¿Por qué invertir en Cúcuta? (Análisis)

Por Manuel Guillermo Camargo Vega – Análisis. Empezando por el principio que es por donde se debe empezar, ¿por qué se invierte?. En las economías de mercado, el capital se invierte para aumentar el capital. ¿Por qué la inversión es buena para otros, aparte de los inversionistas?

Panorámica parcial de Cúcuta. Foto somoslarevista.com

Panorámica parcial de Cúcuta. Foto somoslarevista.com

Porque si no se hace en actividades especulativas, sino en actividades reales y reguladas (responsabilidad del Estado), permite la creación de empleo formal, paga impuestos que permiten inversión social (de equidad, que fomenta el desarrollo y es responsabilidad del Estado) y genera otros negocios alrededor de los originales. Si el Estado funciona, la inversión impacta positivamente el desarrollo; si no funciona, el capital serio tiende a huir y se atrae la especulación y la extracción de rentas.

A partir de aquí suponemos que el Estado “permite” inversión; es decir, hace lo básico en cuestiones de seguridad, justicia y redistribución. Esto último impacta el desarrollo pero no es una barrera a la inversión. Dicho esto, ¿en general, en que se puede invertir capital no especulativo?. En cinco sectores económicos, de valor agregado creciente. Se entiende por valor agregado, que el producto o servicio generado tiene o no mucho aporte de transformación. Esto se explicará en más detalle hacia adelante. Los cinco sectores son:

  1.      Extracción de materias primas, llamadas “commodities” en leguaje económico, que se caracterizan porque el producto extraído no se distingue en su origen. Un kilo de carbón mineral es igual a otro kilo de carbón mineral. Aplica para hidrocarburos, minería, y similares, incluyendo a agricultura básica y la ganadería.
  2. Desarrollo de infraestructura. La infraestructura es la construcción, en una palabra. Construcción de acueductos, alcantarillados, redes de energía, vías, inmuebles de uso privado y público, redes de transmisión de datos y video y demás. Los servicios públicos pueden agruparse aquí. Esta es la base del desarrollo.
  3. La manufactura es la producción de bienes transformados a partir de la materia prima. Por ejemplo, la joyería. Y también la producción de bienes intermedios, que se usan para un producto final. Manufactura de vidrio, productos de plástico y de metal, y demás que se usan en un vehículo. Usa más maquinas que trabajo altamente calificado. Es la base del trabajo obrero. Fue la base de la primera revolución industrial.
  4. Los servicios utilizan más trabajo calificado que maquinas y es el sector de más desarrollo en el mundo desarrollado. A el pertenecen los servicios financieros no especulativos. Por especulativo tenemos un capital que busca aprovechar “inconsistencias” de mercado, como las tasas de cambio, colocar capitales de paso en economías de altos intereses, comprar y vender ilusiones . Están los servicios médicos, educativos, de consultoría profesional, y el comercio, desde la simple compra-venta simple hasta el marketing más especializado. La compra y venta de productos manufacturados, eso es el comercio.
  5. La investigación y el desarrollo de tecnología es la actividad económica más rentable, pues transforma trabajo intelectual en ciencia y tecnología que permiten saltos reales en el desarrollo. Hoy tenemos fuerte investigación y desarrollo en comunicaciones y sistemas de información, biotecnología y materiales a nivel de nanoestructuras.

Para darnos una idea de las diferencias entre países, mostraremos a continuación una gráfica del aporte que los distintos sectores dan a diferentes economías. (Ver gráficos)

empresar-por-pais

Como se observa, entre más desarrollado es un país, más se basa en los últimos sectores y menos en los primeros. En Colombia el 54% de las primeras 50 empresas del país están en los sectores de materias primas y servicios públicos; en Finlandia estos rubros son el 18%, en Estados Unidos el 14% y en Alemania el 8%. El problema en Colombia es que los otros sectores están decreciendo, contrario al mundo desarrollado. El sector servicios que en las 50 principales empresas de Estados Unidos alcanza un 62%, en Colombia solo llega al 22%. En Alemania y Finlandia servicios es el 50% de sus principales 50 empresas. La manufactura en Colombia y Estados Unidos representa el 24%; en la primera porque nos volcamos a los commodities, en la segunda por el crecimiento de la segunda revolución industrial. En la poderosa fabricante que es Alemania es un 42% y en Finlandia el 32%. Recordemos que Finlandia está congelada ¾ partes del año.

Como observábamos antes la rentabilidad aumenta con el valor agregado y es por eso que las economías más desarrolladas tienden a los últimos niveles de la escala. Ahora ésta es una simplificación del mundo real; en la actualidad se encuentran importantes compañías manufactureras de productos para la venta de servicios de información y comunicaciones, basada en investigación. Apple es el ejemplo: produce teléfonos celulares para vender sistemas de información que han desarrollado en la empresa. No son manufactura de teléfonos solamente, ni venta de de servicios de software, sino empresas basadas en el conocimiento. Son parte de la segunda revolución industrial.

Desde el punto de vista insumos, cada inversión tiene mezcla variable de capital y trabajo, y con diferentes niveles de importancia. Los sectores 1 y 2, son intensivos en capital para compra de activos, mientras que los sectores 4 y 5 son intensivos en capital humano.

¿Cómo se valora una inversión?

Se parte de una “idea” emprendedora que considera que hay una demanda desatendida o que cuenta con un producto que atraerá demanda. Lo usual es lo primero, pues lo segundo sobreviene usualmente en países con desarrollo de tecnología, como las tabletas, los smartphones o los GPS. En economía la demanda crea la oferta usualmente. No existen productos solos, sino productos-mercados, productos enfocados a un mercado. Entonces atender demandas existentes o crecientes es el interés de un inversionista.

Después de definido el producto-mercado se estudian los recursos disponibles de capital y trabajo, dependiendo del tipo de empresa. Si se busca atraer inversión es porque no se cuenta con ella; pero también hay que entender que el capital como todo recurso es limitado y por eso las regiones compiten por lograr capturarlo. Si no existe una base de capital humano calificado, empresas de los sectores 3 y 4 hallaran en ello una barrera. La educación es parte esencial del mundo empresarial.

Los insumos del producto son importantes en caso que sean materias primas; la logística es clave, además para los costos de transporte, para la ubicación de empresas que trabajen con bienes intermedios. La competitividad de una región se da en su institucionalidad incluyendo seguridad, los costos de gestión de personal y los costos logísticos y de servicios públicos.

Ya metiéndonos en materia de porque invertir en Cúcuta, es importante además de lo ya mencionado la geopolítica, esa mezcla de geografía y análisis de realidades políticas tan importante para definir opciones de futuro. Un punto importante para saber si es ventaja invertir en una región, es saber si ella está cerca de mercados crecientes o no. Cúcuta es ambivalente; por una parte ya cuenta con un tamaño que la hace visible a proyectos de mediano tamaño, pero en cuanto a ubicación estamos en un valle intracordilleras que nos aísla naturalmente de los mercados importantes de Colombia y Venezuela que están al centro y occidente u oriente, respectivamente. Somos un mercado mediano de bajo poder adquisitivo alejado por la naturaleza de los mercados importantes. Eso visto geográficamente. Como mercado, el área metropolitana y aún la conurbación binacional es una urbe de un millón y cuarto de residentes, que aunque cuentan con bajo ingreso promedio, este se mantiene de trabajo “no formal” que la frontera permite.

Visto políticamente somos la frontera con un país que hoy está en serias dudas que pueda sobrevivir como una economía que la gente quiera para comerciar. El país del pajarito es hoy la gran incógnita del continente; y la incógnita no se refiere a si va a fallar, sino a cuando y como, refiriéndonos con esto ultimo a si hará implosión (hacia adentro) o explosión (hacia afuera). La condición de la frontera hoy es de presencia de crimen organizado, privado o estatal, que busca extraer rentas económicas de las diferencias socio-políticas. Es decir, el crimen organizado es un capital especulativo y como tal se comporta.

Ahora, como dicen los chinos, toda gran amenaza trae una gran oportunidad si se sabe ver. Colombia y Venezuela como países en la misma senda de desarrollo, que son parte de un mismo origen y deberían compartir un mismo destino, deben manejar sus problemas por las fronteras, pero también las soluciones. Dado por muerta la economía basada en el cambio monetario, es de esperar que Cúcuta opte por ser el escenario de manejo de la crisis humanitaria que se cierne sobre Venezuela. Ya perdimos la oportunidad de conseguir capitales de la diáspora venezolana, al no ofrecer condiciones especiales que nuestra geopolítica ofrecía, no perdamos la oportunidad de ser parte de la reconstrucción de la patria Bolivariana, en el buen sentido de la palabra.

Las oportunidades futuras de Cúcuta frente a Venezuela deberían estar ya identificadas y los recursos necesarios ubicados. Hay que trabajar en ello de manera permanente y profesional.

Si miramos Cúcuta a la luz de los sectores mostrados en la gráfica anterior, podremos decir que frente al país nuestra dependencia de materias primas y servicios públicos es mucho mayor. No se sabe cuánto, pero si nos fijamos en que el carbón, petróleo y minerales son nuestra base económica y que la electrificadora es la mayor empresa regional, es fácil concluir nuestra caracterización económica mayor. El sector de servicios que debería ser el importante por el comercio, es importante en la intermediación monetaria o de contrabando; es decir, está basada en capital especulativo. El sector servicios sin ese capital se reduce al normal de nuestras ciudades. El sector manufactura se basa en las arcillas, con un cluster relativamente importante. La demás industria es de mediana a microempresa, como en el caso del calzado o las confecciones.  Aunque la mirada es un tanto simplista, da las líneas principales para planeación.

Pasemos ahora a las posibilidades de Cúcuta en los diferentes sectores, pero empezaré con la infraestructura por considerarse ésta, la base de cualquier desarrollo.

¿Qué pasa con nuestra infraestructura y servicios públicos?. Esa es nuestra gran debilidad. La globalización identificó que para que un país fuera competitivo, debiera serlo también en su infraestructura, pues por más esfuerzos de eficiencia y productividad que se realicen al interior de las empresas, ellos se pierden en los costos ineficientes de insumos básicos de cualquier industria y costos logísticos.

Nuestras conexiones terrestres son dos vías de montaña de pobres a medianas especificaciones cuando son operativas. Tenemos además un aeropuerto pequeño, sin capacidad de carga y nada más. En servicios públicos, electricidad está con cobertura prácticamente total y buen servicio, aunque con riesgo por ser cola del sistema interconectado controlado con una carboeléctrica. Telefonía es un buen servicio, tanto fija como inalámbrica. El GLP es un buen servicio en cobertura y calidad, pero no competitivo en costos. Aseo también funciona; alumbrado público, como en el país es deficiente. Y ahí paramos.

El acueducto es un proyecto que avanza pero con un atraso histórico monstruoso. Hoy la ciudad no es 7/24 ni en un porcentaje de la ciudad. Sin hablar del alcantarillado, ni menos de plantas de tratamiento de aguas residuales; es un proyecto con activos envejecidos. El gas natural es un sistema aislado del sistema nacional de transporte, abastecido pobremente con pozos de operatividad poco confiable, que no ha podido cubrir la ciudad. Ello además lo hace el más caro del país, perdiendo así la competitividad que en otras zonas del país el gas natural ha dado a su economía.

En salud tenemos una buena infraestructura privada y una deficiente estructura de atención pública; somos parte del gran problema de la salud en Colombia. En educación estamos en calidad por debajo de la media nacional y en capacitación técnica solo hay el sena. En servicios financieros y de seguros, somos una zona que depende de una regional; es decir, nuestros bancos son totalmente dependientes. También las compañías de seguros. Los establecimientos no financieros, son pequeños y en su mayoría sin carácter empresarial formal. En seguridad, somos brigada, más no así división; la policía es insuficiente ante el tamaño del desafío del crimen organizado, que lo tenemos todo y en justicia, como el resto del país. Es decir, en lo que el país es malo, somos malos; en lo que le país se puede destacar, también tenemos problemas.

Infraestructura

Y por último, si consideraramos al Estado un servicio, nuestros gobiernos local y regional, aunque no son los peores del país, tampoco son los mejores, y en todo caso, han mostrado ser incapaces ante el desafío de los problemas, cuando lo quieren hacer. Antes eran parte del problema; hoy no son parte de la solución. Y nuestros líderes públicos nacionales tienen un indicador que los define: varios van a jubilarse del congreso y en todo ese tiempo la región desmejoró. Líderes privados los hay, pero están como en el resto del país dedicados a sacar adelante su proyectos. Piensan corto plazo.

Pero increíblemente el sector de infraestructura es el que mayores posibilidades de negocio tiene, cubriendo con inversión privada las deficiencias nuestras.

Nuestras vías son poco competitivas y su mejoría no nos mejora frente a costos de transporte del resto del país, por lo que se requieren proyectos que bajen el costo logístico de tránsito de bienes entre la ciudad y los polos de desarrollo. En el tema vial la solución es el tren, sobre el que he escrito varios artículos en La Opinión.

Tren binacional

Resumiendo, se requiere un tren de trocha estándar que una Cúcuta con el magdalena medio y la red férrea nacional, que permita ofrecer una transporte de bajo costo a nuestros productos e insumos. Debe cruzar el Catatumbo y la provincia de Ocaña, que son la funete de riqueza minera y biológica, como veremos más adelante. El gobierno ha hablado de un proyecto en este sentido en el marco de las alianzas público-privadas, pero su “venta” a terceros requiere una visión de largo plazo. Los ferrocarriles respondieron por 100 años del 2 al 3% del pib norteaméricano y aún siguen operativos. Los nuestros murieron en la desidia y corrupción de las empresas públicas, por lo que el modelo debe ser de un operador privado con concesión pública de respaldo. Son proyectos que además son generadores de demanad y no pueden circunscribirse a atender un mercado y un producto local como el carbón, que es como se está mirando. Más aún con el carbón con precios en caída ante la desaceleración de Asia y la entrada del shale gas. Plantearemos cosas sobre el carbón en el análisis de proyectos de materia prima. Hay que mirarlo geopolíticamente y así venderlo.

Hidrocarburos

En materia de hidrocarburos y gas natural el país termina en Santander. El poliducto llega a Bucaramanga y a Bucaramanga la abastecen dos gasoductos, uno desde Barranca y otro desde Gibraltar.

Empecemos por el poliducto. Se supone que en un desabastecimiento de Venezuela, que ya se han dado esporádicos, Ecopetrol atiende a Cúcuta, cuyo consumo es muy similar o superior al de Bucaramanga. La gasolina de Venezuela va  a dejar de llegar más temprano que tarde, pues ese desangre no se puede mantener. Hoy Venezuela compra el galón de gasolina a Estados Unidos y Brasil a precios comerciales y lo regala a 40 centavos de dólar el galón. Ese desangre de recursos de Venezuela, por corrupción pasa a Colombia y genera rentas inmensas a actores estatales y privados de ambos lados de la frontera. En 2015 Estados Unidos deja de comprar petróleo a Venezuela y la alternativa de mercado de China no lo comprará porque además Venezuela debe a China una suma brutal de dólares. Cuando caiga la renta petrolera se paran las importaciones de gasolina y se suben los precios. Esa bonanza también muere. Y entonces Cúcuta será desabastecida. Y pueda Ecopetrol atender a Cúcuta, o no pueda como es lo cierto, importar gasolina requiere infraestructura y esa la debemos tener. El poliducto a Cúcuta es esencial y debe traerse desde Chimitá. Ese proyecto debe enmarcarse en las inversiones por regalías y realizarse por concurso, también mediante APP.

El gasoducto a Cúcuta, para integrarnos al sistema nacional de transporte debe hacerse también desde el magdalena medio y con recursos estampillados de confiabilidad. El proyecto ya debía etar en trámite de aprobación en la Creg, pero no se ha financiado. Hasta no contar con esa interconexión, no podremos conocer las ventajas del gas natural como el combustible por excelencia del siglo XXI. Esta es otra oportunidad a trabajar. Desde mi esquina haré lo que pueda.

Un acueducto de alta presión que saque agua desde el Catatumbo o el Sarare es un proyecto de más largo plazo, pero que ya debe debatirse, y dejar de pensar en proyectos jurásicos como el embalse multipropósito del Cínera del cual se sigue hablando como en los 70, cuando la regulación de servicios públicos y las políticas de inversión del país son otras.

Sacar el aeropuerto de donde está es claramente una necesidad si queremos que sirva a un nuevo modelo de ciudad. Un aeropuerto de pasajeros y carga que interactúe nodalmente con el tren es un proyecto paralelo al férreo. Debe salir de la ciudad central y reubicarse en el área metropolitana, donde además se quiera dar una referente de desarrollo industrial.

Todos estos proyectos macro requieren ser vendidos y por eso es importante que la ciudad cree una promotora de proyectos que mediante financiación público-privada establezca estos proyectos en blanco y negro, defina su Project-finance y se presenten a inversionistas internacionales públicos y privados internacionales. China es un primer candidato por su relación de deuda con Venezuela, pero también está Israel, e incluso las multilatinas suramericanas. Estamos compitiendo por recursos y venderlos bien es obligación porque hay muchos proyectos en el mercado.

La infraestructura es nuestra gran oportunidad y ella viabiliza los otros sectores.

¿Qué posibilidades tenemos con materias primas?

Poseemos importantes recursos minero-energéticos, es lo que sabemos; cuantos, cuáles y donde es algo que no sabemos ya que no contamos con un inventario regional. Ese debería ser también un proyecto por regalías.

Nuestro principal producto minero es el carbón, que es de buena calidad pero de explotación artesanal cuando no ilegal. Pero aún así somos exportadores netos del mismo por Venezuela, pues los sobrecostos logísticos por Colombia, le hacen perder competitividad de manera importante. Nuestra deficiencia en infraestructura afecta directamente este sector de materias primas.

En materia petrolera, somos productores marginales, aunque la infraestructura de crudos si nos atraviese el departamento. Lo más importante es que tenemos shale gas y agua para producirlo, si contamos con los sistemas de transporte del gas y el agua. El gasoducto y el poliducto vuelven a jugar.

Pero lo más importante es medir estos recursos a ver si permiten el desarrollo de una petro y/o carboquímica regional que nos permita no vender materias primas sino productos con mayor valor agregado. Sé que si el inventario que se realiza es serio, podríamos estructurar un proyecto en tal sentido.

En el campo agrícola, en palma hay proyectos importantes y podrían desarrollarse en arroz y tal vez café, pero necesitamos el tren. El Catatumbo además de ser una de las zonas más álgidas en seguridad del país es un laboratorio biotecnológico con potenciales incalculables. Un inventario de recursos es esencial y las universidades están en mora de liderar estos proyectos. Finalmente, el recurso de las arcillas que identifican nuestra región lo dejaremos para el aparte de manufactura.

¿Y en manufactura qué?. El problema de la manufactura es que la manufactura es en sí misma dependiente de la infraestructura y en esto Cúcuta como veíamos adolece, por lo que no podemos convertir nuestras ventajas comparativas en ventajas competitivas.

El gran sector y que ha sobrevivido a todo es la cerámica. La calidad de nuestra arcilla es un elemento valioso para la manufactura que usa ésta materia prima. Y es una materia que cada vez tiene más usos: la conocemos en pisos y elementos sanitarios y de cocina, que en nuestra región no se han desarrollado más, pero se usa también como revestimiento de todo tipo de artículos desde sartenes hasta carcasas de motores que podríamos estar atendiendo. Se que hay grandes esfuerzos en este sentido, pero hay que ayudar con la infraestructura.

La agroindustria una vez existió en Cúcuta en viñedos; hoy existe a nivel pequeño en arroz. Contar con infraestructura abrirá opciones. El sector manufacturero no parece ser vocación de la ciudad, pero con los elementos necesarios nos puede sorprender.

¿Y el sector servicios?

Como mencionábamos antes el capital especulativo es el fuerte en el negocio de intermediación. Perdimos la oportunidad en la bonanza cambiaria de montar importantes desarrollos comerciales, y hoy nuestro comercio local está a la baja, no solo por la situación venezolana, sino por la llegada de las grandes superficies. Y también por problemas logísticos no hemos podido ser el gran almacén de productos de primera necesidad de Venezuela, que es algo que deberíamos lograr. No hay Chávez o sucesores que duren 100 años, ni país que los resista. En la reconstrucción de Venezuela debemos jugar un papel.

Cúcuta está creciendo como un destino médico, en particular en cirugía estética y algo en infertilidad. La fortaleza médica que podamos adquirir pasa por contar con un sistema hotelero y atracciones turísticas que hagan agradable la estadía. Ya hay una muestra gastronómica buena, pero debe profundizarse. En hoteles estamos muy lejos y las ventajas turísticas de la ciudad para el interior deben desarrollarse.

Pero el espacio que nos hemos ganado es el de servicios de cambio de monedas; profundizar en ello, incluidos los sistemas forex legales y el lograr que la ciudad sea una suerte de zona libre a todo tipo de moneda, es una gran oportunidad. Pensar más allá de Venezuela es posible; pensar en una regulación monetaria especial es posible. Sin ser un paraíso fiscal, Cúcuta puede volverse un centro monetario referente para el país.

Finalmente: ¿Por qué invertir en Cúcuta? Porque es una ciudad dinámica con mucho por hacer; porque tenemos un objetivo común los cucuteños de todo el país. Y con eso me refiero a esa gran colonia paisa que tenemos ya afincada en la ciudad. O a la que se asentó tras la caída económica de Venezuela, que de todo el país tomó Cúcuta como su tierra. O a los venezolanos que viven en Cúcuta y que han encontrado allí una segunda oportunidad; y a una juventud de profesionales bien capacitados que se la quieren jugar por Cúcuta. Y ese objetivo común hay que fortalecerlo en algo como el pacto por la Vallecaucanidad que firmaron en Cali todos los sectores, generando promotoras de inversión para proyectos clave y apostando a la reconstrucción de Venezuela.

 

Manuel Guillermo Camargo Vega

Bogotá, noviembre de 2013

 

4 comentarios para "¿Por qué invertir en Cúcuta? (Análisis)"

  1. Carlos García  noviembre 15, 2013 at 7:08 pm

    Saludos. Soy de Venezuela y propietario de un pequeño comercio de computación. Sumamente interesante su argumentación. Con la situación actual de nuestro país he estado pensando en la posibilidad de recoger (vender acá) mi capital e invertirlo en otro lado, dado que conozco Cúcuta y tengo familiares en frontera me planteo la posibilidad de ir hacia esa ciudad. Quisiera conocer como está el problema de la inseguridad en relación a narcos, paras y guerrilla. Además si fuera tan amable de indicarme enlaces web donde pueda enterarme de los recaudos exigidos por las autoridades locales para negocios nuevos. Muchas Gracias.!

    Responder
  2. Jairo Agudelo  mayo 16, 2014 at 8:54 pm

    Excelente iniciativa Manuel. Hay muchas cosas por hacer en Cúcuta. Yo también creo que hay oportunidades para desarrollar proyectos productivos importantes.

    Responder
  3. francisco javier garcia flores  julio 3, 2016 at 4:01 pm

    buenos dia manuel me gusto mucho tus comentarios me podrias informar si en cucuta c puede invertir y que negocio sera rentable aya …

    Responder
  4. hector franco ruiz  mayo 6, 2017 at 1:24 am

    quiero saber q negocio es rentable en la actualidad para instalar en cucuta y con poca inversion..04147004523

    Responder

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.