero, especialmente en los sectores comprendidos entre  las calles 14 y 15, 20 y 21 en Caobos-Barrio Blanco, así como otras calles y avenidas de la ciudad.

Me cansé de ver a los indigentes, cuidanderos de carros con palito y gente rara que invade a Cúcuta ante la indiferencia de las autoridades.

Me cansé de ver cómo cortan los árboles de la ciudad y nadie responde por ese atentado contra Cúcuta y su gente.

Peatones sufren para cruzar las calles en Cúcuta. Foto somoslarevista.com

Peatones sufren para cruzar las calles en Cúcuta. Foto somoslarevista.com

Me cansé de hacer malabares en la calle para poder cruzar al otro lado porque vehículos y motorizados, buscan ganarle a los peatones.

Me cansé de ir por algunas calles y encontrarlas llenas de vendedores ambulantes.

Me cansé de la gente que sólo piensa en venderle a los venezolanos (ya no vienen) y no se preocupan por diversificar los mercados.

Me cansé de saludar en las oficinas públicas y que la gente no diga ni buenos días ni buenas tardes.

Me cansé de los trancones por falta de una buena semaforización.

Me cansé de escuchar noticias sobre niños quemados con pólvora y de la irresponsabilidad de sus padres o adultos que los cuidan.

Me cansé de las FARC, de las Bacrim, de los políticos oportunistas, de los Castro cubanos, de la guerra sucia en campaña, de Daniel Ortega, de Nicolás Maduro, de Santos y sus lambones, de las peleas de los ex presidentes, de Cepeda, Córdoba y Robledo. También de quienes quieren el voto en blanco y no piensan en función de país, departamento o ciudad.

Me cansé de los ruidosos que no respetan el sueño de la gente.

Me cansé de ver a los discapacitados, tratando de ganarle el paso a los andenes ante la falta de rampas.

Claro, hay cosas que me gustan mucho:

Me gusta ver a los escobitas, barriendo las calles todos los días de la semana.

Me gusta el canto de los pájaros porque gracias a los árboles que aún nos quedan, deleitan con sus coros y trinos desde la mañana hasta que cae la tarde.

Me gusta que arreglen parques y pavimenten las vías.

Me gusta que los niños reciban una educación de calidad tanto en casa como en los colegios.

Me gusta que la gente defienda los pulmones de la ciudad.

Me gustan los planes de vivienda para gente pobre.

Me gusta tomar fotos de todo lo bueno que veo para evitar la desesperanza por lo malo que encontramos a nuestro paso.

Al oído de Donamaris. Foto somoslarevista.com

Al oído de Donamaris. Foto somoslarevista.com

Me gustan las luces de Navidad de Medellín porque en Cúcuta, salvo en Unicentro y Ventura,  aún no se instalan  en parques, avenidas y puentes.

Me gusta la gente que se arriesga y monta empresa como las mujeres ECCO quienes, a pesar de la crisis, sonríen y siguen adelante, generando empleo e innovando.

Me gusta el chisme, como a todo mundo, pero me molestan las campañas de desprestigio contra los contrincantes políticos.

 

Un comentario para "Al oído de Donamaris: me cansé…"

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.