Maribel Cuadros de Ramírez se puso en los zapatos de los discapacitados

Maribel Cuadros de Ramírez se puso en los zapatos de los discapacitados. Cuando se sentó en la silla de ruedas, vivió sensaciones extrañas. Una de ellas, la de inseguridad. “Uno siente que no es capaz”, dijo la Gestora Social del municipio de Cúcuta, quien, por más de 15 minutos, ocupó una silla de ruedas.

Maribel Cuadros de Ramírez.

Maribel Cuadros de Ramírez.

Colocarse “en los zapatos de otro”, fue para quienes asumieron los roles de discapacitados por movilidad o visión, la vivencia de lo que sienten quienes por infortunio o nacimiento, quedan sujetos a una silla de ruedas, valerse de un bastón u otra ayuda, para suplir el sentido afectado, como las limitaciones de movimiento en sus extremidades inferiores.

Para Cuadros de Ramírez, una mujer de una sensibilidad a flor de piel, fue una experiencia que la puso a pensar en la dificultades de quienes tienen alguna discapacidad para moverse en una ciudad, que como Cúcuta, vive llena de obstáculos tanto en edificaciones como andenes.

El Departamento Administrativo de Bienestar Social, fue la dependencia de la Alcaldía, que sirvió de facilitadora para que los discapacitados pudieran gozar de las comodidades locativas, pues fue bajo su responsabilidad y a solicitud de la Fundación Arcángeles, operador del proyecto, que se hizo la convocatoria, como la facilitadora de las sillas de ruedas para adelantar la experiencia sensitiva.

La jornada de empoderamiento e inclusión a discapacitados, se adelantó desde el martes 22 de octubre hasta el viernes 25, en ejecución de los contenidos de la Ley 1618 de febrero 27 de 2013, que obliga al Ministerio del Interior a que adelante cursos de formación a los líderes de las asociaciones de personas con discapacidad.

En esa línea de acción, la Alcaldía, como responsable de las políticas públicas de discapacidad, a través de la Subsecretaría de Talento Humano, facilitó un tiempo prudencial para que los empleados que laboran en las oficinas del Palacio Municipal, pudieran ponerse “en los zapatos de otro”.

Para Carlos Ayala Peñaranda, responsable de talento Humano, lo que se vio, fue un ejercicio complejo, para una persona que no tiene conocimiento, ni idea de lo que puede sufrir una persona en estado de discapacidad, por eso vamos a poner más empeño en colaborar.

 

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.