Drama social: ollas de consumo

La drogadicción y la indigencia. Foto somoslarevista.com

La drogadicción y la indigencia. Foto somoslarevista.com

Por Jorge Eduardo Hartmann – Indignación por la incompetencia del gobierno al manejo desesperado de destierro y violencia contra personas drogodependientes, en ollas de expendio de sustancias ilícitas, sin ningún acompañamiento profesional capacitado, que diera solución en sitios especiales a estas personas para que pudieran recibir atención integral y a corto o mediano plazo reintegrarlos a sus familias y sociedad.

Cuando atrapan a un expendedor de droga, aparecen diez sitios más donde se vende la sustancia. Hace cinco meses hubo un despliegue fenomenal: Ejército, policía, inteligencia. La urgencia: en dos meses erradicar todas las ollas del país, llegaron las autoridades a tumbar puertas y cumplir a cabalidad con la orden del presidente, fueron tan juiciosos los entes del estado que llegaron a los sitios aún antes del plazo establecido, no tardó en desplegarse la noticia por todos los medios presentando las autoridades el botín: unos pocos jíbaros detenidos y unas cuantas papeletas decomisadas en cada lugar, mientras los que verdaderamente manejan el negocio de la distribución y venta se dieron su descanso pensando en el lugar de su traslado, que ni siquiera amerita publicitarlo advirtiéndole a su clientela de la nueva sede.

Los verdaderos delincuentes manejan al interior de las ollas venta de armas, muertes, desapariciones, prostitución y extorsión, e intimidan con amenazas y hechos violentos a cualquiera que se interponga en el suculento negocio que controlan.

Merece decir que la sustancia que finalmente consume el adicto en estas ollas únicamente tiene y voy a ser generoso el 10% de pureza, la mezclan con ladrillo, tiza, cemento y cuanto ingrediente encuentren con tal de rendirla y obtener su propio patrocinio económico, el consumidor puede conocer la intención de su proveedor, pero la ansiedad lo lleva a saciar su deseo esporádico por cierto, por la cantidad de mezclas extrañas en su papeleta que una vez en su organismo aceleran el daño y deterioro general, impulsando de nuevo la ansiedad obsesiva a adquirir más droga con la esperanza de una mejor calidad.

Estas personas se mueven a tres cuadras a la redonda del sitio donde satisfacen la necesidad de consumo, únicamente salen para conseguir recursos a través de la mendicidad o robos menores, causando terror e incomodidad en el vecindario y la comunidad, por su apariencia física.

Esta población de adictos compulsivos, gran parte de ellos con problemas mentales y físicos, muchos han sido desterrados de la familia y la sociedad, los conocemos como los habitantes de la calle, están en todas las ciudades y aumenta vertiginosamente el número en cada lugar no por la multiplicación natural a excepción de algunos casos, sino que regularmente se adhieren al grupo, niños abandonados, consumidores escolares, universitarios, profesionales y empresarios o alguno de nuestros familiares que han manejado el consumo a la par de sus actividades, y esporádicamente visitan estas ollas por la libertad para consumir y el horario extendido, que a la postre en la medida que aumenta la necesidad en su organismo de mantener el efecto de la droga se van integrando a la población de indigentes.

Jorge Eduardo Hartmann - Director de la Fundación

Jorge Eduardo Hartmann – Director de la Fundación REscate I.P.S-CAD.

La droga no reconoce fronteras, su alcance es global y va en aumento, nadie queda igual después de consumir cualquier sustancia psicoactiva, la droga destroza todo lo que toca.

La estrategia contra el micro tráfico se debe orientar en el consumo, así desaparece el negocio y se obliga el desplazamiento forzoso de las bandas criminales.

JORGE EDUARDO HARTMANN

FUNDACIÓN RESCATE I.P.S-CAD

Celular 3002178133

4 comentarios para "Drama social: ollas de consumo"

  1. Cesar H. Ibarra Navas  octubre 15, 2013 at 9:56 pm

    Aunque el fenomeno de la drogadiccion nos lleva un adelanto considerable, a medida que se confien las saluciones de estos confictos a personas conocedoras iremos viendo las soluciones que de verdad ayudaran en este tema.

    Responder
  2. JAC URBANIZACIONES LOS CAOBOS - LOS LIBERTADORES  octubre 16, 2013 at 9:23 pm

    DRUG LEGALIZATION – AN UNIVERSAL NEED
    LEGALIZAR LA DROGA – NECESIDAD UNIVERSAL
    http://www.facebook.com/group.php?gid=14334219145

    Nadie deja de consumir drogas porque estén «PROHIBIDAS». Consumen los presidentes, los ministros, los generales, los policías rasos, los médicos, los diplomáticos, los funcionarios y todo el que lo desea. En todos los cuadrantes de policía de la nación saben dónde están las ollas y el microtráfico. Los mismos policías consiguen las drogas y muchos pertenecen a las bandas narcotraficantes. En cualquier sitio nocturno los meseros se las consiguen a quien las solicite, las putas también las consiguen, los taxistas también, etc.

    La guerra contra las drogas es una guerra perdida: en las cárceles – que son cuatro paredes y una sola puerta con toda la vigilancia del mundo, se consiguen todo tipo de drogas-. SI NO SE PUEDE CONTROLAR EL TRAFICO Y EL CONSUMO DE DROGAS EN LAS CARCELES, MUCHO MENOS SE VA A CONTROLAR EN LAS CALLES. ES UN ENGAÑO TOTAL !!!!!!!!!!!!!!!!!!

    LA PROHIBICION DE LAS DROGAS LO UNICO QUE LOGRA ES ENCARECER ARTIFICIALMENTE EL PRECIO PARA FAVORECER A LOS NARCOS. PUNTO. Y LOS NARCOS, CON SUS COLOSALES GANANCIAS, SE APODERAN DE TODO EN LAS NACIONES, COMENZANDO POR LAS TRES RAMAS DEL PODER PUBLICO.

    SI LAS DROGAS DEJAN DE SER NEGOCIO, LOS PRIMEROS BENEFICIADOS SON LOS NIÑOS QUE YA NO SERAN ENVICIADOS A LA FUERZA Y CON TRAMPAS !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    «El negocio de la droga con sus gigantescas ganancias (¡¡¡¡¡ 900 MIL MILLONES DE DOLARES ANUALES A NIVEL MUNDIAL !!!!!) alimenta a los farcos (narcoguerrillas), a los narcoparamilitares, a las mafias, al tráfico de armas y explosivos, a la mayor parte de la delincuencia común y está detrás de las masacres, asesinatos, atentados, violaciones de mujeres indefensas de todas las edades, campos minados, mutilaciones, reclutamiento de niños para la guerra, exterminio de etnias indígenas enteras, desplazamientos forzados, secuestros, corrupción, degradación de las personas, mulas, sicariato, prostitución, destrucción y deforestación del campo, de la selva y las reservas naturales, recursos difíciles de recuperar e indispensables para la humanidad presente y futura.

    Este cáncer corrompe todos los ámbitos de la sociedad: al gobierno, a los políticos, al ejército, a la policía y demás organismos de seguridad, a los legisladores, a los jueces; la ambición por el poder y el dinero fácil entra en los hogares y daña las familias, destruye y degrada las relaciones interpersonales. Los narcotraficantes con el poder de su dinero, por la presión de las amenazas y por la fuerza de las armas, se adueñan de toda la riqueza de los países: las industrias, los campos, el comercio, las ciudades, todo el aparato productivo, y su influencia y expansión son culpables de muchas de las crisis entre países vecinos.»

    ES PREFERIBLE MIL VECES TENER UNOS ADICTOS EN TRATAMIENTO MEDICO QUE UN PAIS DESTRUIDO POR EL PODER DE LOS MAFIOSOS Y LA GUERRA EN CAMPOS Y CIUDADES !!!!!!!

    Responder
  3. Vladimir Mariño Landazabal  octubre 17, 2013 at 9:37 pm

    La solución al problema del consumo de drogas no está en la fuerza policial, ni en desarrollar leyes severas incrementando las penas para el trafico a gran escala y el micro trafico, pero tampoco esta en la legalización de la misma, debemos entender que el problema está en el mismo hombre, en su corazón malvado y perverso, un ser espiritualmente muerto que se ha revelado contra Dios y su ley, por lo cual siempre hará todo cuanto sea posible para deshonrar a su creador auto destruyéndose en aras de buscar aquello que considera le produce placer temporal, por lo cual es Dios quien provee la única solución posible para el pecador, es vida eterna, lo cual trae consigo dos elementos que suceden simultáneamente en la persona en la que Dios actual, Justificación y Regeneración, es decir la obra redentora de Cristo declara justo al pecador, pero a su vez coloca su ley en el corazón del mismo, empezando una obra santificadora produciendo que aquel que es esclavo del pecado se aparte de el no por miedo a una cárcel, sino como resultado de la acción de del Espíritu Santo.

    Complemento el comentario con el siguiente artículo.

    http://enaqueldiamateo722.blogspot.com/2013/06/cuando-vas-cambiar.html

    Responder
  4. Óscar Ovidio Motta Cardona  noviembre 10, 2013 at 1:00 pm

    Felicitaciones por tan buenos apuntes.

    Todo esto es publicado en cartelera de la sede de Nuestro Centro de Teoterapia Integral. La formación de hombres y mujeres integrales

    Responder

Comentar

Su correo electrónico se mantendrá en privado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.